El ejército turco recibirá 250 modernos carros de combate Altay.

La Subsecretaría de Industrias de Defensa de Turquía (SSB) y el fabricante de vehículos blindados BMC han firmado un contrato para la producción de los modernos carros de combate principales Altay.

Según los medios de comunicación locales, el contrato incluye la producción en serie y el apoyo logístico durante el ciclo de vida de 250 unidades del carro. En virtud del acuerdo con BMC, la empresa producirá inicialmente 40 tanques Altay, el primero de los cuales se entregará al ejército en 18 meses.

No ha sido revelado el valor financiero del acuerdo aunque algunos medios apuntan a que un lote de 250 blindados podría ascender a entre 3.000 y 3.400 millones de dólares.

El lote de 40 nuevos tanques se entregará en una configuración Altay-T1 con un sistema de protección activa (APS) llamado AKKOR. El nuevo APS está diseñado para detectar cohetes y misiles que apuntan a los tanques y destruirlos en el aire. El sistema está diseñado por Aselsan.

Junto con BMC, otras empresas que participan en el proyecto son las turcas Roketsan, Aselsan (ASELS.IS), MKE y Havelsan.

BMC también firmó un acuerdo con SSB en junio para desarrollar un motor diesel de 1.500 caballos de fuerza y ​​otros sistemas para los tanques Altay.

Según dailysabah.com, el Altay, el primer programa de desarrollo de carros de combate de Turquía, incluye sistemas electrónicos de mando y control, un cañón y una armadura de 120 mm, todos fabricados por empresas turcas. El prototipo para el Altay fue presentado en una feria de defensa en Estambul en 2011.

El tanque lleva el nombre del general de ejército Fahrettin Altay, quien dirigió el Quinto Cuerpo de Caballería durante la Guerra de Independencia de Turquía.

Comenzando por 250 vehículos, se espera que el número aumente gradualmente hasta las 1.000 unidades, lo que aumentará en gran medida el inventario de las fuerzas terrestres de Turquía.

Mientras tanto, informes anteriores señalaban que se espera que el tamaño económico del proyecto, que se extiende a lo largo de más de 20 años, alcance entre 25.000 a 30.000 millones de dólares.

Clasificado como un tanque “avanzado de tercera generación”, el Altay estará equipado con tecnología puntera, capaz de proporcionar todo tipo de apoyo táctico a un ejército del siglo XXI. Altay tiene una ventaja sobre otros tanques de nueva generación en el hecho de que ha sido desarrollado a partir de una etapa de diseño conceptual, teniendo en cuenta las situaciones de combate presentes y futuras. Se espera que el tanque se convierta en un elemento crítico para el ejército turco en el futuro gracias a su excelente movilidad, potencia de fuego superior y durabilidad.

Altay tendrá como arma principal un cañón de ánima lisa de 120 mm calibre 55. Su sistema de control de fuego de última generación permitirá al operador disparar blancos en movimiento con un alto índice de precisión. El tanque incluirá una torreta de control remoto de 12,7 mm y un arma de fuego montada en la torre de 7,62 mm para zonas urbanas y de apoyo contra emergencias.

También contará con una armadura compuesta para resistir el impacto de metralla, balas, misiles o proyectiles, protegiendo a su tripulación del fuego enemigo.

Un sistema de soporte vital, un kit de protección de minas, un grupo de alimentación auxiliar, un sistema de alerta láser y un sistema de conocimiento de la situación de 360 ​​grados están entre los elementos importantes del Altay.

Dylan Malyasov

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com