EEUU envía 12 cazas de combate F-16 a Corea del Sur contra Pyongyang.

En medio de fuertes tensiones por la reciente prueba de un misil norcoreano, Washington ha decidido desplegar 12 cazas de combate F-16 en Corea del Sur.

Tras el último acuerdo militar entre Seúl y Washington, Estados Unidos ha decidido desplegar en Corea del Sur 12 cazas de combate F-16 con la intención de hacer frente a Corea del Norte tras el reciente lanzamiento de un misil balístico según han informado este martes las Fuerzas Aéreas del Pacífico (PACAF, por sus siglas en inglés).

En junio, Pyongyang afirmó haber realizado con éxito su sexta prueba del lanzamiento de un misil Musudan, de alcance intermedio. Además poco antes, el mismo miércoles, Corea del Norte disparó dos misiles balísticos de alcance medio tipo Nodong en dirección al mar del Este o mar del Japón.

Según afirmó el líder norcoreano, Kim Jong-un, después de los últimos lanzamientos todo el territorio continental de EE.UU. ahora está a su alcance.

Los avances de Pyongyang en el sector misilístico se han convertido en una de las cuestiones problemáticas de Washington, dadas las reiteradas ocasiones en las que Corea del Norte ha amenazado a EE.UU. con lanzar un ataque en su contra.

Las autoridades militares de EE.UU. para contrarrestar estas amenazas, han decidido realizar un despliegue temporal “en una demostración del compromiso continuo del Pentágono con la seguridad regional”, de acuerdo con una declaración oficial citada por la agencia surcoreana Yonhap.

“Se prevé que las 12 aeronaves y alrededor de 300 militares del 176º Escuadrón de Combate de la Guardia Nacional Aérea de Wisconsin, desplegados, lleguen  a la Base Aérea de Kunsan, a unos 180 kilómetros al sur de Seúl (capital surcoreana), por un periodo de cuatro meses.

Este comunicado detalla, además, que los cazas deben llegar en los primeros días de agosto, aunque no revela las fechas exactas por razones de seguridad.

“Estos despliegues demuestran el compromiso continuo de EE.UU. con el cumplimiento de la responsabilidad de seguridad en todo el Pacífico Occidental y del mantenimiento de la paz en la región”, argumenta el texto.

El comandante estadounidense de operaciones de la Fuerza Aérea del Pacífico, Nicholas Johnson, aseguró que la decisión de que Estados Unidos y Corea del Sur cooperen se ha tomado con el objetivo de asegurar las responsabilidades internacionales, ayudando a superar las crisis regionales.

Según Johnson, el despliegue de las aeronaves envía un mensaje claro a la comunidad internacional, reiterando que EE.UU. se toma muy en serio la seguridad y estabilidad de la región.

La presencia militar de Estados Unidos en Corea del Sur, con 28.500 efectivos, no solo provocó cierta inestabilidad y tensión en la región, sino que también causó que Corea del Norte y Corea del Sur, que desde 1953 viven bajo una condición ni de guerra ni de paz, se acerquen a una guerra envolvente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *