El Departamento de Estado de EE.UU. aprueba por adelantado la posible venta de F-35 a Bélgica.

El Departamento de Estado de los EE.UU. aprobó el viernes de manera provisional una venta de F-35 a Bélgica, abriendo la puerta a una compra inmediata una vez que el país seleccione su futuro avión de combate

El acuerdo propuesto, por un valor estimado de 6.530 millones de dólares, cubriría 34 unidades de despegue y aterrizaje convencionales F-35A fabricados por Lockheed Martin y 38 motores F-135 fabricados por Pratt & Whitney.

También se incluye sistemas de guerra electrónica, equipo de comunicaciones, un entrenador de misiones completo y el Sistema Autonómico de Información Logística de Lockheed, que facilita el mantenimiento, la planificación de misiones y la logística, así como otros equipos, señaló la Agencia de Seguridad de Defensa.

Si bien es poco frecuente que el Departamento de Estado dé luz verde a una venta de armas antes de que una nación extranjera tome la decisión final, no es algo inaudito, especialmente para los acuerdos de alto perfil con aliados cercanos. Más recientemente, el departamento autorizó la venta de 18 Boeing F/A-18E/F Super Hornets a Canadá en septiembre, pero el acuerdo final nunca se materializó debido a una disputa comercial.

El F-35 se considera abrumadoramente el favorito para la competición belga de cazas, que reemplazarían a los 54 F-16 del país con 34 nuevos reactores. En caso de que Bélgica seleccione el avión de ataque conjunto, es probable que el valor total del acuerdo cambie después de las negociaciones, ya que DSCA a menudo presenta una alta estimación del contrato.

Contra este avión de combate, compite el Dassault Rafale, que el gobierno francés está promoviendo con fuerza, y el Eurofighter Typhoon, fabricado por un consorcio de BAE Systems, Leonardo y Airbus.

A comienzos de 2017, había más posibilidades de elección con Boeing compitiendo por vender más Super Hornets y el fabricante aeroespacial sueco Saab presentando el Gripen E

Sin embargo, Boeing se retiró del concurso en abril, diciendo que no podía competir justamente en un enfrentamiento sesgado hacia el F-35.

Luego, en julio, el gobierno sueco eliminó las posibilidades de Saab, y Suecia decidió abstenerse de competir debido a que el gobierno no podía cumplir con los requisitos de apoyo operativo de Bélgica.

Después de que Saab se retiró, Byron Callan, director de la firma consultora de inversión Capital Alpha Partners, predijo que el F-35 sería el ganador.

“Bélgica, uno de los cuatro países que compraron los F-16 en 1976 en el llamado “contrato del siglo”, es el único país que aún no ha tomado una decisión. Dinamarca, los Países Bajos y Noruega ya han seleccionado el Lockheed Martin F-35”, escribió en un mensaje por correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com