El ejército ruso se está quedando sin tanques para la guerra en Ucrania.

Tres meses después de su amplia guerra contra Ucrania, Rusia se está quedando sin tanques.

Bueno, tanques que funcionen. De hecho, el Kremlin mantiene miles de viejos vehículos blindados en almacenamiento a largo plazo. Pero muchos de ellos ya no son utilizables.

La falta de reservas de blindaje, combinada con los problemas para producir nuevos tanques, podría empezar a pesar en el esfuerzo bélico ruso. A medida que los artilleros y misileros ucranianos sigan derribando los tanques enemigos por centenares, las unidades rusas entrarán en batalla cada vez más con los tanques viejos y obsoletos que aún funcionen.

Y eso podría acelerar el ritmo de pérdidas a medida que los ucranianos gasten menos esfuerzo, y menos misiles y rondas de artillería, derribando más y más tanques geriátricos.

El resultado, con el tiempo, podría ser una espiral de muerte en el cuerpo de blindados ruso. La cuestión es la rapidez con la que esto podría ocurrir. ¿Pueden los ucranianos destruir la fuerza de tanques rusos lo suficientemente rápido como para impedir que los rusos amplíen el territorio que controlan en la región de Donbás, en el este de Ucrania, y se atrincheren?

El estado mayor de las fuerzas armadas ucranianas observó hace unos días el primer signo de colapso en el cuerpo de blindados ruso. “Como resultado de las pérdidas sufridas durante las hostilidades, el enemigo ruso se vio obligado a retirar del almacén los tanques T-62 para reclutar grupos tácticos de batallones de reserva que se están formando para ser enviados a Ucrania”, señaló el Estado Mayor.

El T-62 es un tanque obsoleto. El tanque de 41 toneladas con su cañón principal de 115 milímetros y su blindaje de acero estuvo en producción en la Unión Soviética desde 1961 hasta 1975. Fue el tanque más importante de la URSS hasta que el T-72 entró en servicio en 1969.

En la década de 1980, el ejército soviético comenzó a trasladar el T-62 a unidades de segunda línea. El ejército ruso retiró por completo el modelo en la década de 2010, momento en el que el T-62, contemporáneo del M-60 del ejército estadounidense, se vio irremediablemente superado por los modernos tanques occidentales.

Miles de T-62 fueron almacenados, muchos de ellos simplemente en filas en extensos parques de vehículos al aire libre, donde no hay protección contra la lluvia y la nieve. Si el presidente ruso Vladimir Putin hubiera optado por no ampliar su guerra en Ucrania, esos tanques simplemente se habrían oxidado.

Pero Putin amplió la guerra. Y ahora el ejército ucraniano está destruyendo, en promedio, al menos cuatro tanques rusos al día, y dañando o capturando otros. En 91 días de combates, los ucranianos han derribado 391 tanques que los analistas externos pueden confirmar.

Eso puede parecer poco para un ejército que, sobre el papel, poseía más de 2.800 tanques activos antes de la invasión de Ucrania el 24 de febrero. Pero no todos los tanques activos estaban en buen estado. Si se tienen en cuenta los daños sufridos en batalla por muchos cientos de T-64, T-72, T-80 y T-90, es obvio por qué los ucranianos empezaron a observar la llegada de T-62 cerca de las líneas del frente.

Esta semana han circulado en las redes sociales vídeos y fotos que confirman la afirmación del Estado Mayor ucraniano. En efecto, los viejos T-62 se dirigen por tren a la cabeza de ferrocarril de Melitopol, ocupada por Rusia, en el sur de Ucrania.

El hecho de que los rusos estén reactivando los T-62 da credibilidad a lo que el historiador Chris Owen explicaba en un reciente hilo de Tweets: que muchos, si no la mayoría, de los aproximadamente 10.000 tanques almacenados en Rusia ya no están en ningún tipo de condiciones de funcionamiento debido a los estragos del clima y el tiempo.

Algunos T-62 son utilizables porque son más simples que los tipos más modernos, con menos electrónica delicada. Además, hay más de ellos y, por lo tanto, una mayor posibilidad de que unos cuantos batallones de T-62 escapen a la oxidación catastrófica.

El cambio a los T-62 se produce mientras la industria rusa lucha por importar de los países occidentales los componentes de alta tecnología que requieren los tanques modernos. El único fabricante de tanques de Rusia, Uralvagonzavod, interrumpió su producción en marzo.

La aparición de T-62 cerca del frente ucraniano no es la única señal de que el Kremlin se está desesperando. Después de haber perdido hasta 15.000 soldados, marineros y aviadores muertos en acción en tres meses, los servicios armados rusos también están escasos de personal capacitado.

No en vano, el Kremlin ha estado pagando al Grupo Wagner, una oscura empresa rusa de mercenarios, para que complete formaciones del ejército agotadas e incluso pilotee aviones de la fuerza aérea.

El domingo, las tropas de defensa aérea ucranianas en el este de Ucrania derribaron un avión de ataque ruso Su-25. La BBC confirmó que el hombre que murió a los mandos del Su-25 era Kanamat Botashev.

Botashev, de 63 años, estaba retirado. Dejó las fuerzas aéreas rusas como general en 2012 después de “tomar prestado” un caza Su-27 -un tipo que no estaba cualificado para pilotar- y estrellarlo tras un breve y acrobático paseo. Tras su jubilación, Botashev habría fichado por Wagner, que lo contrató para las fuerzas aéreas.

Viejos tanques. Pilotos mercenarios. Estos son signos de una profunda degradación en el ejército ruso, mientras concentra sus mejores fuerzas restantes para una nueva ofensiva en el este de Ucrania, destinada a rodear la ciudad de Severodonetsk.

Esa ofensiva está teniendo éxito, aunque a un gran coste. En una semana de duros combates, los rusos han avanzado casi 16 kilómetros al norte de Popasna, una ciudad situada en el borde sur del saliente que Severodonetsk ancla en el este. Si los batallones rusos consiguen avanzar otros 15 kilómetros más o menos, podrían ser capaces de cortar por completo Severodonetsk y los miles de tropas ucranianas de guarnición allí.

De todos modos, no es difícil ver la actual ofensiva como un último esfuerzo de Rusia. No está claro que un ejército que depende cada vez más de los antiguos tanques T-62 sea capaz de realizar operaciones ofensivas sostenidas durante mucho más tiempo.

Pero una ofensiva prolongada podría no ser el plan del Kremlin. Después de capturar Severodonetsk, el ejército ruso podría atrincherarse y centrarse en la defensa de las vastas franjas del este y el sur de Ucrania que ya ha tomado. La defensa, después de todo, requiere menos tanques modernos.

David Axe

17 thoughts on “El ejército ruso se está quedando sin tanques para la guerra en Ucrania.

  • el 26 mayo, 2022 a las 09:06
    Permalink

    Ambos bandos se quedan sin tanques, es mas rápido y barato fabricar armas anticarro que estos, eso hará que la guerra se enquiste. Hay que coger la libreta apuntar y si puede ser aprender.

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 09:56
    Permalink

    Los motivos de la reactivación de esos tanques pueden ser variados y de distinto calado. A bote pronto se me ocurre que el kremlin buscaría dotar a las milicias separatistas de mayor capacidad de combate sin recurrir a modernos tanques que podría estar reservando para el futuro.

    Igualmente, con esos T-62 se podrían dotar unidades de segundo escalón con la misión de controlar el territorio…

    Rusia dispone de miles de T-72 almacenados que son más avanzados que los T-62.

    Textos así, tan gratuitamente sensacionalistas, no ayudan a clarificar las causas reales de la resucitación de modelos tan desfasados.

    Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 11:46
      Permalink

      Quizás Rusia no quiera dotar de armas muy superiores o costosas a las repúblicas separatistas (Rusia no es EEUU) casi lo mismo que hace occidente con Ucrania al darles armamento ya desprogramado ,pues al final son miles de millones que terminar ardiendo en las llanuras ucranianas.

      Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 15:15
      Permalink

      No sé que tiene de gratuito, es una realidad, no es un carro de combate para el siglo XXI, entiendo que para algunas misiones puede usarse o que directamente pienses que es mejor poner los T-62 que los T-72 porque ante un Javelin el resultado es el mismo y los T-62 nos sobran y los T-72 aun podemos vender alguna a un país del Tercer Mundo… pero no es de recibo que no estes poniendo los T-90, no digo los Armata que en cada desfile se estropea uno.

      Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 17:58
      Permalink

      Abultar los inventarios con chatarra, ha sido una estrategia rusa que no tiene sustento en una guerra activa, solo sirve para asustar a los ingenuos.

      Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 23:22
      Permalink

      Rusia a demostrado su incapacidad y ser un Gigante de Barro…no es que recurra a chatarra..es que sus mejores Armas en manos de borrachos y reclutas han sido destruidas ..el Stock de Rusia se acaba y si EEUU y Europa aguantan 2 semanas más.Rusia morderá el polvo… RasPutin ya está haciendo lo posible por vender la Imagen de querer ayudar al Mundo y Visitar a sus Tropas..vulgar retirada después de quedar varado en Ucrania…solo con el material de segunda Mano de Europa y Antitanques modernos Rusia a caído como un Actor de Segunda ..China se Frota las manos y EEUU con 40000 mil millones y sin poner un hombre a derrotado a Rusia…

      Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 10:48
    Permalink

    leyendo esta noticia, no entiendo como Rusia se anexiono Crimea , si tiene un ejercito de “caca”

    Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 13:22
      Permalink

      Básicamente porque nadie le opuso resistencia entonces. Después, cuando se desató la guerra, ya se vio la calidad del ejército ruso, parasitado hasta el tuétano por la corrupción, además de la incompetencia de sus mandos anclados en la doctrina militar de la segunda guerra mundial.
      Cuando esto acabe van a tener que resucitar los viejos Mosin-Nagant para armar a sus soldados.

      Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 19:32
      Permalink

      Creo que el pobre desempeño táctico, el desabarajuste logístico y el escaso espíritu de lucha de las tropas rusas, no lo imaginaba ningún servicio occidental de información.

      Si está guerra ha demostrado algo es que Rusia no es, ni de lejos, la Unión Soviética y, desde luego, en el plano convencional es un país de segunda o tercera fila.

      Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 11:43
    Permalink

    Muy buen articulo, pionero y muy revelador de una tendencia de la que se hablara mucho dentro de poco.

    Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 15:53
      Permalink

      Segunda linea y sustituir carros menos viejos de tareas defensivas.

      Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 14:23
    Permalink

    Estoy de acuerdo con la opinión de que los T62 servirían para armar a las milicias prorusas que seguramente están menos preparadas y manejarán facilmente y en la guerra de trincheras que se prevee serveren para realizar fuego desde posiciones preparadas

    Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 15:42
      Permalink

      Ya han agotado los tanques que los rusos sacaron de sus museos y los enviaron al campo de batalla.

      Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 14:58
    Permalink

    No se debe olvidar que el T-62 tiene un buen cañón de 115 mm que aún puede ser muy útil.
    Igual de útil que el mismo carro de combate, dado que puede cubrir áreas de escasa actividad (dejando a los más modernos para los combates en lugares más duros) o para usarlos en modalidad defensiva contra posibles contraataques ucranianos.
    No debemos olvidar que su equivalentes estadounidenses, los M60A1 y M60A3, siguen operativos en muchos ejércitos (entre ellos el Marruecos), además de algunos de la propia OTAN (no sé si los propios Estados Unidos los tiene aún en reserva o ya los dieron de baja) .

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 18:35
    Permalink

    Hay reportes en telegram en los que se evidencia la carga en trenes de decenas de T-80BV en escalones en Naro-Fominsk en la región de Moscú, presumiblemente su destino Ucrania, muy probable que esta reactivación de los tanques los t-80bv, poco probable que se les permita entrar en batalla, no se utilizarán en las ofensivas de la guerra, sino que serán para mantener las zonas ocupada y en posiciones defensivas.

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 19:27
    Permalink

    Bueno nada nuevo, la estrategia de los rusos siempre ha sido enviar oleadas y oleadas de tropas hasta que el enemigo se quede sin munición o las bajas sean tan cuantiosas que hagan imposible una resistencia. Con esta estrategia es mejor enviar 5 tanques T-62 que 1 tanque T-90 para hacer la misma misión. La tropa vendida como siempre y los mandos aumentan sus probabilidades de ganar la escaramuza.

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 22:41
    Permalink

    Yo veo un posible uso de los T-62 con funciones exclusivamente defensivas y si se puede, casi estáticos, buena noticia para los ucranianos.
    Y veo a los rusos recopilando material de guerra ruso/soviético de todo el mundo, si son capaces de hacer llegar ese material a su país.
    Como no, los veo llevando al frente material de semi desguace.
    Aun así, parece que les falta un achuchón para lograr el cerco a la estratégica Severodonetsk, esperemos que las fuerzas no les lleguen.
    Al final, los reclutas rusos, carnaza para llegar con fuerza a las negociaciones de paz.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.