EEUU y Jordania se infiltran en Siria para salvar a un grupo rebelde.

Un grupo de soldados estadounidenses y jordanos se ha infiltrado en Siria para salvar a un grupo armado de la oposición, según un informe revelado este domingo.

El portal de noticias sirio Al-Masdar News ha explicado que el movimiento se produjo después de que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) atacara a los llamados opositores moderados del Ejército Libre de Siria (ELS).

En primera instancia, Daesh hizo estallar un coche bomba en el puesto fronterizo entre Irak y Siria, conocido como Tanf, —cerca de la frontera jordana— y después lanzó una ofensiva ‘sorpresa’ contra Osud Al-Sharqiya (Leones del este), un grupo afiliado al ELS, en la que murieron varios milicianos.

Estos rebeldes sirios, apoyados por Estados Unidos, fueron rápidamente rodeados por los extremistas del EIIL, medida que llevó a las fuerzas estadounidenses y jordanas a intervenir apresuradamente para aliviar la presión de sus aliados sirios.

Según el mencionado portal sirio, unos 20 tanques estadounidenses y vehículos blindados  participaron en repeler el ataque de Daesh, además de que los testigos oculares aseguraron haber avistado cazas jordanos volando en la zona, se desconoce si estos aviones  llevaron a cabo ataques aéreos.

Para algunos observadores no está claro si este último movimiento es una intervención limitada destinada a proteger a los combatientes del ELS o el preludio de una operación más amplia en Siria presuntamente para expulsar a la banda terrorista Daesh del desierto de Al-Badiya.

Los hechos han salido a la luz dos días después de que EE.UU. atacara la base aérea siria de Al-Shairat, en la provincia central de Homs, desde donde, según la versión de Washington, se había lanzado un supuesto ataque químico contra la localidad de Jan Sheijun, situada en la provincia noroccidental de Idlib.

Inmediatamente después de que se informara de este incidente químico en Jan Sheijun —como consecuencia del cual cerca de 90 personas, incluidos 30 niños, perdieron la vida y otras 100 resultaron heridas, medios occidentales desplegaron una campaña contra este tipo de armas acusando al Gobierno sirio y a su presidente, Bashar al-Asad, de ser el autor del atentado, a pesar de que Siria ya informó  hace años de haber vaciado sus arsenales  de armas químicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *