El creciente arsenal de misiles de largo alcance de China podría desbordar al ejército estadounidense en Asia.

El creciente poder militar de China en Asia podría tener “consecuencias nefastas” para el orden regional liderado por Estados Unidos, según un nuevo informe que dice que su poderoso arsenal de misiles podría envalentonar a Pekín en el “corto plazo” para apoderarse de las Islas Senkaku controladas por Japón y de otros territorios de la cadena Ryukyu.

El estudio, publicado hoy lunes por el Centro de Estudios de Estados Unidos de la Universidad de Sydney, en Australia, dice que tras una década de “financiamiento retrasado e impredecible” para el presupuesto de defensa de Estados Unidos ha hecho que Washington pierda su primacía en el Pacífico occidental, lo que le da una ventaja a un Pekín cada vez más conocedor de la tecnología.

China, señala el informe, ha estudiado a fondo el modo de guerra estadounidense, particularmente en Medio Oriente, y en respuesta ha desplegado “una formidable gama de misiles de precisión y otros sistemas de contra-intervención” para debilitar el dominio regional del ejército estadounidense.

El “creciente arsenal de misiles de largo alcance de China representa una gran amenaza para casi todas las bases, pistas de aterrizaje, puertos e instalaciones militares estadounidenses, aliadas y asociadas en el Pacífico occidental”, señala.

Si estallara un conflicto armado entre Washington y Pekín, estos misiles balísticos probablemente paralizarían a las fuerzas estadounidenses y aliadas en toda la región del Pacífico occidental “en cuestión de horas”, agrega.

China ha aumentado, mejorado y ampliado sistemáticamente el alcance de su inventario de misiles y lanzadores en lo que el gobierno de Estados Unidos ha calificado como “el programa de desarrollo de misiles balísticos más activo y diverso del mundo”.

Aunque no se conocen los números exactos, el Pentágono estima que la Fuerza de Cohetes del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) tiene ahora unos 1.500 misiles balísticos de corto alcance, 450 misiles balísticos de mediano alcance y 160 misiles balísticos de alcance intermedio, además de cientos de misiles de crucero de largo alcance lanzados desde tierra.

Pekín también parece haber estado practicando ataques preventivos con misiles en las bases avanzadas que sostienen el poder militar de EE.UU. en el Pacífico occidental, utilizando maquetas detalladas en el desierto de Gobi de importantes instalaciones militares estadounidenses en Japón, como la base naval de Yokosuka, la prefectura de Kanagawa, y las bases aéreas en Kadena, Okinawa y Misawa.

Pero cualquier uso rápido de la fuerza limitada con estas armas, según el informe, se basaría en la premisa de lograr una victoria de hechos consumados, particularmente en Taiwán, el archipiélago japonés o el sudeste marítimo de Asia, antes de que Estados Unidos pueda responder, “sembrando dudas sobre las garantías de seguridad de Washington en el proceso.”

El sistema de alianzas de Estados Unidos y sus compromisos internacionales, que alguna vez se consideraron como un fundamento inexpugnable del dominio militar y económico de Estados Unidos, han sido cuestionados repetidamente por el presidente Donald Trump, aunque en ningún lugar de manera más visible que en la región de Asia y el Pacífico.

Bajo su política de “Estados Unidos primero”, Trump ha evitado los lazos y alianzas de muchos años de Washington, exigiendo que los aliados paguen más por albergar tropas y bases estadounidenses y amenazando con retirarse si no se reducen estas prácticas “injustas”.

“Las ramificaciones más amplias de un hecho consumado chino serían devastadoras para el equilibrio de poder del Indo-Pacífico y la estabilidad de la alianza y la red de socios de Estados Unidos”, dice el informe. “En un sentido directo, la toma por parte de china de lugares estratégicos a lo largo de la Primera Cadena de Islas, proporcionaría al EPL importantes ventajas militares”.

Esto, dice, podría incluir una mayor capacidad para amenazar a las fuerzas estadounidenses y regionales, una mayor capacidad para proyectar poder en el Mar de China Oriental y sobre Taiwán y un Japón que podría estar potencialmente aislado de sus socios de seguridad en el suroeste en una crisis.

“Aunque Estados Unidos probablemente, pero no con certeza, triunfaría en una guerra prolongada, la escalada en este punto sería enormemente costosa y peligrosa”, dice el informe. “Aquí está la esencia de un hecho consumado: debido a que los intereses de Estados Unidos en la seguridad de sus aliados son ‘fundamentalmente secundarios’ para su propia supervivencia, y posiblemente menos tangibles que los intereses centrales que Pekín tiene en juego en muchos de estos puntos críticos, Washington podría en última instancia, apostar a que la intervención no vale la pena”.

El informe recomienda que Estados Unidos y sus aliados, incluidos Japón y Australia, sigan una estrategia de autodefensa colectiva como una forma de compensar las deficiencias en el poder militar regional estadounidense y “mantener la línea contra el aumento de la fuerza china”.

The Japan Times

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com