El experimento de ataque ligero de la Fuerza Aérea de EE. UU. podría mezclar drones y helicópteros.

El experimento de ataque ligero de la Fuerza Aérea de Estados Unidos va ser mucho más grande, ya que el departamento está considerando la posibilidad de agregar aviones no tripulados, helicópteros y aviones más sofisticados a la mezcla de aeronaves en el futuro, declaró uno de los principales generales del organismo.

“¿Cuál es la combinación perfecta de ala fija, ala rotatoria, tripulada y no tripulada que pueda hacer el trabajo del ataque ligero?”, preguntó Goldfein (Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea) en una entrevista el 26 de enero. 

Mientras que la Fuerza Aérea aún está finalizando su estrategia de ataques ligeros, los comentarios de Goldfein apuntan a que la falta de interés de los países socios puede haber influido en la decisión de no seguir adelante con un programa récord a finales del año pasado.

La Fuerza Aérea estaba preparada para emitir una solicitud de propuestas en el mes de diciembre para una plataforma de ataque ligero. El concurso estaría abierto únicamente para el Súper Tucano A-29 de Embraer-Sierra Nevada Corp. y el Wolverine AT-6 de Textron, dos turbopropulsores de ala fija que, según el informe, eran los más adecuados para satisfacer las necesidades del programa.

Un Beechcraft AT-6 de ataque ligero.

Pero ahora, otro tipo de plataformas aéreas podrían unirse a ellos.

Goldfein indicó que la Fuerza Aérea optó por no publicar esa solicitud de propuesta por dos razones: la incertidumbre presupuestaria en curso y el deseo de ampliar los parámetros de lo que la Fuerza Aérea está buscando.

“En mi opinión, habría sido irresponsable que emitiéramos una RFP cuando no sabíamos cuál era el presupuesto… y que estableciéramos una expectativa de que estamos listos para entrar en la selección de fuentes cuando todavía estamos trabajando en la estrategia, señaló Goldfein.” He hablado con los dos CEOs involucrados, y queremos asegurarnos de fortalecer la asociación y construirla a medida que avanzamos”.

Goldfein agregó que el ataque ligero no era algo que fuera fundamental para lo que la Fuerza Aérea necesitaba, diciendo que sólo se financiaría si el dinero está disponible en los próximos presupuestos.

El aumento de la interoperabilidad ha sido un objetivo a largo plazo de los experimentos de ataque ligero, pero parece haber adquirido ahora una nueva importancia a medida que el experimento avanza.

Un Súper Tucano A-29 de Sierra Nevada-Embraer

Goldfein y otros oficiales de la Fuerza Aérea han hablado extensamente sobre el beneficio potencial de un avión de ataque común, disponible en el mercado, que podría ser comprado por países que no pueden permitirse el F-16, pero que todavía quieren profundizar los lazos con la Fuerza Aérea de EE.UU.. En el transcurso del evento, las delegaciones extranjeras han sido  invitadas a observar demostraciones de vuelo de los candidatos A-29, AT-6 y otros contendientes anteriores en la Base Holloman de la Fuerza Aérea, en Nuevo México.

Sin embargo, no todas las naciones podrían querer un avión turbohélice de ataque ligero como el A-29 o el AT-6.

“En algunos países, en realidad sería mejor tener una opción no tripulada y sí una de ala rotatoria”, indicó Goldfein.” Y en otros países lo harían de ala fija, pero solo con un turborreactor en lugar de un turbohélice”.

Jeff Martin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com