Egipto se arriesga a sanciones estadounidenses por el acuerdo de compra de aviones de combate rusos.

Estados Unidos podría imponer sanciones a Egipto y bloquear sus futuras ventas militares si sigue adelante con la compra de aviones de guerra rusos, dijo ayer lunes un funcionario estadounidense.

A principios de este año, Egipto firmó un acuerdo de 2.000 millones de dólares con Rusia para comprar más de 20 aviones de combate Su-35.

“Con esta compra los pone en riesgo de sanciones y en riesgo de pérdida de futuras adquisiciones. No es algo nuevo”, dijo el secretario de Estado adjunto para Asuntos Político-Militares, R. Clarke Cooper, a los periodistas en el Dubai Airshow.

“El Cairo es claramente consciente de ello. No son noticias nuevas.

Washington podría imponer sanciones en virtud de su Ley de Contrarrestar a los Adversarios Mediante Sanciones de Estados Unidos (CAATSA), que tiene como objetivo la compra de equipos militares a Rusia.

A lo largo de los años, Estados Unidos ha proporcionado miles de millones de dólares en ayuda económica y militar a Egipto, un aliado desde hace mucho tiempo cuyo ejército opera el avión de combate F-16.

Cooper dijo que el uso del Su-35 y otros sistemas de armas rusos podría representar una amenaza para la capacidad de un país de operar conjuntamente con los ejércitos de Estados Unidos y otros países de la OTAN.

Este año, el aliado estadounidense y miembro de la OTAN, Turquía, fue retirado del programa de aviones de combate F-35 por Washington después de que Ankara hiciera un trato para el sistema de defensa aérea ruso S-400.

Sin embargo, el presidente Donald Trump, no ha llegado de momento a imponer sanciones a Turquía bajo la ley CAATSA.

Trump le dijo al presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, la semana pasada que para que Ankara y Washington mantengan su relación, el sistema tendría que ser destruido, fraccionado o devuelto a Rusia, dijo Cooper.

Aviones rusos Su-35 durante la feria MAKS 2019 en Moscú.

Otros aliados de Estados Unidos en la región también están explorando importantes compras rusas, incluyendo Arabia Saudita y Qatar, que han expresado interés en el S-400, y los Emiratos Árabes Unidos, que firmaron un acuerdo general para el Su-35 en 2017.

Por su parte El Cairo ha respondido a estas declaraciones a través de un funcionario estatal egipcio de alto rango afirmando que Egipto es un “estado independiente que no recibe órdenes de ningún otro país en lo que respecta a su política exterior e interior”.

El Wall Street Journal informó el jueves que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el secretario de Defensa, Mark Esper, advirtieron al ministro de Defensa egipcio, Mohamed Ahmed Zaki Mohamed, que el acuerdo del Su-35 de El Cairo podría desencadenar sanciones.

El funcionario dijo al Daily News Egypt que lo que se está informando sobre las advertencias de Estados Unidos a Egipto para que suspenda el acuerdo del Su-35 con Rusia “no tiene sentido” y no debe tomarse en serio, afirmando que el acuerdo continuará y no se suspenderá bajo ninguna circunstancia.

“Egipto no interfiere en los asuntos internos o externos de ningún país, del mismo modo no permitimos que ningún otro país, formulador de políticas o quienquiera que sea interfiera en sus asuntos internos o externos. Egipto considera esto como una violación de los derechos soberanos, lo cual es una línea roja para nosotros”, agregó el funcionario.

El funcionario señaló que la política exterior egipcia ha perseguido varias fuentes de armamento en los últimos años y que, en consecuencia, mantiene relaciones militares con diferentes países fabricantes de armas.

Alexander Cornwell

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com