El ejército de Japón pide el octavo aumento consecutivo del presupuesto de defensa.

  • El ministerio de defensa ha pedido un presupuesto récord de 5,32 billones de yenes (50.480 millones de dólares) para comprar más misiles interceptores y cazas sigilosos.
  • Esto se debe a que Japón ha aumentado los gastos de defensa en una décima parte en respuesta a los incrementos militares de vecinos como China y Corea del Norte.

El ejército ha pedido un octavo aumento anual consecutivo en el gasto de defensa para ayudar a pagar los misiles interceptores, los cazas furtivos y otros equipos fabricados por Estados Unidos para contrarrestar las amenazas de Corea del Norte y China. 

El proyecto de presupuesto del Ministerio de Defensa publicado en la mañana de hoy, pide que el gasto aumente un 1,2 por ciento hasta alcanzar la cifra récord de 5,32 billones de yenes (50.480 millones de dólares) en el año fiscal que comienza el 1 de abril. Los funcionarios del ministerio de Finanzas examinarán la solicitud antes de que sea aprobada por el gabinete.

Si se aprueba, el presupuesto de defensa crecerá por octavo año consecutivo bajo el mandato del primer ministro Shinzo Abe.

Oficiales de la marina en la cubierta del destructor japonés Suzutsuki.

Japón, que ya es uno de los mayores inversores militares del mundo a pesar de una constitución que prohíbe la posesión de armas para atacar a otros países, ha aumentado sus gastos militares en una décima parte en los últimos siete años. Ese crecimiento está siendo impulsado por la alarma de los incrementos militares de sus vecinos.

El gasto de Japón, en gran parte en armas avanzadas de Estados Unidos, ha beneficiado a empresas como Lockheed Martin Corp y Raytheon Co, y ha inquietado a contratistas locales como Mitsubishi Heavy Industries, que han visto disminuir su parte en el gasto de defensa.

El presidente estadounidense Donald Trump ha agradecido a Japón por la compra del costoso equipo estadounidense, ayudando a reducir las críticas a Japón en medio de las tensiones comerciales entre Tokio y Washington.

Para el próximo año fiscal, los funcionarios de defensa de Japón han pedido 115.600 millones de yenes para comprar cazas furtivos adicionales Lockheed Martin F-35, incluyendo por primera vez seis unidades de la variante B de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) que quiere operar desde portaaviones. Esa compra ayudará a Japón a proyectar poder militar al ampliar el alcance al que pueden operar las fuerzas de autodefensa del país.

El ministerio de defensa también quiere 116.300 millones de yenes para reforzar las defensas de misiles balísticos (BMD), incluyendo dinero para una nueva generación de misiles interceptores diseñados por Raytheon para derribar ojivas entrantes en el espacio.

Además, está buscando fondos para sistemas de lanzamiento vertical para buques y dos estaciones terrestres de seguimiento de misiles por radar Aegis Ashore en tierra.

El ministerio solicitó 52.400 millones de yenes para fortalecer su capacidad en el espacio exterior en medio de la carrera cada vez más intensa entre las principales potencias, como Estados Unidos, Rusia y China, para desarrollar tecnologías en este campo.

Se creará una nueva unidad de operaciones espaciales dentro de la fuerza de autodefensa aérea de Japón, con la adquisición de equipos para detectar las interferencias electromagnéticas con los satélites del Japón, así como de un telescopio óptico para vigilar los desechos espaciales y objetos no identificados en el espacio exterior.

El ministerio también trató de conseguir 23.800 millones de yenes para ampliar el número de miembros de la unidad de defensa cibernética y adoptar otras medidas de ciberseguridad. Para desarrollar un “avión de guerra electrónica independiente”, que puede dificultar la invasión de las fuerzas enemigas mediante la interferencia de equipos, se destinarán 20.700 millones de yenes.

Estación terrestre Aegis Ashore

Estos elementos solicitados reflejan las últimas directrices de defensa nacional del gobierno adoptadas el pasado mes de diciembre, que afirmaban que los campos del ciberespacio, el espacio exterior y la guerra electrónica tienen el potencial de “cambiar fundamentalmente la forma de la seguridad nacional” que hasta ahora se ha centrado principalmente en los dominios convencionales terrestres, marítimos y aéreos.

South China Morning Post

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com