El avión de ataque electrónico EA-18G Growler de la RAAF logra el COI

El Departamento de Defensa de Australia ha anunciado que el avión de ataque electrónico Growler EA-18G de la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF) ha alcanzado su capacidad operativa inicial (COI).

Construido por Boeing, el avión EA-18G Growler está en servicio con la RAAF y la Marina de los Estados Unidos.

La Fuera Aérea Australiana opera una flota de 11 Growlers desde Base Amberley en Queensland. La aeronave está diseñada para perturbar, engañar o negar los sistemas electrónicos militares, incluidos los radares y las comunicaciones.

Según el jefe de la Fuerza Aérea de la RAAF, Leo Davies, el COI marca un logro significativo en los esfuerzos del Departamento de Defensa para mejorar la capacidad de guerra electrónica conjunta.

Añadió, que “con el tiempo, este avión trabajará con plataformas del ejército y la marina para mejorar nuestra capacidad de controlar el entorno electrónico y, cuando sea necesario, negar o degradar los sistemas electrónicos de los adversarios.

“Esto proporcionará una ventaja de capacidad al mejorar las opciones tácticas para reducir los riesgos para las fuerzas marítimas, terrestres y aéreas australianas y de sus socios en conflictos más complejos y de alta tecnología del futuro”.

El Growler es un avión de ataque electrónico equipado con vainas de interferencia de radiofrecuencia ALQ especialmente diseñadas y armas avanzadas.

Basado en el fuselaje del F/A-18F Super Hornet, el Growler presenta múltiples mejoras, incluyendo dispositivos de aviónica adicionales, receptores de radiofrecuencia mejorados y una suite de comunicaciones mejorada.

El avión puede ofrecer una mayor protección a las fuerzas al mismo tiempo que mejora su conocimiento de la situación.

La RAAF puede utilizar a los Growlers para apoyar una variedad de tareas de defensa, desde evacuaciones de mantenimiento de la paz hasta conflictos importantes.

En junio de 2014, Boeing recibió un contrato para entregar 12 aviones EA-18G Growler a Australia en virtud de un acuerdo de ventas militares extranjeras con la Marina de EE. UU. El acuerdo también incluía la entrega de los sistemas de misión y apoyo necesarios, la formación y el apoyo continuo.

En enero del pasado año, un Growler australiano se incendió debido a un fallo en el motor durante las últimas etapas de su despegue en la Base de la Fuerza Aérea de Nellis en Estados Unidos. El accidente dejó a la RAAF con solo 11 Growlers.

Air Force Technology

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com