El caza de superioridad aérea F-22 estuvo a punto de tener una versión naval con el Sea Raptor.

El venerable F-22 Raptor de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos es ampliamente considerado como el caza de superioridad aérea más capaz del mundo, pero durante un corto tiempo, casi se le unió una plataforma hermana modificada específicamente para la Marina en el NATF-22.

El Lockheed Martin F-22 Raptor surgió como resultado del programa de Cazas Tácticos Avanzados de la Fuerza Aérea que tenía como objetivo poner en el aire un avión completamente nuevo que no sólo pudiera competir con los avanzados aviones soviéticos como el Sukhoi Su-27 y el Mikoyan MiG-29, sino que los dominara.

El Su-27 y el MiG-29 habían sido desarrollados con el F-15 Eagle y el F-16 Fighting Falcon de Estados Unidos en el punto de mira, y aunque la Unión Soviética estaba en su última etapa a finales de los años 80, la Fuerza Aérea se mantuvo firme en su necesidad de una nueva generación de cazas.

Al final, el F-22 Raptor se impuso a su (posiblemente más capaz) competencia Northrop YF-23, gracias en gran parte a la habilidad de Lockheed para las presentaciones y la reputación problemática de Northrop en ese momento. Mientras que el YF-23 se jactaba de tener mejor alcance y sigilo, el YF-22 y su sucesor operativo F-22 ofrecían una combinación de sólida capacidad y la reputación de Lockheed Martin de ofrecer aeronaves militares de gran capacidad.

Aunque el YF-22 finalmente ganó la decisión, cualquiera de los dos aviones se habría convertido en el primer caza de sigilo del mundo, estableciendo una nueva generación de cazas por venir. Si el YF-23 hubiera ganado, habría sido la elección para una variante de caza de la Marina para su consideración.

YF-23

Mientras que algunos todavía sostienen que un F-23 podría haber sido el caza superior, el F-22 se separó rápidamente de su competencia operativa gracias a una combinación de baja observabilidad, alta velocidad y rendimiento acrobático.

El Raptor no sólo era capaz de alcanzar y mantener velocidades tan altas como Mach 2.25, también ofrecía la posibilidad de “supercruise”, o de mantener velocidades supersónicas sin el uso de los postquemadores en su par de turbofanes aumentados Pratt & Whitney F119-PW-100.

El empuje que salía de esos motores se gestionaba mediante las superficies de control del vector de empuje de la aeronave, que permitían al piloto orientar el flujo de salida de los motores independientemente de la dirección a la que apuntara la aeronave.

El F-22 demostró ser tan capaz, de hecho, que el Congreso presionó a la Marina para que considerara la adopción de una versión de ala ancha del nuevo caza bajo el programa NATF (Naval Advanced Tactical Fighter) que comenzó en 1988.

A cambio de que la Armada considerara el NATF como una alternativa potencialmente más barata que el desarrollo de su propio caza de reemplazo basado en portaaviones, la Fuerza Aérea acordó evaluar una versión modificada del bombardero sigiloso basado en portaaviones que se estaba desarrollando bajo el programa de Aviones Tácticos Avanzados (ATA) de la Armada como reemplazo de su propio F-111 envejecido.

YF-23
YF-23 visto desde atrás.

En teoría, este acuerdo permitiría a la Fuerza Aérea aprovechar la I+D de la Marina para su nuevo bombardero, mientras que la Marina aprovecharía la de la Fuerza Aérea para su nuevo caza.

Este enfoque de compartir los costes de desarrollo a través de las ramas, se podría argumentar, llegaría a su cenit cuando múltiples programas de aviones de combate a través de la Marina, la Fuerza Aérea y los Marines se fusionaran para crear lo que se convertiría en el (increíblemente caro) programa de F-35 Joint Strike Fighter.

Un YF-22 en primer plano y un YF-23 al fondo, en 1990 o 1991.

En un preludio de lo que vendría, el programa NATF, y sus planes asociados para un NATF-22, pronto fueron vistos como prohibitivamente caros.

En 1990, unos siete años antes de que el F-22 saliera al cielo, el Almirante Richard Dunleavy, el hombre responsable de esbozar los requisitos de la Marina para un nuevo avión de combate, fue citado diciendo que no veía ninguna manera de que el F-22 pudiera ser incorporado en un plan asequible para la aviación naval. Como resultado, el concepto de NATF-22 fue abandonado a principios de 1991.

Si la Marina de los EE.UU. hubiera optado por una variante del F-22 con capacidad de portaaviones, habría habido una serie de importantes obstáculos técnicos que superar. Los aviones diseñados para operaciones de portaaviones tienen que manejar un conjunto muy diferente de desafíos de despegue y aterrizaje que sus homólogos con base en tierra no tienen.

F-22 Raptor

El fuselaje tiene que ser más robusto físicamente para soportar las increíbles fuerzas que se le aplican durante los lanzamientos de catapultas y los aterrizajes a corta distancia, apoyado por un gancho de cola en la parte trasera del avión. El NATF-22 también tendría que aprovechar el mismo tipo de aproximación de alas de barrido variable que se encuentra en el F-14 para conceder a la aeronave la capacidad de volar lo suficientemente despacio como para aterrizar con seguridad a bordo de un portaaviones.

Ese diseño de ala de barrido variable trajo consigo una serie de problemas que los ingenieros tendrían que resolver. En primer lugar, la Armada ya estaba lidiando con el alto coste de mantener el aparato de ala de barrido en el F-14 Tomcat.

Un nuevo diseño de ala de barrido probablemente no aliviará los altos costes operativos asociados al Tomcat. Como la Fuerza Aérea ha demostrado, la decisión de la Marina fue probablemente correcta. Incluso con alas fijas, el F-22 sigue siendo una de las plataformas de combate más caras de operar.

También es lógico que el diseño variable del ala de barrido comprometería algún grado de sigilo de la aeronave. Si las superficies de conexión de las alas móviles produjeran un retorno en el radar lo suficientemente alto como para asegurar un bloqueo de grado de armas en el avión, el valor de tal caza se vería fundamentalmente comprometido.

El F-22 puede ser rápido y maniobrable, pero los F-14 Tomcats de la Marina eran más rápidos – y a pesar de sus altos costes de mantenimiento, aún así eran significativamente más baratos que construir un nuevo caza sigiloso para los aviones de la Marina, incluso si se tomaba prestado del programa de la Fuerza Aérea.

Un Grumman F-14D Tomcat de la Armada de los Estados Unidos sobre Afganistán, 7 de noviembre de 2001.

Al final se entiende por qué la Marina optó por no continuar con el NATF-22. Era complicado, caro, y puede que sólo ofreciera una ligera mejora respecto a los aviones de portaaviones existentes de la Marina (si es que había alguno).

Pero, por más disparatado que sea en la práctica, el concepto mismo de un F-22 de barrido variable que lleva el legado del favorito F-14 Tomcat a bordo de los superportaaviones americanos es demasiado genial para no mirarlo con nostalgia.

Después de todo, con solo 186 F-22 Raptors saliendo de las fábricas de Lockheed Martin, este rey del combate aéreo está destinado a tener un reinado dolorosamente corto. Uno se pregunta… ¿podría una variante del F-22 de la Marina haber sido suficiente para salvar a este programa del hacha presupuestaria?

La verdad es que probablemente no, pero las fotos son geniales.

Alex Hollings

7 thoughts on “El caza de superioridad aérea F-22 estuvo a punto de tener una versión naval con el Sea Raptor.

  • el 4 diciembre, 2020 a las 17:07
    Permalink

    Que bonito este caza f23, ya me imagino junto a su hermano raptor, al increible f35 y al de 6g que se viene para la USAF, un equipo de ensueño.

    Respuesta
  • el 4 diciembre, 2020 a las 22:06
    Permalink

    Pues lo bien que le vendría ahora el YF-23 a la fuerza aérea de EEUU, su mayor alcance y sigilo, serian factores muy importantes en el nuevo escenario internacional, principalmente serían muy valiosas en el Pacífico y en su pulso con China.

    Respuesta
    • el 5 diciembre, 2020 a las 11:36
      Permalink

      El Yf-23 iba por el camino que busca los USA en la actualidad el F-22 se busco que fuera excepcional en todo y eso le limitaba el alcance por contra era mucho más maniobrable se creo para ser el caza más letal incluso en distancias cortas y aún lo sigue siendo

      Respuesta
  • el 5 diciembre, 2020 a las 12:07
    Permalink

    Como siempre, el pueblo inventando una teoria conspiranoica para cada paso de la Historia.
    Si hubiera ganado el YF-23 todos estarian soñando con “lo que hubiera sido el YF-22”

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2020 a las 12:54
    Permalink

    En su momento fué sorprendente para mí la elección del F-22 , en lugar del F-23 . Ahora el tiempo avala mi tesis ( desde siempre ) de que cometieron un error apartando al aparato de Northtrop / McDonnell Douglas como futuro ATF .

    Respuesta
  • el 7 diciembre, 2020 a las 05:32
    Permalink

    Hay varios estudios que explican el por qué se eligió el F22, pero os lo voy a resumir rapidito: comisiones.

    Respuesta
    • el 7 diciembre, 2020 a las 11:14
      Permalink

      Las caracteristicas de ambos modelos eran similares, el F-22 era más maniobrable y el YF-23 más sigiloso.
      El F-22 se veia más maduro y más acto como caza en todas las circunstancias aunque ambas tenian un alcance similar el F-22 es más pesado una versión del YF-23 de un tamaño similar al F-22 tendria más alcance ese es el camino que parecen seguir los USA en los nuevos proyectos

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com