El Batallón de Policía Militar, una pieza clave en el despliegue español en Irak

Los componentes del equipo, que se completa con dos perros expertos en detección de explosivos, velan por la seguridad de las instalaciones en la que viven y trabajan los soldados españoles.

Desde principios del pasado mes de octubre 5 policías del Batallón de Policía Militar nº1, con sede en Bétera (Valencia), forman parte de la fuerza española que tiene por misión principal adiestrar a los soldados y agentes del orden de este país que llegan al campo de maniobras de Besmayah, centro de referencia en la instrucción de militares iraquíes  que se encuentra a unos 50 kilómetros al sur de Bagdad.

Tras un año de presencia de tropas españolas en Irak, el Mando de Operaciones detectó la necesidad de proveer a la Base “Gran Capitán” de personal especializado en control de accesos, mejora que propició los primeros estudios y, finalmente, el despliegue de un pelotón de policías militares -cuyo desempeño esencial está orientado a ese tipo de controles- pero cuyas misiones abarcan un espectro mucho más amplio y que va desde el acompañamiento de visitas VIP hasta la realización de patrullas de orden pasando por los controles de trabajadores en el interior de la base, pruebas de alcoholemia, observancia del plan de circulación, fiscalización de la paquetería, control de objetos perdidos, investigación sobre accidentes de tráfico, sustracciones, sustancias prohibidas o desplazamientos a puntos de control iraquíes para el registro de vehículos, si fuese preciso.

La presente rotación, que comenzó siendo de cinco miembros pero que se completó a finales del mes de noviembre con los perros Vili y Cira y su correspondiente guía, concluirá su mandato dentro de pocas semanas, fechas en las que será relevada por otro equipo de la misma unidad que permanecerá en zona de operaciones hasta la transferencia de autoridad del BPC V, con lo cual ambas rotaciones habrán cumplido 4 meses cada una, de manera que el equipo que comience su misión con el BCP VI podrá extender su trabajo durante los 6 que dure la estancia de los siguientes instructores españoles en Irak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *