El Ejército de Tierra invertirá 1.500.000 euros en la reparación de los motores MTU de los carros de combate Leopard 2A4, Leopardo 2E y Pizarro.

La Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, ha anunciado la licitación en contratación pública para la reparación de los motores MTU de los carros Leopard 2A4, Leopardo2E y Pizarro en sus versiones VCI/C vehículo de Combate Infantería / Caballería y  VCPC vehículo de puesto de mando.

Se trata de actualizar parte de los primeros 108 carros de combate Leopard 2A4 que fueron adquiridos por España al gobierno alemán  -primero cedidos y posteriormente comprados en 2006- y otra parte sin especificar del modelo Leopardo 2E y VCI/C – VCPC Pizarro.

LEOPARDO 2E

El Leopardo 2E es un carro de combate español basado  en el modelo alemán 2A6 que fue montado y fabricado parcialmente bajo licencia en España para la modernización de armamento del llamado “Programa Coraza”,  y que vino en su momento, a sustituir a la flota de tanques M-60 americanos.

Su producción comenzó en diciembre de 2003 por Santa Bárbara Sistemas y a pesar de los continuos problemas de fabricación entre los años 2006 y 2007 las entregas al Ejército de Tierra de los 219 Leopardo 2E previstos finalizaron en 2008.

Con un peso de 62,5 toneladas puede desarrollar una velocidad máxima de 70 km/ h y una autonomía aproximada de 350 kms, dispone de un cañón L / 55 de 120 mm y ánima lisa con un alcance entre 4000 y 5000 metros y dos ametralladoras de calibre 7,62 mm.

PIZARRO

Se trata de remotorizar las primeras unidades recibidas de la Fase I con un nuevo motor MTU de mayor potencia y una nueva transmisión binaria que evite las frecuentes averías de este vehículo aún cuando creemos que será muy difícil integrar sistemas y equipos de última generación en vehículos concebidos hace dos décadas.

El Pizarro con un peso de 26,3 toneladas puede alcanzar una velocidad de 70 km/h con una autonomía de 500 km y cuenta con un cañón principal de 30 mm  y una ametralladora de 7,62 mm.

 

Julio Alcalá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *