El Ejército estadounidense analiza el cañón automático de 30 mm incorporado al Stryker.

Después de desplegar un grupo de vehículos blindados de combate de infantería Stryker armados con cañones automáticos de 30 mm para el Segundo Regimiento de Caballería en Europa, el Ejército está observando las torretas no tripuladas para incorporar en otros vehículos de combate terrestres.

El Comando de Contratación del Ejército ha emitido una nueva Solicitud de Información (RFI) sobre la capacidad de la industria para producir el Sistema de Armas Remotas XM813 equipado tanto con el cañón automático de 30 mm como con la ametralladora de 7.62 mm “compatible con una plataforma de vehículo de combate de tamaño medio’.

Esos vehículos incluyen el actual transporte blindado de tropas M113 del Ejército y el Vehículo Blindado Multiuso destinado a reemplazarlo, lo que sugiere que el Ejército planea ampliar el sistema de 30 mm en al menos una parte de su flota de vehículos de combate terrestre.

La RFI se produce pocas semanas después de que el Ejército otorgara un contrato de 575 millones de dólares a BAE Systems para la producción inicial del AMPV, más grande y con más capacidad de supervivencia, con planes de producir alrededor de 2.897 de los nuevos vehículos para reemplazar las variantes del M113 de la era de Vietnam que se encuentran actualmente en uso por las brigadas de combate de primera línea.

Cabe destacar que en enero de 2018, BAE Systems había ofrecido al Ejército equipar su modelo actualizado de vehículo de combate de infantería Bradley M2A5 con la plataforma de armas XM813 de 30 mm, fabricada por Orbital ATK. Ese reemplazo fue cancelado en febrero pasado por posibles preocupaciones de supervivencia.

De acuerdo con el Army Times, los Stryker-Dragoons con más armas y más potencia de fuego que las ametralladoras gemelas estándar M2 calibre 50, incluían opciones de municiones con efectos de ráfagas que fueron enviadas a los soldados del 2º Regimiento de Caballería en Europa.

Pero la letalidad extra tiene sus inconvenientes. Durante las pruebas del año pasado, “los adversarios demostraron la capacidad de degradar ciertas capacidades de los Dragones cuando operaban en un entorno cibernético en disputa”, según dice el informe de evaluación y pruebas operativas del Pentágono publicado en enero.

Dado que las “vulnerabilidades explotadas son anteriores a la integración de las actualizaciones de letalidad”, no está claro cómo la proliferación del Sistema Remoto de Armas XM813 a través de los vehículos de combate terrestres del Ejército podría tener sus propias vulnerabilidades cibernéticas únicas.

Jared Keller

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com