El cañón de alcance extendido incorporará el autocargador en un plazo de cinco años

El Ejército de Estados Unidos está desarrollando un sistema de Artillería de Cañón de Alcance Extendido (ERCA) y tiene previsto comenzar a construir prototipos a finales de 2019, pero más allá de estos prototipos, el Ejército también planea añadir un autocargador que facilite la operación de recarga a partir de 2024 según ha manifestado el Coronel John Rafferty, quien está a cargo de los programas de modernización de Disparos de Precisión de Largo Alcance del Ejército.

El Ejército planea construir 8 prototipos del cañón ERCA para 2023 con una demostración de tecnología culminante, declaró Rafferty. El Ejército se centra en la mejora de la plataforma, el proyectil, las municiones y el propulsor.

Mientras, el Ejército planea en primer lugar coger la flota de obuses heredada y darles proyectiles que les permitan disparar más lejos.

Después de años de planificación, el programa de Gestión Integrada del Paladin tiene como objetivo actualizar el obús Paladin con un chasis M109A7. Desde allí, el programa ERCA actualizará la torreta de PIM con un tubo de cañón de calibre 58 y 30 pies de largo que es capaz de disparar a más de 70 kilómetros.

“Esa es una mejora importante”, apuntó Rafferty, pero agregó que “todavía tenemos mucho camino por recorrer con la integración del kit de guía de precisión con una espoleta GPS para eso”.

El desafío es que las explosiones en el cañón son mucho más altas, aclaró, por lo que cambia la forma en que funciona la espoleta.

Rafferty afirmó que el Ejército había disparado un proyectil  Excalibur desde el tubo del cañón y había dado en el blanco a un objetivo a 62 kilómetros de distancia.

El próximo incremento a partir de 2024 será el cañón equipado con el autocargador.

“El autocargador es la clave para generar el volumen de fuego que realmente nos da esa letalidad a distancia, pero es una tecnología bastante complicada de desarrollar”.

Actualmente, el Ejército depende de dos cañones para equipar un proyectil con espoletas inteligentes. Esto se está haciendo en Irak, Siria y Afganistán, señaló Rafferty.

Y “hay un complejo proceso de configuración de la espoleta y la duración de la batería de los fusibles, lo que significa que no se pueden combinar horas antes”, explicó. “tienes que atornillar las espoletas, luego configurarlas y la carga dura un cierto tiempo”.

Pero este proceso es un desafío para los autocargadores, lo que significa que el Ejército tendrá que adoptar un enfoque diferente y único.

Aunque hay un esfuerzo interno para construir un prototipo de autocargador, el Ejército también está considerando la posibilidad  de usar el Laboratorio de Aplicaciones del Ejército en el Comando de Futuros en Austin, Texas, en busca de ideas que puedan abordar el desafío de manera diferente, dijo Rafferty.

El laboratorio está ubicado en un centro de innovación llamado Capital Factory y está orientado a unir a los programadores y desarrolladores de requerimientos del Ejército con personas y compañías con tecnología no tradicional que podría ser aplicada a los esfuerzos que se están realizando dentro del departamento de servicio.

Jen Judson

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com