El ejército de EE.UU. afirma que tendrá misiles hipersónicos y armas láser en menos de 4 años.

El Ejército de Estados Unidos afirma que podrá lanzar en los próximos cuatro años láseres montados en vehículos de combate y misiles hipersónicos contra rivales como Rusia o China, que pueden emplear aviones no tripulados o sus propias armas hipersónicas.

El Ejército comenzará a desplegar armas de energía dirigida de 50 kilovatios en los vehículos de combate Stryker en 2022 y armas hipersónicas de largo alcance (LRHW) en 2023, ha declarado el teniente general del ejército L. Neil Thurgood, director de la Oficina de Capacidades Rápidas y Tecnologías Críticas (RCCTO).  

El Ejército tiene la intención de probar sobre el terreno su láser montado en vehículos de 50 kilovatios, que está diseñado para derribar aviones no tripulados, cohetes y proyectiles de artillería y de mortero, en 2021, y luego se entregará a las tropas una batería de cuatro vehículos al año siguiente.

También hay un proyecto para desarrollar un láser de 100 kilovatios que podría ser montado en un camión pesado. El reto hasta ahora ha sido generar los niveles de potencia necesarios.

En lo que respecta al arma hipersónica, la oficina de Thurgood está supervisando el desarrollo de un vehículo común de impulso de planeo que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido, y que será incorporado en armas hipersónicas lanzadas desde submarinos y aviones para la Marina y la Fuerza Aérea. El Ejército anunció recientemente que la primera prueba de vuelo conjunta de una futura arma hipersónica se llevará a cabo el próximo año.

Esa prueba irá seguida de pruebas de vuelo cada seis meses.

La LRHW basada en tierra se entregará a los soldados en grupos de cuatro lanzadores que llevan dos proyectiles cada uno. Los lanzadores de construcción de transportadores (TEL) se instalarán en remolques y serán arrastrados por camiones tácticos de gran capacidad de movimiento.

Los soldados serán instruidos en el sistema de lanzamiento por primera vez en 2021, momento en el que las tropas comenzarán a entrenar para el primer lanzamiento previsto en 2022.

Un Stryker equipado con MEHEL disparó pequeños drones desde el cielo utilizando un láser de fibra de 5 kilovatios. Ahora, el Ejército de los EE.UU. planea enviar una batería de Strykers equipados con 50 kilovatios para finales del año fiscal 2022 (C. Todd López / Ejército)

El LRHW es una de las cuatro prioridades para el equipo de Fuego  de Precisión de Largo Alcance (LRPF) del Mando de Futuros del Ejército.

Se espera que este programa proporcione un arma que pueda, a muy largo  plazo, apuntar a infraestructuras estratégicas críticas y radares de sitios fijos, desactivando componentes vitales del sistema anti acceso, y de denegación de área (A2/AD) de un enemigo, según el Coronel John Rafferty.

Como Rusia y China también están compitiendo para lanzar armas hipersónicas, el Ejército está planeando gastar alrededor de 1.200 millones de dólares en experimentos para contrarrestar estas capacidades. Las armas hipersónicas son particularmente peligrosas no solo por su alta velocidad, superior a cinco veces la velocidad del sonido, sino también porque son capaces de maniobrar a lo largo de trayectorias de vuelo impredecibles, lo que las hace casi imposibles de interceptar.

Ryan Pickrell

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com