El Cuerpo de Marines quiere cientos de barcos más pequeños para operaciones costeras.

La Infantería de Marina está trabajando para construir su propia flota de barcos de tamaño considerable mientras se postula para futuros combates en aguas costeras poco profundas y dispersas por grandes extensiones de tierra y agua.

El general de brigada David Coffman, director de guerra expedicionaria de la Armada, dijo que el Cuerpo de Marines quiere encontrar nuevas formas de poner fuerzas convencionales en pequeñas embarcaciones para operaciones que van desde incursiones hasta inserciones y operaciones fluviales.

Típicamente, las pequeñas embarcaciones han sido el territorio de las operaciones especiales de la Infantería de Marina y de las fuerzas especializadas como las riberas costeras.

Sin embargo, Coffman dijo haber recibido disposiciones del Comandante del Cuerpo de Marines, el General Robert Neller, para cambiar esa tendencia.

En un evento de la Liga Naval a finales de noviembre, en Washington, D.C., Coffman propuso llegar a alcanzar los 1.000 pequeños barcos de combate junto con las embarcaciones inflables de casco rígido y naves más pequeñas. “Esta cifra sería la cantidad como mínimo que necesitamos en estos momentos”.

“La Infantería de Marina en gran medida salió de lo que llamamos botes pequeños…el comandante quiere que volvamos al negocio de los botes”, dijo Coffman. “Reconoce que necesita distribuir sus fuerzas y ser capaz de ​moverse en elementos discretos más pequeños y de diferentes maneras”.

La estrategia para emplear estos barcos aún está en desarrollo, pero el Cuerpo de Marines quiere poder cubrir una gama más amplia de operaciones marítimas. Probablemente la dirección de los Marines quiere desarrollar una familia de pequeñas embarcaciones, que van desde embarcaciones de combate de alta tecnología como las utilizadas en operaciones especiales hasta embarcaciones de gama baja para escoltas portuarias y transporte de tropas.

Un buen punto de partida para la discusión, es el barco inflable de casco rígido de 11 metros, o RHIB, usados por los SEALs de la Marina para una variedad de misiones y por Naval Expeditionary Warfare para cosas como la interdicción marítima y el transporte hacia y desde barcos más grandes.

Para la Infantería de Marina, el empleo en pequeñas embarcaciones se ha centrado principalmente en la protección de buques grandes. “Gran parte de mi tema es intentar cambiar el guión, y pasar de lo defensivo a lo ofensivo”, dijo.

Con las fuerzas fluviales de la Armada cada vez más empleadas en el Medio Oriente para defender nuestros barcos, hay menos disponibilidad para realizar otras pequeñas misiones que podrían presionar para conseguir nuestras peticiones. Ahora también está en estudio la inversión en una nueva familia de motos acuáticas, que podrían sustituir a las RHIB en las misiones de vigilancia en los puertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com