El Comité de Servicios Armados de la Cámara de EE.UU. solicita reemplazar los F/A-18A+Hornets “agresores”.

Los F / A-18A + Hornets de la Reserva de la Marina de Estados Unidos son reliquias de la época de Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos desde 1981 a 1989. Después de casi tres décadas de servicio, todavía se continúan usando los mismos aviones “agresores” que se usaban entonces en simulaciones de combate aire-aire para los juegos de guerra. Ahora el Comité de Servicios Armados de la Cámara quiere que la Marina de los EE.UU. planee reemplazarlos, según una versión de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2018 publicada el lunes. 

Los dos escuadrones “agresores” que tienen la US Navy  y el US Marine Corps, con un total de 33 aeronaves, son unidades componentes de reserva y aviones pertenecientes a la Reserva de la Armada y a la Reserva del Cuerpo de Marines, que se usan predominantemente como fuerzas de oposición para entrenar a los aviadores de las Alas de Caza.

Estos aviones contrastan con los colores grises utilizados en la mayoría de los aviones de combate operativos de los Estados Unidos. Los esquemas de los aviones agresores, están pintados en muchos tonos de azul (similares a los utilizados en los cazas Sukhoi) o de color verde y marrón claro (similares a los utilizados en los aviones de combate de muchos países del Medio Oriente).

Con estos entrenamientos semi-reales,  se pretende que los pilotos de caza mantengan un alto nivel de preparación para servir en sus unidades, evitando sufrir pérdidas de combate en caso de una crisis real.

Un escuadrón agresor o un escuadrón adversario se entrena para actuar como fuerza de oposición. Los escuadrones agresores usan tácticas, técnicas y procedimientos enemigos para dar una simulación real del combate aéreo. Dado que no es práctico utilizar aviones y equipos enemigos reales, se utilizan aviones sustitutivos para emular a posibles adversarios. El primer uso formal de aviones disimilares para el entrenamiento fue en 1968 por la Escuela de Armas de Combate de la Marina más conocida como “TOPGUN”, que utilizó el A-4 Skyhawk para simular el combate con un MiG-17. El éxito disimilar formalizado (DACT) condujo a la transición de varios de los Escuadrones de Entrenamiento de Instrumentos de la Armada, equipados con el A-4, en Escuadrones Adversarios. 

La USAF continuó realizando este tipo de entrenamiento en la Base Aérea de Nellis, en Nevada, con sus primeros escuadrones agresores del T-38 Talón, fácilmente disponible.

El problema planteado desde hace varios años, según manifiesta Mac Thornberry, Presidente del NDAA FY18, es que los actuales aviones agresores F-18A + se han quedado  obsoletos en comparación con los Súper Hornets de la flota en términos de tecnología, y son superados ampliamente en todos los combates.

“El comité cree que estas aeronaves F / A-18 + necesitan ser actualizadas con la capacidad de la próxima generación de tecnología para proporcionar entrenamiento realista y  representativo de amenaza para los pilotos y, para mantener la preparación operativa que proporciona una aeronave más sofisticada”, dice el proyecto de ley.

El proyecto de ley ordena que el secretario de la Marina prepare un plan y lo presente al comité no más tarde del 1 de diciembre de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *