El F-35 sigue siendo el avión de quinta generación preferido por los militares alemanes.

En una década, Alemania deberá reemplazar 85 de sus aviones de combate multifunción Tornado.

Reproducimos un interesante artículo aparecido en el digital UK Defence Journal en el que se contempla la opinión de políticos y militares sobre esta cuestión.

Diseñados y construidos en la década de 1970 por un consorcio de compañías aéreas británicas, italianas y alemanas, los aviones han alcanzado un punto de retorno decreciente en lo que se refiere al mantenimiento y la modernización. En 2015, por ejemplo, la prensa alemana informó que solo 30 de los aviones estaban listos para el combate en cualquier momento. El asunto simple y llanamente quiere decir, que la Luftwaffe necesita un nuevo avión.

En  mayo  del año pasado, la fuerza aérea alemana solicitó información sobre el F-35, el avión sigiloso, multi-misión, y de quinta generación. Más tarde, en  noviembre , el teniente general Karl Müllner, jefe de Estado Mayor de la Luftwaffe, indicó la preferencia de su departamento para reemplazar los cazas Tornado por el F-35 debido a su baja firma poco observable y su capacidad para identificar y atacar objetivos lejanos. “Creo que me he expresado con claridad sobre cuál es el favorito de la fuerza aérea”. Teniendo en cuenta los avances de Rusia en las defensas aéreas terrestres y los aviones de combate, los comentarios del general no sorprendieron desde el punto de vista militar.

Pero las observaciones del general pudieron haber sido una sorpresa para su gobierno. En diciembre, el viceministro de Defensa Ralf Brauksiepe rechazó la idea de reemplazar los Tornados por los F-35 simplemente señalando que esta no era “la posición del gobierno federal”. En su lugar, el ministerio declaró que los Tornados serían sustituidos por el Eurofighter, un avión diseñado originalmente a finales de la década de los 80 y principios de los 90 para ser un caza de superioridad aérea, pero que se ha convertido en una plataforma misiones múltiples. Al igual que el Tornado, el Eurofighter está construido por un consorcio (Alemania, Italia, Reino Unido y España) de naciones europeas.

No es que el Eurofighter sea un avión de segunda categoría. Puede subir a gran velocidad, es maniobrable y tiene una velocidad máxima de Mach 2. En cada una de esas categorías, es superior al F-35, más comparable al F-15 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Pero ese es el problema, fue diseñado principalmente para combates aéreos de la época de la Guerra Fría. A pesar de las mejoras al Eurofighter, los rusos también han modernizado sus cazas, siendo el Su-35 quizás el avión de superioridad aérea no sigilosa más importante del mundo en la actualidad. Hay que añadir además, las avanzadas defensas aéreas integradas de Rusia, y se le está pidiendo a un piloto de la Luftwaffe que lleve un cuchillo, aunque sea un cuchillo muy capaz, a un tiroteo.

Hay una razón por la que otros aliados europeos los británicos, daneses, italianos, holandeses y noruegos, han optado por el avión de quinta generación en lugar de las alternativas de cuarta generación. En  2016 , el gobierno danés realizó una competencia entre el F-35 y las posibles alternativas, incluido el Eurofighter. La conclusión: “En condiciones de supervivencia y efectividad de la misión, el Joint Strike Fighter sale mejor que los otros dos candidatos. Esto se debe a una serie de factores, entre los que se incluyen, por ejemplo, la baja firma de radar del avión, así como la aplicación de sistemas y sensores avanzados que mejoran la visión táctica del piloto y garantizan la supervivencia del avión y el rendimiento eficiente de la misión”.

Ninguno de los aviones es barato. Pero como ha señalado la autoridad de la industria aeronáutica Richard Aboulafia, el Eurofighter “tuvo los costos de un F-35 sin las características modernas”.

Entonces, ¿por qué la preferencia del Eurofighter por parte del gobierno alemán? La primera y más obvia razón es que, a menos que haya nuevos pedidos, la línea de producción de Eurofighter en Alemania se verá obligada a cerrar y, con el cierre, se perderán puestos de trabajo bien remunerados y experiencia. Sin embargo, lo mismo ocurre con la industria aeronáutica de defensa, ya que las líneas estadounidenses de montaje para los F-16 y F-18  también se enfrentan a esta perspectiva.

Avión caza bombardero Tornado de la Luftwaffe.

 Gary Schmitt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com