El cañón sin retroceso M3 Carl Gustav nuevamente actualizado con munición guiada por láser.

Una de las armas de infantería más antiguas del mundo está a punto de renacer.

El cañón sin retroceso Carl Gustav M3 fue introducido en 1946. Muchos de los ejércitos que han utilizado el arma lo tienen descartado desde hace tiempo de  sus arsenales. Sin embargo, pueden lamentar esa decisión, ya que el venerable “CG” ha entrado en el futuro de precisión a través de una munición guiada por láser que puede alcanzar objetivos a más de un kilómetro y medio de distancia. Esta nueva serie podría ser adoptada por el Ejército y el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, quienes compraron el cañón de infantería en la década de 2010.

Desarrollado por la compañía sueca Saab, el Carl Gustav fue construido para ser un cañón sin retroceso ligero, disparado desde el hombro que aumentaría la potencia de fuego de la infantería. Los cañones sin retroceso son diferentes de los bazookas: utilizan una carga propulsora que, como una bala, se quema antes de que el proyectil salga del cañón. Los gases propulsores son dirigidos hacia atrás, contrarrestando el retroceso del arma, haciéndola “sin retroceso”. El arma, que es básicamente un tubo hueco con un mango y un gatillo, tiene una estría en espiral en el cañón para impartir la estabilización del giro en la bala cuando sale del cañón. De ahí el nombre de cañón sin retroceso.

Soldado de las Fuerzas Especiales con el M3 Carl Gustav en Irak, 2007. Observe el barrido en espiral.

Los ejércitos de la OTAN adaptaron al Carl Gustav como un arma antitanque de mediano alcance, aunque lo abandonaron cuando llegaron los modernos misiles antitanque portátiles. Estados Unidos adoptó el arma por primera vez en la década de los 80 como destructor de búnkers para las unidades de los Rangers del Ejército. En la década de 2010, el CG fue designado como el Sistema de Armas Antipersonal Anti-Armadura de Múltiples Funciones M3 y se asignó a razón de uno por pelotón de infantería, y uno por escuadrón de fusileros de los Marines. La versatilidad del M3 significa que puede hacer frente a las tropas enemigas en campo abierto, vehículos blindados, bunkers y emplazamientos.

Ahora el “Charlie G” (como se conocía el arma en el ejército británico) está recibiendo una gran mejora. Según informó Army Times, Raytheon ha anunciado una nueva munición guiada por láser compatible con el arma. Técnicamente, este movimiento transforma al M3 de un cañón sin retroceso a un lanzamisiles. La carga multipropósito está diseñada para destruir “bunkers, hormigón, vehículos de carrocería ligera y vehículos blindados de transporte de tropas” a una distancia de poco menos de 2.000 metros.

La nueva munición guiada por láser.

El nuevo misil utiliza un sistema de guiado por láser semi-activo. Un soldado o marine “marca” un objetivo con un láser. El artillero del M 3 puede “aparecer” para lanzar el misil y luego volver a ponerse a cubierto. El misil buscará automáticamente el rayo láser y lo seguirá hasta el objetivo. El ejército ha utilizado esta forma de guía durante décadas, pero esta es la primera vez que está disponible a nivel de pelotón o por debajo.

Una munición M3 guiada por láser sería práctica en todo tipo de situaciones de combate. En combate urbano, una serie guiada por láser podría reducir el número de bajas civiles colocando el disparo exactamente donde quieren.

En la guerra de alto nivel contra enemigos mecanizados, el M3 puede atacar a objetivos con blindajes ligeros, como los vehículos de combate de infantería BMP-3 y Kurganets-25, lo que permite que los misiles antitanque Javelin se centren en tanques con armadura más pesada. El resultado es que las tropas son capaces de detener un ataque blindado enemigo más rápido que antes.

A menudo se dice que los cañones sin retroceso son tan peligrosos detrás del arma como delante, debido a la explosión repentina y masiva de gases propulsores que salen de la parte trasera del tubo de lanzamiento. Esto hace que armas como el CG no sean adecuadas para disparar en interiores u otros espacios cerrados, y más difíciles de posicionar en combate urbano. El nuevo proyectil puede ser disparado desde el interior de los llamados espacios cerrados” sin peligro para el tirador o los que le rodean.

El ejército estadounidense tiene previsto probar la nueva munición guiada en 2020, tras lo cual, es probable que se tome una decisión sobre la compra.

Source: Army Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com