El escurridizo dron sigiloso RQ-180 ¿está ya operativo?

Los rumores comenzaron a correr hace casi seis años, cuando la Fuerza Aérea tenía una nueva aeronave ISR (inteligencia, vigilancia y reconocimiento) conocida como RQ-180. Se suponía que este avión reemplazaría al programa Blackbird que ya había finalizado hacía mucho tiempo. Se dice que Northrop Grumman fabricó el escurridizo ave de guerra. Si bien el proyecto ha estado envuelto en un misterio, el progreso en la reorganización y equipamiento de las unidades terrestres parece indicar que el esquivo avión teledirigido finalmente está operativo.

Ya en 2010, se afirmó que había sido desarrollado y probado un avión que se parecía a un B-2 Liberty Stealth Bomber. Más tarde se supo que probablemente era el B-21 Raider, y la historia pareció desvanecerse. 

Pero los cambios recientes de personal y equipos parecen corroborar la creación de una nueva unidad en la Base Beale de la Fuerza Aérea en California. El nuevo grupo ha sido bautizado como el 427º Escuadrón de reconocimiento. 

No ha habido confirmación oficial de la designación de la unidad por parte de la Fuerza Aérea, pero los documentos públicos cuentan otra historia. 

En 2007, Northrop Grumman comenzó a trabajar con la USAF en un nuevo diseño completo con un ala de 172 pies de largo (52,5 m) y dos motores derivados del CF34 de General Electric, capaz de transportar una carga de armas de 10.000 libras (4.536 kg). Este avión fue desarrollado bajo el programa LOBstar, un experimento realizado entre el fabricante del avión y el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea conocido como SensorCraft.  

Bajo la apariencia de este programa, el RQ-180 estaba siendo producido. En 2009, la USAF comenzó los preparativos para un proyecto en Groom Lake Nevada. Esto incluyó la construcción de un nuevo complejo de hangares, lo suficientemente amplio como para albergar un avión de gran envergadura.

Para el año 2010 ya estaba siendo probado y producido. Las fuentes indican que pese al secreto ya se han probado y volado siete versiones del nuevo avión, el último de los cuales tuvo lugar en 2015 en la Base Edwards de la Fuerza Aérea en California. 

Mientras todo esto sucedía, la USAF estaba desmantelando, combinando y organizando nuevas unidades. Esto no es nada nuevo en la vida militar, pero lo extraño es que todo el equipo va de un lugar a otro, con el mismo personal. Todo desaparece y aparece algún momento después con una nueva designación de la unidad y sin una misión oficial. Esto solo ocurre cuando se fabrica una nueva aeronave y se forma a los pilotos para que la vuelen. Todo tipo de nuevas tecnologías y personas han comenzado a aparecer en la base Beale.

En abril de este año, se abrió un nuevo Centro de Control de Misión Común en la base. Según fuentes cercanas al proyecto, el nuevo centro “proporcionará a los oficiales combatientes productos y servicios escalables y adaptables para su uso en entornos en disputa”, dice la Fuerza Aérea. “Usando software y hardware, el centro será capaz de gestionar la productividad C2, acortar la cadena de ejecución de tareas y reducir la comunicación intensiva en humanos”. 

Esta es la configuración para una estructura de control capaz de soportar un nuevo avión ISR. ¿Es esto una coincidencia?

Benjamin Minick

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com