El Cuerpo de Marines reabastece de combustible un F-35B en menos de diez minutos.

El Cuerpo de Marines de Estados Unidos ha reabastecido de combustible un avión F-35B Lightning II en cinco minutos utilizando el sistema de repostaje táctico de aviación en tierra (TAGRS).

El reabastecimiento se llevó a cabo en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines en Yuma como parte de una operación de mejora de reabastecimiento de combustible (FARP). Un escuadrón de apoyo establece un FARP y puede tener uno o varios puntos de combustible distributivos en una zona de aterrizaje que permite a las aeronaves aterrizar y obtener combustible y municiones durante una misión.

El TAGRS incluye todos los componentes de reabastecimiento de combustible en un sistema compacto que permite una rápida instalación y desmontaje para apoyar las operaciones de las bases avanzadas expedicionarias en entornos austeros. El sistema puede bombear combustible más rápido que el sistema de reabastecimiento expeditivo de los helicópteros, y tiene cuatro separadores de filtro para filtrar el agua y los sedimentos, junto con dos puntos y dos extintores de incendios. Como resultado, se puede establecer un FARP utilizando un solo TARGS y una fuente de combustible. El sistema también requiere la mitad de la mano de obra para operar que lo que normalmente se necesitaría para llevar a cabo una operación FARP.  

En esta operación, el equipo de TAGRS logró reducir el tiempo de establecimiento de un FARP de un punto en un 90 por ciento y el tiempo total de reabastecimiento de combustible en un 50 por ciento, con el reabastecimiento de cada F-35B Lightning II reducido a menos de diez minutos.

El sistema y sus operadores son capaces de ser insertados en el aire haciendo que el activo sea expedicionario. Elimina eficazmente las complicaciones del embarque y el transporte del equipo a la zona de aterrizaje.

El sargento Steve Anderson, especialista en combustible a granel del Escuadrón 371 de Apoyo del Ala Marina, explicó ‘lo que hace este sistema tan único es su movilidad. Podemos embalar todo el sistema en la parte posterior de un remolque y meterlo en un MV-22 Ospreys, CH-53 Super Stallions o KC-130J Super Hércules , y dejarlo en un entorno austero para extender el área de operaciones de los aviones para que pueden atacar tierra adentro o penetrar más directamente el centro del enemigo.

“Podemos emplear todo el sistema, mantener una buena comunicación por radio, no solo con los pilotos sino también internamente con el equipo TAGRS, proporcionar una seguridad limitada y mantener toda la operación de las FARP”.

Shephard Media

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com