El Grupo Naval francés y el alemán ThyssenKrupp se enfrentan por un acuerdo sobre buques de guerra egipcios.

El Grupo Naval francés se encuentra en competencia directa con su rival alemán TKMS (ThyssenKrupp Marine Systems) por la adquisición de dos nuevas corbetas para la Armada egipcia, según ha informado el director general del fabricante de barcos francés.

El concurso se produce después de que Egipto realizara en 2014 un pedido de cuatro corbetas Gowind al Grupo Naval valoradas en unos 1.000 millones de euros, con opciones para dos unidades más. 

Son estas dos corbetas las que han enfrentado a los astilleros francés y alemán por su construcción.

El director general del grupo naval francés, Hervé Guillou, ha reconocido que ya existe una “presencia permanente de técnicos alemanes” en Egipto, principalmente porque la Armada egipcia  opera una flota de submarinos alemanes U-209/1400, explicó Guillou. Egipto atrae un fuerte interés internacional, con los constructores navales chinos, coreanos, los holandeses de Damen y la empresa francesa de electrónica Thales, todos ellos muy activos, agregó.

Corbeta Gowind

La oferta del grupo alemán TKMS consiste en dos corbetas clase Meko 200, valoradas en 1.000 millones de euros (1.200 millones de dólares) sin incluir las armas, según informó la publicación de negocios La Tribune. Esto sería el doble del valor de las dos corbetas Gowind 2500 ofertadas por Naval Group, según el informe.

Si TKMS se llevara finalmente el negocio, el comité interministerial francés que supervisa la exportación de armas probablemente aprobaría una venta de misiles Aster 30 fabricados por MBDA para los buques alemanes que desean los egipcios, sin embargo, las autoridades francesas siempre han vinculado la venta de este misil a la venta de una plataforma francesa o italiana, dijo un funcionario del gobierno francés.

La sociedad, participada por Airbus, BAE Systems y Leonardo, persigue un argumento de ventas “neutral con respecto a la plataforma”, haciendo un esfuerzo especial por aumentar las ventas en el extranjero, según una fuente de la industria.

Guillou dijo que había asistido el pasado jueves a la botadura de la primera corbeta monocasco de acero Gowind construida por Egipto bautizada con el nombre de Port Said  y alabó el gran salto tecnológico de los astilleros egipcios.

La Armada egipcia opera en la actualidad una fragata FREMM multimisión y dos portahelicópteros de la clase Mistral. Las cuatro corbetas Gowind reforzarán en el futuro esa flota.

El día anterior al lanzamiento de la fragata egipcia, Guillou había presentando a las autoridades polacas el submarino diesel-eléctrico Scorpene ofertados a Varsovia para la sustitución de los veteranos ORP Orzef (proyecto 877E) comprados a la Unión Soviética en 1986.

Corbeta clase Meko A200

Hay apoyo político al más alto nivel”, dijo Guillou, refiriéndose al respaldo del gobierno francés. Esa oferta compite con la de TKMS, que ofrece su barco 212CD y el Saab A26.

La ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, ha dejado claro que la exportación de armas es una prioridad del gobierno, ya que se considerada necesaria para apoyar a la industria nacional. Los presupuestos futuros del programa tendrían en cuenta activamente las posibles ventas en el extranjero, lo que empujaría a la industria a agudizar su impulso de exportación.

En Grecia, el Grupo Naval está ofreciendo dos fragatas intermedias FTI, que se construirían con un socio local si la oferta francesa fuera aceptada por el gobierno heleno.

En Rumanía, el astillero ha ofrecido cuatro corbetas clase Gowind 2500, que serían construidas con el socio local Santierul Naval Constanta (SNC), dijo Naval Group. El primer barco se construiría en tres años, y los cuatro restantes se entregarían dentro de siete años.

Pierre Tran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com