El contrato de Boeing marca el progreso de la actualización del F-15J en Japón.

Boeing se ha asegurado un contrato por valor de 471 millones de dólares para la actualización de la flota de cazas F-15J de Tokio, mientras que Lockheed realizará trabajos con el F-35 para un cliente extranjero no identificado.

El contrato de Ventas Militares al Extranjero (FMS) fue concedido por el gobierno de los Estados Unidos en relación con el programa “Super Interceptor de Japón”, que hará que 70 aviones de la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón (JASDF) reciban amplias actualizaciones.

F-15J Super Interceptor

“La acción contractual prevé el diseño y desarrollo de un conjunto integrado de sistemas de aeronaves para apoyar la modificación del avión F-15MJ de la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón y el desarrollo, prueba y entrega de cuatro Entrenadores de Sistemas de Armas”, dice el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en su lista rutinaria de contratos.

En el momento de la adjudicación del contrato, se han comprometido 48 millones de dólares, y el contrato debe completarse antes de hoy 31 de diciembre de 2021.

El anuncio sugiere un progreso en el programa, que se retrasó debido al regateo de los costes entre Tokio y Washington DC.

Para ahorrar costes, Tokio redujo el alcance original del programa de 98 aviones a 70. También se recortó el plan de integrar el misil Lockheed Martin AGM-158 Joint Air-to-Surface Standoff Missile (JASSM) en el F-15 actualizado.

En lugar del JASSM, los medios de comunicación japoneses han sugerido que el misil ASM-3 de Mitsubishi, que está en fase de desarrollo, proporcionará a la aeronave -que ahora sirve únicamente en la función aire-aire- una nueva capacidad antibuque.

Dado el rápido crecimiento de la armada china, la JASDF concede gran importancia a la capacidad de atacar buques de superficie.

El anuncio del F-15J se produce después de que el 27 de diciembre la Marina de Estados Unidos adjudicara a Lockheed un contrato relacionado con los trabajos del F-35 para un cliente FMS no especificado.

La adjudicación de 49 millones de dólares “proporciona ingeniería y otras actividades relacionadas en apoyo del diseño y desarrollo de una variante del avión Joint Strike Fighter adaptada para un cliente de ventas militares extranjeras (FMS) no especificado”.

La adjudicación se refiere probablemente a la versión F-35B de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) del avión de combate, operado por el Cuerpo de Marines de EE.UU., que depende de la Armada estadounidense.

El contrato debe concluirse en 2026, pero no se han dado más detalles, como el país implicado o el número de aviones.

Es posible que el país en cuestión sea Singapur, que empezará a recibir hasta 12 F-35B en 2026.

Greg Waldron

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.