El dron francés “Cóndor” podría facilitar la infiltración y la logística de las fuerzas especiales.

Para operar en territorio hostil, las fuerzas especiales utilizan la llamada técnica de infiltración a vela. Consiste en realizar, generalmente de noche, un salto en paracaídas a gran altitud y navegar a la deriva, dependiendo de la fuerza del viento y de las corrientes ascendentes, durante unos diez kilómetros. En otras palabras, no es un deporte de masas, ya que el saltador debe soportar temperaturas muy bajas [alrededor de -20°C] mientras usa su equipo, que puede alcanzar los 60 kg de peso.

Para aumentar la distancia entre la posición de la caída y el punto de infiltración sin tener en cuenta las condiciones climáticas, un antiguo paracaidista de pruebas y comandante de infantería de marina, Thierry Demonfort, fundador del SME Demonfort Airborne Engineering [DAE], ha ideado un nuevo concepto, basado en un avión no tripulado lanzado por un avión de transporte Hércules C-130.

Así, en 2018, con motivo de SOFINS, la exposición dedicada a las fuerzas especiales en el campo de Souge, el DAE presentó el avión no tripulado “Cóndor”, destinado a “mejorar el radio de acción de fuerzas especiales en el campo de la infiltración en el espacio aéreo”.

Con 3 metros de largo por 3 metros de ancho, este avión, equipado con alas en forma de V y aletas, llevaría un paracaidista junto con su equipo. En detalle, el Cóndor sería arrojado desde la bodega de carga de un avión de transporte, a cien kilómetros del punto de infiltración. Una vez en la posición, el saltador, acostado boca abajo, dejaría el dron después del giro de este último, y luego llegaría al objetivo mediante su paracaídas.

Una vez completada la misión, el Cóndor se uniría en un punto de recuperación en zona amiga, apagaría los motores antes de abrir un paracaídas y aterrizaría lentamente hasta llegar a tierra.

Hace cuatro años, se suponía que este avión teledirigido volaría a una velocidad de unos 350 km / h, durante unos treinta minutos. Y esto, se consigue gracias a dos microrreactores de 120 kg de empuje unitario. Si el Cóndor debe poder seguir una ruta predefinida, el paracaidista que se encuentre a bordo, tendrá la posibilidad de controlarla, con el fin de realizar maniobras de evasión su fuera necesario.

Se dijo que la Dirección General de Armamentos [DGA] estaba muy interesada en este proyecto. Y que se realizarían pruebas en el túnel de viento y el desarrollo de un prototipo, pero desde entonces no se ha vuelto a saber nada de este propósito.

Obviamente, este proyecto ha evolucionado desde que Thierry Demanfort dijo que el Cóndor sería un “dron completamente preprogramado que podría operar a velocidades de hasta 600 km/h en distancias sin precedentes de 170 km de infiltración y 150 km de regreso, llevando ya sea un hombre o una carga útil de 300 kilos”.

Obviamente, la capacidad de carga de este dispositivo es interesante y el Cóndor podría encontrar otras aplicaciones. El rescate en el mar sería uno de ellos o el envió de materiales y alimentos a zonas de difícil acceso.

Laurent Lagneau

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com