El Ejército estadounidense prueba un arma de artillería de largo alcance en el campo de tiro de Yuma.

El ejército estadounidense está probando un arma de artillería de largo alcance llamada Extended Range Cannon Artillery, o ERCA, en el campo de pruebas de Yuma, según ha confirmado el secretario del ejército, Mark Esper.

En un comunicado publicado en la cuenta oficial del Secretario del Ejército en Twitter, Mark Esper afirmó que el ERCA aumenta la potencia de fuego del soldado y refleja la máxima prioridad de modernización del Ejército: los disparos de precisión de largo alcance.

Las piezas de artillería existentes de 155 m, disparadas con precisión desde plataformas móviles y desde obuses autopropulsados, tienen un alcance máximo de unos 30 km; la nueva arma ERCA está diseñada para alcanzar distancias superiores a 70 km y con munición nueva con posibilidades de alcanzar los 100 km.

La plataforma de obús autopropulsada mejorada, como parte del programa ERCA, está siendo probada en el Yuma Proving Ground. La modificación añade 1.000 libras (454 kg) al peso total del arma y seis pies (1,83 cm) adicionales de tubo de cañón. Los sistemas ERCA también utilizan una cabina rediseñada, un nuevo diseño de culata y un nuevo “freno de boca”.

Según la publicación Popular Mechanics, los tubos más largos permiten que los gases explosivos producidos al quemar el propulsor actúen durante más tiempo sobre la carcasa, por lo que proporciona al cañón mayores velocidades. Una mayor velocidad equivale a un mayor alcance. Un rifle de cañón corto, por ejemplo, tendrá una velocidad de salida más lenta y un alcance más corto que un rifle con un cañón más largo.

El ERCA se está configurando actualmente para disparar desde un Obús autopropulsado M109a8, utilizando un tubo de calibre 58;  el M109a7 existente, llamada Gestión Integrada Paladin, dispara con un cañón de 155 mm. L/39

Obuses autopropulsados M109A6 Paladín.

Un alcance objetivo de 70 kilómetros es, según cualquier estimación, un salto sustancial para la artillería; cuando las municiones de precisión de 155 mm guiadas por GPS, como el Excalibur, irrumpieron en el combate terrestre hace unos diez años, su alcance de ataque se registró en aproximadamente 30 kilómetros. Un obús autopropulsado capaz de alcanzar los 70 kilómetros pone el arma a la par de algunos de los avanzados cohetes terrestres del Ejército, como el Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple Guiado con precisión que también alcanza los 70 kilómetros.

El mayor alcance, efectividad y precisión de los cañones de largo alcance de los disparos más allá de la línea de visión responde directamente a las necesidades operativas en el Pacífico y Europa.

Defence Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com