El ejército de EE. UU. lanzará misiles de largo alcance de fabricación israelí desde sus helicópteros de ataque.

El Ejército estadounidense ha decidido colocar en los helicópteros de ataque una munición de precisión fabricada por Israel como solución provisional hasta que se pueda producir un reemplazo doméstico.

Una decisión del Consejo de Supervisión de Requisitos del Ejército ha autorizado al servicio a desplegar un cierto número de misiles Spike Non-Line-of-Sight (NLOS) de Rafael Advanced Defense Systems (capaz de alcanzar objetivos hasta 16 millas de distancia) antes de que se tome una decisión más amplia sobre un plan para adquirir municiones de precisión de largo alcance para las flotas de aviación actuales y futuras del servicio, ha declarado el general Wally Rugen, quien está a cargo de la modernización de la aviación del Ejército, durante una demostración de la compañía Bell de su helicóptero tiltrotor V-280 Valor.

Esa gran decisión aún tiene que ser tomada por el AROC, dijo Rugen, pero después de las exitosas pruebas del sistema Spike en 2019, el Ejército está avanzando para abordar una capacidad muy deseada, particularmente cuando se considera cómo luchará el servicio en el futuro, donde un mayor enfrentamiento contra los objetivos enemigos es fundamental para el éxito de las operaciones.

El servicio disparó el misil Spike NLOS desde helicópteros de ataque AH-64 Apache tanto en Israel como en Yuma Proving Ground, Arizona, el año pasado. Defense News estuvo presente en uno de los seis disparos multidominio realizados desde un Apache modelo E en Yuma en agosto de 2019.

Las operaciones multidominio son el concepto de guerra futura del Ejército que responde a la expectativa de que el servicio luchará no solo en tierra sino también en los dominios marítimo, aéreo, espacial y cibernético. Y el Ejército no luchará solo, ya que el concepto se centra en la integración de la fuerza conjunta y con aliados y socios.

Los disparos de prueba se realizaron en terrenos difíciles. El AH-64 se escondió detrás de 1.600 pies de montaña escarpada (488 m) y apuntó a un objetivo que representaba un sistema de misiles rusos Pantsir de medio alcance, tierra-aire, en la ladera opuesta. En el disparo el Apache voló a unos cientos de pies sobre el obstáculo más alto del desierto cuando se dispararon los misiles.

Los misiles dieron en cada blanco a través de nueve disparos totales utilizados para evaluar el sistema. El último disparo de misil resultó contra un objetivo en movimiento en la oscuridad.

Si bien la evaluación del misil Spike llevó a la decisión del Ejército de adquirir algunos de ellos para un sistema provisional, también ayudó al servicio a definir los requisitos para las municiones de precisión de largo alcance en términos de lo que compra y cuántas podría necesitar.

Rugen no detalló cuántos misiles Spike comprará el servicio o cuándo planea desplegar esos sistemas porque las sesiones informativas en el Capitolio sobre sus planes están en curso.

El general comentó que “creemos que las cantidades de estas capacidades para llevar a cabo una penetración serán menores que, digamos, nuestra necesidad de municiones para el Hellfire o el misil Conjunto aire-tierra” (JAGM), dijo Rugen. Esta última arma, el AGM-179 JAGM, será el reemplazo de los misiles Hellfire, AGM-65 Maverick y BGM-71 TOW para helicópteros que actualmente se dispara desde las plataformas tripuladas y no tripuladas de la flota del Ejército.

Jen Judson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com