El embrollo de las armas rusas en la India.

El abismal fracaso del armamento ruso en la mal concebida guerra de Vladimir Putin contra Ucrania debería obligar a reconsiderar la tradicional excesiva dependencia de la India del armamento ruso.

Un dossier elaborado por el Ministerio de Defensa de Ucrania revela que las armas rusas, muchas de las cuales han sido recuperadas del campo de batalla, han sido ineficaces, obsoletas y poco fiables, y no cumplen los requisitos de la guerra moderna. Sus vehículos blindados y helicópteros se han marchitado bajo el fuego, y sus misiles han fallado alrededor de dos tercios de sus objetivos.

La situación se agravó después de que Occidente, liderado por Estados Unidos, impusiera sanciones económicas a la mayoría de los vendedores de armas rusas tras la anexión ilegal de Crimea, en el sur de Ucrania, por parte de Moscú en 2014. Estas medidas punitivas se “ampliaron masivamente” tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, cuando las potencias occidentales añadieron un importante número de personas y entidades a la lista de sanciones y adoptaron medidas sin precedentes con el objetivo de debilitar significativamente la base económica de Rusia y privarla de tecnologías y mercados críticos. Se espera que estas sanciones sigan vigentes durante años, si no décadas.

Está claro que la política de la India de no reconocer las sanciones unilaterales, es decir, las que no han sido impuestas por las Naciones Unidas, no puede hacer frente al poderío de Estados Unidos. Las sanciones estadounidenses tienen el peso del dólar en las finanzas internacionales, y cualquier país, empresa u otra entidad que las infrinja puede ser bloqueada del sistema financiero estadounidense y, por extensión, de los mercados globales.

Ley de lucha contra los adversarios de Estados Unidos mediante sanciones

India y otros compradores de armas rusas también pueden verse arrastrados por la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de las Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés), la ley estadounidense que prevé sanciones económicas y financieras contra cualquier nación que realice transacciones de armas con Rusia, Irán, Venezuela o Corea del Norte.

Caer en la trampa de la CAATSA podría paralizar las defensas de India al cortar el acceso a los mercados internacionales de armas. Una de las víctimas podría ser el recién estrenado portaaviones indígena de 43.000 toneladas, INS Vikrant, cuyo complejo de instalaciones de aviación iba a ser suministrado por una de las empresas rusas sancionadas, Nevskoe Design Bureau.

Estos problemas pueden verse agravados por el hecho de que se han detectado más de 450 componentes de fabricación extranjera en las armas rusas recuperadas en Ucrania, originalmente procedentes de empresas estadounidenses, europeas y asiáticas. Un estudio reciente indica que 27 de los sistemas de armas recuperados, desde misiles de crucero hasta sistemas de defensa aérea, se basaban principalmente en componentes occidentales.

Los sistemas de defensa aérea y los misiles de crucero rusos forman parte del arsenal de la India, al igual que una serie de otros sistemas cruciales que arman a sus tres servicios. Sin embargo, con Estados Unidos, Francia e Israel construyendo agresivamente asociaciones en gran medida transaccionales con la India, la participación de Rusia en las importaciones de armas de la India disminuyó del 69% en 2012-16 al 46% en 2017-21. India representó la mayor parte de las principales importaciones de armas, del 11%, en el período 2017-21.

Evidentemente, otros países también han diversificado sus importaciones de armas. Las exportaciones de armas de Rusia se redujeron un 26% entre 2012-16 y 2017-21, y su cuota de exportaciones mundiales de armas disminuyó del 24% al 19%. Rusia entregó armas importantes a 45 naciones en 2017-21.

Diversificación de las armas rusas

Rusia ha tenido que suspender contratos de armas multimillonarios con otras naciones, ya sea por las sanciones o para reponer las pérdidas de equipos de combate en lo que denomina su “operación militar especial” en Ucrania.

Su sobrecarga de producción de armas ha provocado un retraso en la creación de una empresa conjunta indo-rusa para la fabricación de más de 600.000 fusiles de asalto AK-203, con un coste de más de 607 millones de dólares, en el estado de Uttar Pradesh, al norte de la India.

También se ha retrasado la entrega de cuatro fragatas de misiles guiados de la clase Talwar para la Armada india, dos de las cuales se construirán en Kaliningrado y otras dos en Mumbai. Rusia también ha aplazado el suministro a India de sistemas y repuestos para sus submarinos de clase Kilo y sus cazas MiG-29 y helicópteros de transporte Mi-17. También se han retrasado cinco sistemas de defensa antimisiles S-400 Triumf.

La incertidumbre en el suministro de armas llevó a la India a suspender las negociaciones con Rosoboronexport, el brazo exportador del conglomerado de defensa ruso Rostec, y su empresa hermana, Russian Helicopters, para adquirir otros 10 helicópteros Kamov Ka-31 por un valor de 520 millones de dólares. La Armada india opera actualmente 14 Ka-31, cuatro de los cuales fueron introducidos en 2003, cinco en 2005 y cinco en 2013.

Rusia, una superpotencia que había inaugurado la era de la Guerra Fría, ve ahora cómo se desmorona su esfera de influencia mientras sus fuerzas perseveran en una batalla desalentadora y Putin amenaza con la opción nuclear con poco tacto cuando la ventaja militar se le escapa de las manos.

Estas cuestiones han puesto a prueba la política exterior de India, que se ha guiado por el panchsheel, que en hindi significa cinco principios: respeto a la integridad territorial y la soberanía, no agresión, no injerencia, igualdad y beneficio mutuo, y coexistencia pacífica.

India parece haberlos pasado por alto cuando se abstuvo de criticar a Rusia tanto en el foro de la ONU como en el de la Quad. Sin embargo, el primer ministro Narendra Modi animó a Occidente, liderado por Estados Unidos, cuando dijo a Putin en su reunión en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái en Uzbekistán en septiembre que la “era de la guerra” había terminado. El líder ruso, sin embargo, alabó el comentario como una expresión de preocupación por la guerra. Sin embargo, al cabo de un mes, en la sesión especial de emergencia de la Asamblea General de la ONU del 13 de octubre, India se abstuvo de votar una resolución de condena y rechazo a la anexión de cuatro regiones ucranianas por parte de Rusia, cuando 143 Estados votaron a favor de la propuesta.

¿Puede India escapar de la CAATSA?

No está claro si India escapará a la CAATSA si acepta la entrega por parte de la Oficina de Diseño Nevskoe del complejo de instalaciones de aviación para el INS Vikrant, prevista para finales del próximo año. La oficina fue una de las 29 entidades del sistema de defensa ruso sancionadas por el Departamento de Estado de EE.UU. en abril. El complejo de instalaciones de aviación es un conjunto crucial que sostiene el ala aérea de un portaaviones, y sin su potencia aérea integrada el Vikrant seguirá siendo esencialmente un casco flotante.

No obstante, la India tiene la esperanza de llevar a cabo el acuerdo de la misma manera que logró obtener una exención de la CAATSA en 2018 sobre su pedido de 5.300 millones de dólares con Rusia para los cinco S-400 Triumf. En julio, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una exención específica para la India en virtud de la CAATSA por 330 a 99, mientras que sancionó a Turquía, miembro de la OTAN, en virtud de la ley por la compra de los mismos sistemas rusos.

Sin embargo, un país como la India no puede adquirir armamento vital basándose en la esperanza. Sin embargo, parece que la dependencia de la India de las armas y municiones extranjeras seguirá siendo alta. El afán de Modi por impulsar la fabricación nacional de sistemas de defensa ha ido creando lagunas, y la industria india aún no está en condiciones de producir sistemas militares de alta tecnología que puedan resultar sustitutos adecuados de las importaciones.

El énfasis en la indigenización está impidiendo que las fuerzas aéreas, el ejército y la armada indios importen ciertos sistemas de armamento críticos para sustituir a los que están envejeciendo, lo que dejará al país con una escasez crítica de helicópteros para 2026 y con un enorme déficit de aviones de combate para 2030. La propuesta del primer ministro exige entre un 30% y un 60% de componentes de fabricación nacional, dependiendo de la naturaleza de la compra militar y de su procedencia.

Sarosh Bana

17 thoughts on “El embrollo de las armas rusas en la India.

  • el 8 noviembre, 2022 a las 12:33
    Permalink

    No son solo las sanciones. Despues de la guerra rusia va a tardar años en recomponen sus arsenales y esto va a ir en perjuicio de cualquier contrato de exportacion. Los indios estaran locos si siguen adelante con sus contratos rusos. Pero en este pais todo es posible. Ya compraron sistemas de armas carisimos a los rusos que nunca sirvieron para nada.

    Respuesta
    • el 8 noviembre, 2022 a las 16:22
      Permalink

      Y es una oportunidad para la India el ofrecerse a producir el 100% de los componentes de sus propias armas a cambio de un pequeño pago por el diseño en vez de comprar a Rusia

      Respuesta
      • el 9 noviembre, 2022 a las 03:07
        Permalink

        Eso sería muy peligroso para Rusia, precticame le daría a la India luz verde para ponga en práctica la táctica China de comprar un pequeño lote y luego desentenderse del contrato y fabricar el mismo sistema bajo otro nombre

        Respuesta
    • el 10 noviembre, 2022 a las 11:40
      Permalink

      Hablas de los s-400 o del brahmos…?

      En esta historia, yo recuerdo en una de las infinitas batallitas entre la frontera indo- paquistaní. Cómo los misiles de origen ruso eran incapaces si quiera de cumplir con el alcance máximo declarado y tuvieron serios problemas, creo que algún derribo incluso, contra los f-16 pakistaníes y sus misiles occidentales.

      Ellos mismos, cada uno se engaña como quiere.

      Respuesta
  • el 8 noviembre, 2022 a las 20:10
    Permalink

    Me ha sorprendido mucho que India y Turquía, dos potencias medias que buscan su lugar en el mundo no hayan buscado espacios comunes para desarrollar armamento conjuntamente. Lógicamente tienen el problema de la orientación pro-paquistaní de Turquía, pero aparte de ésto (que ya es mucho) las dos naciones buscan exactamente lo mismo, y se podían haber complementado perfectamente.

    Respuesta
    • el 10 noviembre, 2022 a las 11:43
      Permalink

      Bueno, estoy de acuerdo en todo salvo lo de que son potencias medias. Potencia media es Turquía.
      India está en el siguiente nivel previo a gran potencia, porque serlo no lo es. Pero es mucho más que Turquía en ese sentido sin desmerecer a los turcos que ya quisiera un ejército en España, en algunos aspectos no en todos, como el suyo (no le tienen complejos a usar sus fuerzas armadas, básicamente)

      Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 21:13
    Permalink

    La invasión de Rusia a Ucrania ha traído aparejado grandes complicaciones en las relaciones bilaterales ruso-indias, pero también son pruebas para las relaciones indo-estadounidenses, en especial en cuestiones respecto de la aplicación de la ley CAATSA. India se encuentra con un vacío potencial peligroso respecto de sus tradicionales enemigos, China y Pakistán, con los que tiene extensas fronteras comunes y una larga historia de enfrentamientos, ya que su alta proporción de armas de origen ruso (e incluso soviético) podría poner en peligro el sostén logístico de la totalidad de las FFAA respecto del mantenimiento y desarrollo de los actuales sistemas e incluso de numerosos proyectos conjuntos en marcha y futuros, a pesar de que India ha desarrollado a través de las décadas un sólido ecosistema de empresas proveedoras (desde gigantescos conglomerados industriales hasta Mipymes). No es tan preocupante para India la posibilidad de fallas de los sistemas de armas en servicio, porque muchas pérdidas rusas en Ucrania no se han debido solamente a este factor sino a muchos otros, como hemos explicado en post anteriores.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 21:16
    Permalink

    (Sigue): Además, muchas armas de origen moscovita tienen modificaciones sustanciales y específicas para India, es decir, no son exactamente las mismas que usa Rusia. Otros sistemas, como aviones de combate integran asimismo muchos componentes y armas occidentales, por lo que no se pueden comparar en forma directa. Como sea, la invasión a Ucrania ha convertido a Rusia en un proveedor y socio militar por lo menos muy complicado, sino perjudicial. Es por ello que India está tomando las precauciones necesarias para hacer frente a esta situación, aunque debido a la magnitud de las FFAA y al costo que debe afrontar llevará un tiempo considerable. Es más, este proceso se solapa con otro que estaba en marcha desde 2018, que es la sustitución de sistemas extranjeros -en especial ruso-soviéticos- por otros de origen nacional, en cumplimiento del programa Atmanirbhar Bharat (India autosuficiente). Rusia era muy importante para India, no solo como proveedor de armas y tecnologías asociadas, sino como soporte estratégico, una suerte de moderador o equilibrador frente a EEUU, desde que se intensificaron las relaciones entre Washington y Nueva Delhi durante la administración Obama.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 21:22
    Permalink

    (Sigue): Para Rusia, en cambio, India era su principal cliente y socio en varios proyectos de armamentos, representando un importante porcentaje del total de ventas. Ambos se necesitan, pero las circunstancias requieren de adaptación. Para India, Moscú es hoy más una carga que debe llevar a cuestas, por lo descripto y porque ser su aliado en las actuales circunstancias implica correr ciertos riesgos internacionales. Rusia, consciente que India es un mercado prácticamente perdido, necesita demostrar que los temores indios no se cumplirán. Es por ello que los primeros días de noviembre del corriente año técnicos de JSC NIIIT-RK (Chelyabinsk), responsables de la instalación del sistema de control de vuelo y navegación de corto alcance, lanzamiento y aterrizaje de aviones y helicópteros Rezistor-E del portaaviones INS Vikrant, han comenzado la calibración de los equipos que conforman el sistema, mientras el buque se encuentra amarrado cerca de la costa.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 21:44
    Permalink

    (Sigue): El sistema digital Rezistor-E, fue desarrollado en Rusia con participación india para el portaaviones INS Vikramaditya y consiste en un radar principal y uno secundario, dispositivos de transmisión y recepción y un sistema de control automático (ILS) de aterrizaje, además de cuadros de distribución de la electricidad, transformadores y consolas de control para 15 especialistas, con nodos duplicados de todos los subsistemas. Responsable del control de las operaciones de las aeronaves a bordo, es capaz de guiar una aeronave en emergencia para aterrizar en modo automático en cualquier condición climática y ausencia de luz diurna. A partir de noviembre de 2011 los pilotos indios han realizado más de 1500 operaciones exitosas desde la cubierta del INS Vikramaditya y actualmente ha comenzado la comprobación de los sistemas de radar, la calibración de los datos técnicos y el acoplamiento con el resto de los subsistemas del nuevo portaaviones INS Vikrant. Estos trabajos deben ser cumplimentados a finales de dicho mes de noviembre, cerrando la primera etapa. En la siguiente, debe observarse la funcionalidad de los equipos mediante la programación de pruebas de vuelo.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 21:58
    Permalink

    (Sigue): Más tarde, las operaciones aéreas con aparatos operacionales deben ensamblarse con los sistemas defensivos (como los misiles SAM y CME) y en el término de dos años el grupo de vuelo debe quedar completamente operativo. Este gesto por parte de Rusia en plena guerra, intentando cumplir con los compromisos asumidos con India en uno de los sectores críticos para Nueva Delhi, como es la puesta en operaciones del nuevo portaaviones INS Vikrant (y que el autor del artículo ha señalado como uno de aquellos que estaban “demorados”), ejemplifica hasta qué punto India es importante para Rusia. De todas maneras no oculta la vulnerabilidad en que se encuentra India respecto a las armas rusas y en el intrincado problema que se encuentra el gobierno de Modi para resolver esta cuestión a corto y mediano plazo, ya que a largo plazo el plan de sustitución por desarrollos nacionales terminará dando sus frutos.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 22:24
    Permalink

    (Sigue): De todas maneras, nadie en India desconoce que este será un proceso muy lento, ya que muchos de sus aviones hoy en servicio necesitan reemplazos inmediatos, pero que por muchos motivos esto no se ha producido, generando cierta debilidad estructural. Algunos modelos, como por ejemplo, su flota de MiG-27 ML Bahadur han debido ser retirados, mientras que otros, como el MiG-21 Bison aún deben ser mantenidos forzosamente. Otras aeronaves antiguas, como los Mirage 2000 y Jaguar están siendo conservados a fuerza de onerosas modernizaciones y compra de células dadas de baja de antiguos operadores, solo con el objeto de mantener los números totales de la FA. Por ejemplo en 2019 HAL, en conjunción con la IAF, han propuesto al gobierno que 56 células de Jaguar fuesen modernizadas al nivel Jaguar MAX -DARIN III+, aunque este proyecto, en gran medida un ejercicio tecnológico de las capacidades reales, depende en gran medida de la asignación de fondos, ya que para ser realmente efectivos estos aviones necesitan reemplazar sus motores Adour, para lo que se ha propuesto el Honeywell F125.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 22:33
    Permalink

    (Sigue): Una parte de esta anticuada flota será reemplazada por el HAL Tejas Mk1/1A, en producción desde 2020. Las mayores esperanzas están depositadas en el HAL AMCA, un caza multirol de 5,5 gen que debe volar a finales de la corriente década y que se espera entre en servicio antes de mediados de la próxima década. Los AWACS son otro grupo de aviones en crecimiento, cuyo material (Beriev A-50 con sistemas AEW IAI/Elta EL/M-2075 Phalcon) ha empezado a ser complementado con sistemas AESA Nepra Mk 1 desarrollados por el CABS (Centre for Air Borne Systems), dependiente del DRDO, inicialmente en plataformas ligeras Embraer ERJ-145, pero que en su versión Nepra Mk 2 será instalada en plataformas medias Airbus A-320.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2022 a las 22:41
    Permalink

    (Sigue): Relaciones India-EEUU: Barack Obama fue el primer mandatario estadounidense que vislumbró que el acelerado desarrollo de China la llevaría indefectiblemente a enfrentarse a EEUU en las décadas venideras. Para ello intentó proteger la influencia comercial regional estadounidense con la formalización del TPP (acuerdo comercial transpacífico), que si bien había nacido como iniciativa de varios países de Asia al que luego se unieron otros de América, Washington intentó liderar e imponer las condiciones macro con el objetivo de limitar la exagerada invasión de productos manufacturados chinos, que empezaban a ser no solamente competitivos en precio, sino también en calidad. Esta iniciativa de Obama, que llevó a que EEUU firmara su inclusión en febrero de 2016 duró muy poco. En efecto, una de las primeras acciones del nuevo presidente Trump fue retirar su nación del TPP (en enero de 2017); por contrapartida China formalizó en noviembre de 2020 el RCEP, el mayor acuerdo comercial del mundo, junto con otros 14 países del área Asia-Pacífico, abarcando el 30% del PBI y población mundial en gran parte como consecuencia del feroz proteccionismo impuesto por la administración Trump.

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2022 a las 01:37
    Permalink

    (Sigue): La nota principal de este acuerdo es la ausencia de EEUU (que no fue invitado) y la India, que se negó a participar para no ver su mercado invadido de productos chinos. Esta decisión de India la acercó aún más con EEUU, incrementado por el reavivamiento del Quad a partir de 2017, un foro estratégico informal de seguridad entre EEUU, Japón, Australia e India, cuya principal intención es establecer reuniones semi regulares, intercambio de información y realizar ejercicios navales para mantener abiertas las líneas de navegación en el mar de China Meridional y los mares orientales a China y poner freno a las ambiciones territoriales del dragón amarillo en esa amplia zona y adyacencias, que reclama como propias. Es decir que, a lo largo de la segunda década del S. XXI India se ha convertido paulatinamente en un aliado muy importante para Washington en su estrategia regional para detener la expansión de China. Si a ello adicionamos que en 2020 las relaciones entre ambos gigantes asiáticos llegaron al punto del enfrentamiento armado (aunque localizado en Ladakh), apoyar a India resulta imprescindible para EEUU.

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2022 a las 01:40
    Permalink

    (Sigue): Es por ello que el DE y el Congreso (en ambas cámaras) es muy reticente a establecer sanciones a India a través de la ley CAATSA. En especial, cuando se trata de sistemas de armas cuyo nivel de integración con el resto del sistema defensivo indio no tiene reemplazo por parte de sistemas estadounidenses (como el S-400), o bien habían sido contratados antes de la sanción de la ley. EEUU es consciente del nivel de penetración de las armas rusas en el sistema armamentístico indio, que se remonta a más de 50 años y que resultaría imposible a Nueva Delhi realizar un reemplazo totalizante a corto plazo. Washington no desea debilitar a Nueva Delhi frente a sus enemigos, en especial China, por lo que a ojos prístinos resulta incomprensible la actitud de no aplicar sanciones. De todas maneras EEUU paulatinamente ha ido ganando terreno en muchos sectores de la defensa India, y junto con Israel (que consideramos una extensión de la estructura industrial y tecnológica estadounidense) tiene muchos proyectos presentes y futuros, que aseguran que la influencia estadounidense en India llegó para quedarse.

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2022 a las 01:47
    Permalink

    (Sigue): Resulta ahora una incógnita para el gobierno indio cómo plantear esta relación sin el contrapeso de Rusia, que aseguraba que Nueva Delhi contara con una suerte de comodín, para recurrir cuando fuese necesario enfrentar las presiones del país más poderoso del mundo. Una carta que le permitía coquetear con Washington sin llegar a comprometerse más allá de cierto punto y estar siempre dispuesto a defender la autonomía y autodeterminación de un país que fue el mayor ejemplo de no alineado durante los más duros años de la guerra fría, a pesar de ser el mayor comprador de armas de la URSS y Rusia de la historia y simultáneamente, tener a EEUU apoyando con armas, dinero e inteligencia militar a su archienemigo Pakistán.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.