El Congreso de EE.UU. tiene preguntas sobre los programas de combate de próxima generación de la Fuerza Aérea y la Marina.

La Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes (HASC) quiere limitar la cantidad de dinero que la Fuerza Aérea y la Marina reciben para sus respectivos programas de aviones de combate de sexta generación hasta que obtenga algunas respuestas.

La Armada y la Fuerza Aérea lideran separadamente los esfuerzos para desarrollar un avión de combate que siga al F-35, y ambos servicios llaman a sus programas “Dominio Aéreo de Nueva Generación”. Ambos proyectos se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, y los servicios esperan intensificar las actividades este año.

Pero el HASC tiene la intención de reservar el 85 por ciento de la financiación fiscal 2021 solicitada para la NGAD hasta que el comité reciba una revisión independiente realizada por el director del Pentágono de evaluación de costes y evaluación de programas, según el Subcomité de Fuerzas Tácticas Aéreas y Terrestres del proyecto de ley de política de defensa del año fiscal 21.

Un portavoz del comité dijo a los periodistas que las estipulaciones “no son nada fuera de lo común” y que están destinadas a permitir a los legisladores conocer más a fondo los programas, no a quitar permanentemente la financiación de los esfuerzos.

“Cuando presentan sus necesidades, sólo queremos asegurarnos de que las han pensado bien, que el departamento ha determinado que son asequibles y que cualquier otra cosa que ya esté en el presupuesto en el futuro que también sea de alta prioridad no va a ser eliminada sin querer si tienen un crecimiento inesperado los costes o se encuentran con problemas cuando presentan las capacidades”, dijo el portavoz.

¿Cómo va el esfuerzo de la Fuerza Aérea?

A principios de este mes, el ejecutivo de adquisiciones de la Fuerza Aérea, Will Roper, dijo que el servicio está en camino de finalizar un caso de negocios para su programa NGAD este verano.

La Fuerza Aérea concibe la NGAD como una familia de sistemas que podría incluir aviones, drones y otras tecnologías avanzadas. Pero cuando se trata de desarrollar nuevos aviones avanzados, Roper quiere seguir una nueva estrategia que él llama la “Serie del Siglo Digital” que tendría múltiples compañías desarrollando continuamente nuevos aviones y compitiendo entre sí por contratos de lotes pequeños.

El estudio de viabilidad, que está siendo elaborado por la oficina ejecutiva del programa para aeronaves avanzadas, explorará si la idea de la Serie del Siglo Digital es técnicamente viable, cómo debe estructurarse el proceso de desarrollo y adquisición, y si sería más barato que los métodos de contratación tradicionales.

La Fuerza Aérea ha pedido 1.000 millones de dólares para su programa NGAD para el año fiscal 21. Recibió 905 millones de dólares para el programa en el año fiscal 20.

¿Cómo va el esfuerzo de la Marina?

El programa NGAD de la Marina, también conocido como F/A-XX, es más misterioso.

En su presupuesto para el año fiscal 21, el servicio anunció que reduciría su compra de aviones Super Hornet, comprando 24 F/A-18E/F y luego usando los ahorros de una compra de 36 aviones del año fiscal 22 al 24 para invertir en su propio futuro caza.

Se sabe poco sobre los requisitos de la Marina. El servicio completó un análisis de alternativas en junio de 2019, así como amplios requisitos y orientación para un concepto de operaciones.

El esfuerzo está ahora en la fase de desarrollo del concepto, durante la cual las compañías de defensa exploran ideas “que equilibren las capacidades avanzadas de dominio del aire y la asequibilidad/sostenibilidad a largo plazo”, dijo el portavoz de la Marina, el capitán Danny Hernández, a principios de este mes.

El Congreso ha señalado que puede no estar dispuesto a permitir que la Marina deje de comprar los Super Hornets en los próximos años. HASC insertó un lenguaje en el proyecto de ley de política de defensa del año fiscal 21 instando a la Marina a continuar comprando nuevos Super Hornets, advirtiendo al servicio que la adquisición de la próxima generación de cazas no siempre procede de acuerdo a los planes.

“El comité recuerda que la Marina restringió la adquisición de F/A-18 hace aproximadamente 10 años con la aspiración de mantener los niveles de inventario de los cazas de combate con la adquisición prevista de F-35C”, dijo el comité. “Ese plan no se realizó debido a la ejecución del programa de F-35 y posteriormente requirió que la Marina adquiriera aviones F/A-18E/F adicionales para reducir el riesgo operacional. El comité espera que un resultado similar pueda ocurrir con el plan actual de la Marina para el FA-XX debido a la asequibilidad y los desafíos tecnológicos.”

El proyecto de ley también ordena al presidente del Estado Mayor Conjunto y al inspector general del Departamento de Defensa que proporcionen más información sobre el riesgo operacional en que se incurre al no comprar Super Hornets adicionales, así como el cumplimiento de las prácticas de mantenimiento por parte de los escuadrones de F/A-18.

Valerie Insinna

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com