El destructor de misiles guiados HMAS Sydney de la Marina australiana listo para el servicio operativo.

De acuerdo con la información publicada por el Departamento de Defensa de Australia, el destructor de misiles guiados HMAS Sydney de la clase Hobart ya está calificado para el servicio operativo después de las pruebas de habilitación del sistema de combate en el mar, incluyendo disparos de su armamento frente a la costa oeste de los Estados Unidos y las pruebas de la suite de sonar integrado, navegando desde Nanoose Bay, Canadá.

El HMAS Sydney, destructor de misiles guiados de la clase Hobart, ha superado las pruebas y ahora se une a sus buques hermanos Hobart y Brisbane para estar listo para el despliegue operativo.

El comandante del Sydney, el comandante Andrew Hough, dijo que los destructores de la clase Hobart proporcionan una importante capacidad de combate a la fuerza conjunta, ya sea para defender grupos de tareas navales, proporcionar apoyo de fuego a las tropas en tierra o coordinar las actividades de defensa aérea con la Fuerza Aérea.

Construidos en Adelaida por la Air Warfare Destroyer Alliance, el Hobart, el Brisbane y el Sydney están equipados con el sistema de combate Aegis, que incluye un avanzado radar phased array y misiles SM-2. El Aegis proporciona a los destructores sistemas avanzados de defensa aérea capaces de atacar aviones y misiles.

Junto con sus capacidades de guerra de superficie y antisubmarina, el destructor HMAS Sydney cuenta con sistemas ofensivos y defensivos en capas para contrarrestar las amenazas convencionales y asimétricas en todas las esferas de la guerra naval.

La quilla del Sydney se colocó simbólicamente el 19 de noviembre de 2015, en el aniversario del hundimiento del HMAS Sydney (II) en noviembre de 1941. Fue botado el 19 de mayo de 2018 y puesto en servicio el 18 de mayo de 2020.

El HMAS Sydney tiene una eslora de 146,7 m, una manga de 18,6 m, un calado de 7,2 m y un desplazamiento a plena carga de 7.000 toneladas. Está propulsado por un sistema de propulsión combinado de gas o diésel (CODOG) que incluye dos turbinas de gas General Electric Marine modelo 7LM2500-SA-MLG38, cada una de las cuales desarrolla 17.500 kilovatios (23.500 CV) y dos motores diésel Caterpillar Bravo 16 V Bravo, cada uno de los cuales desarrolla 5.650 kilovatios (7.580 CV). El buque puede alcanzar una velocidad máxima de 28 nudos (52 km/h) con una autonomía máxima de crucero de 5.000 millas náuticas (9.300 km) a 18 nudos (33 km/h).

El HMAS Sydney está armado con un sistema de lanzamiento vertical Mark 41 de 48 celdas, capaz de disparar misiles tierra-aire RIM-66 Standard 2 o misiles de defensa aérea RIM-162 Evolved Sea Sparrow, ocho lanzadores de misiles antibuque Harpoon, un cañón naval Mark 45 Mod 4 de 5 pulgadas, dos lanzadores de torpedos Mark 32 Mod 9 de dos tubos, capaces de lanzar torpedos Eurotorp MU90, un sistema de armas de proximidad Phalanx CIWS y dos cañones automáticos M242 Bushmaster de 25 mm.

Alain Henry de Frahan

10 thoughts on “El destructor de misiles guiados HMAS Sydney de la Marina australiana listo para el servicio operativo.

  • el 2 agosto, 2021 a las 14:21
    Permalink

    Al autor se la ha ” olvidado” la participación española. Que raro, no?

    Respuesta
  • el 2 agosto, 2021 a las 15:08
    Permalink

    El artículo no pone nada de Navantia

    Que cosa más rara no

    Haber si me lo editan porque estoy arto de poner cosas y que no aparezcan o parecen donde no tocan

    Respuesta
  • el 2 agosto, 2021 a las 15:30
    Permalink

    Fantastica foto. Los americanos se lo pierden.

    Respuesta
  • el 3 agosto, 2021 a las 00:12
    Permalink

    Y Navantia
    2 vez que lo pongo
    Pero no caso

    Respuesta
  • el 3 agosto, 2021 a las 08:17
    Permalink

    La participación española incluye el diseño del
    casco, las instalaciones estructurales internas y
    el sistema de reparto de energía (entre otros), el resto del buque es prácticamente norteamericano con sistemas nacionales del país que ejerce su uso y su doctrina lo refleja abiertamente…. Su propulsión, celdas, sensores, armas, núcleo neuralgico y un amplio etc son americanos (las F-100 también son americanas al uso y comparten material norteamericano hasta la médula, salvo por la mayor participación de empresas españolas que han puesto sistemas adaptados, sistemas que también parten de los americanos….). Cuando hicieron un artículo de las FREEM tampoco mencionaron la participación extranjera, de hecho, el artículo ni siquiera habla de BAE Systems y ASC en detalle, principalmente porque no pretende dar esos datos del buque, lo que busca es informar sobre sus capacidades y su estado en el registro naval australiano (que pasa a ser activo). No es necesario repetir 40 veces que usan un diseño del casco que se formó en otros astilleros, ¿cuando se habla de las F-80 españolas se habla de donde vienen?, no.

    Respuesta
    • el 3 agosto, 2021 a las 14:13
      Permalink

      Andrés, ¿lo qué estás diciendo es que la empresa española NAVANTIA es solo un mero subcontratista en el diseño de Estados Unidos?.
      Eso no es posible, porque lo primordial en estos casos es el dieseño del buque en sí. El siguiente paso – y secundario- es dotarlo de equipo y es aquí dónde cada gobierno opta por el que más le interesa.
      Dicho de otro modo, la propiedad intelectual y de diseño es de NAVANTIA y no estadounidense.
      Por otro lado siempre que se menciona a las F-80 se recuerda que es un diseño estadounidense.

      Respuesta
      • el 3 agosto, 2021 a las 19:36
        Permalink

        El diseño de un buque lo compone los compartimentos estancos de este y su figura, además de tener en cuenta la constitución para poder ejercer todos los perfiles de su Marina/Armada y poder abarcar los sistemas que le van a ser implementados, sobre todo aquellos de reparto de energía. El resto de un buque de combate se basa basicamente en su núcleo neuralgico, que es el encargado de ejecutar todas las funciones exceptuando la potestad de mando y control del navío. Ese núcleo es prácticamente americano y sus propios armarios (salvo en la F-105 que tiene arquitectura híbrida) son estadounidenses. Las fragatas se diseñaron para poder abrober todo ese material extranjero y tienen ese diseño del mástil para el AEGIS y sus sensores, no para un sistema de combate español. He estado en el interior del USS Ross (DDG 71) que tenemos aquí, y también he estado en el interior de la Santa Maria, y la Blas de Lezo (esta última en Ferrol) y se puede ver como las F-100 tienen beben de la teta americana abiertamente. El autor no lo menciona porque no es necesario, al igual que no ha mencionado otras empresas extranjeras.

        Respuesta
  • el 3 agosto, 2021 a las 08:42
    Permalink

    Como buen anglosajón, el periodista omite todo lo relacionado con España para ocultar el éxito del diseño hispano, porque según algunos de ellos, una “sub-raza” como la española nunca puede diseñar ni construir nada bueno.
    ¡Pero si hasta en las publicaciones especializadas sobre submarinos omiten a Isaac Peral y su submarino, el primer verdadero submarino de la historia desde el aspecto tanto técnico como militar! ¡Y todo por ser español!

    Respuesta
  • el 3 agosto, 2021 a las 11:05
    Permalink

    Es cierto, los anglos siempre tratan de ocultar a España en todo, lo vemos claramente en la reciente historia useña y ya no decir de los piratas británicos. Hasta Australia fue avistada por los primeros exploradores españoles que pasaron por aquellas aguas. Yo creo que es una mezcla entre odio y envidia cochina desde los tiempos de nuestro gran imperio que aún les perdura en el subconsciente colectivo.
    España sólo hace la chapa y pintura y ya es hora de empezar a hacer nuestros radares navales, sistemas de combate y sobre todo, nuestro armamento, tanto en CIWS como en misiles de todo tipo.

    Respuesta
  • el 3 agosto, 2021 a las 20:10
    Permalink

    Esto no tiene que ver con que el autor sea anglosajón, dejad de criticar cuando veis que no se habla de lo que vosotros queréis. Solo se mencionan las capacidades del buque y su estado en el registro naval australiano, el artículo no se enfoca en dar esos datos que estáis pidiendo, sino en dar la noticia de que el buque pasa a estar en servicio activo y sus capacidades. Hace poco han puesto noticias de las F-110 y hablaban de Navantia, pero ahora no es el caso, cuando hablaban de las FREEM tampoco mencionaron la participación franco-italiana. Lo difícil es diseñar, equipar y armar sin la necesidad de invocar otras empresas, y en eso, Navantia no ha tenido el apoyo de una industria fuerte como para desarrollar sus buques íntegramente, por eso los equipos de su núcleo vienen la mayoría de fuera, y las armas también.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.