El Ejército de Tierra adquiere un equipo Controlador de Ataque Terminal Conjunto JTAC.

La Sección de Armamento, Sistemas de Artillería y Municiones (SASAMU) de la Dirección de Adquisiciones, en estrecho contacto con las Divisiones de Logística y Operaciones del Estado Mayor del Ejército, ha adquirido un primer equipo Controlador de Ataque Terminal Conjunto JTAC (JTAC, en sus siglas en inglés) Rattle G, al que se unirán otros dos durante 2017, similares a los de dotación actual en el Ejército del Aire y Armada.

La coordinación de los apoyos de fuego aéreos en beneficio de la maniobra terrestre es una necesidad antigua, ya plasmada en la figura del Equipo de Control Aéreo Táctico-Controlador Aéreo Avanzado (TACP-FAC), tradicionalmente con equipos y personal del Ejército del Aire. Sin embargo, la proliferación de operaciones conjuntas ha obligado a la creación de esos elementos también en el Ejército de Tierra y la Armada. La doctrina OTAN actual ha sustituido la figura del Controlador Aéreo Avanzado (FAC, en sus siglas en inglés) por la del JTAC. Los equipos adquiridos son para un TACP, equipo en el que habitualmente se integra un JTAC.

Embarcados en dos vehículos VAMTAC ST5 BN1, el equipo portátil adquirido se compone de un conjunto de elementos, entre los que se puede citar los equipos para localización y designación de objetivos, con diferentes elementos de visión diurna y nocturna, telémetro láser, punteros visible e infrarrojo, GPS de precisión y una tablet con cartografía y un software específico para JTAC, de amplio uso en OTAN.

Serán dotados también de un sistema receptor de vídeo para utilizar las imágenes de Sistemas Aéreos Pilotados de forma Remota (RPAS, en sus siglas en inglés) o de la propia aeronave.

Dispone además,  de potentes equipos de transmisiones, tanto en línea de visión (para el enlace directo con la aeronave) como mediante satélite (para enlace con la autoridad de control del espacio aéreo). Aún así, el gran salto cualitativo se ha obtenido con la capacidad de guiado de bombas, cohetes y misiles gracias al designador láser de dotación Rattle G, con el que se consigue una enorme precisión a la hora de batir objetivos y minimizar al máximo los posibles daños colaterales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *