El Grupo Naval y Fincatieri proponen a Canadá una oferta conjunta basada en el diseño de la fragata FREMM.

El Gobierno de Canadá ha declarado su intención de adquirir un nuevo diseño de buque de guerra ya existente y acreditado, que pudiera modificarse fácilmente para cumplir mejor con los requisitos de la Marina Real Canadiense. Los constructores navales franceses e italianos, Naval Group y Fincantieri, han lanzado a Ottawa una propuesta de diseño con el fuerte apoyo de sus gobiernos, presentando al Gobierno de Canadá una solución “off-the-shelf” probada en el mar, y basado en el diseño de la fragata FREMM para el suministro de 15 barcos de combate de superficie a la Marina Real Canadiense.

La licitación para el programa NCC (Canadian Combat Ships) se estableció a fines de octubre de 2016. Su objetivo es reemplazar a los destructores clase Iroquois así como a las fragatas multipropósito tipo Halifax de la Royal Navy comenzando en 2020. Para Canadá, es el proyecto de construcción naval más grande y complejo desde la Segunda Guerra Mundial.

En caso de que la oferta fuera aceptada, las futuras fragatas se construirían en Canadá en Irving Shipbuilding en muy poco tiempo, maximizando la participación industrial canadiense y la creación de empleo localmente a través de una transferencia de tecnología dedicada e integral, así como integrando a los proveedores canadienses en las cadenas de suministro globales de ambas compañías.

Infografía de la futura fragata presentada por Group Naval y Fincatieri.

Solamente, y como ha sido en el caso con el avión Rafale para Bélgica, Naval Group y Fincantieri han presentado su oferta fuera de este proceso de adquisición, lanzado por el gobierno canadiense, considerándolo demasiado complicado además de estar hecho a medida sospechosamente para un grupo liderado por las compañías Lockheed-Martin Canada y BAE Systems.

De hecho, los términos de la licitación se han modificado para permitir la participación de la fragata Tipo 26, que, por el momento, solo existe en el papel.

El coste de este programa se estima que es entre 56 y 60.000 millones de dólares canadienses (37 a 39.000 millones de euros). Pero según National Post, la oferta franco-italiana garantizaría un coste de 30.000 millones de dólares canadienses.

“El ahorro potencial de varios miles de millones para los contribuyentes canadienses presionará al gobierno liberal para que considere seriamente la oferta”, escribe el periódico conservador, para el cual el consorcio del Group Naval – Fincantieri, no tiene nada que perder al tratar de eludir el proceso de adquisición, que, según algunos observadores, está sesgado a favor de una oferta de Lockheed Martin Canadá y el grupo británico BAE Systems.

Fragata francesa Aquitania de la clase FREMM.

De acuerdo con el cronograma previsto, la elección de los industriales seleccionados se anunciará en principio en la primavera de 2018. Luego, los contratos se firmarán más adelante ese año, antes de comenzar la construcción de barcos a partir de 2020.

Considerada como líder mundial en su clase, la fragata FREMM es una embarcación versátil capaz de ejecutar cualquier tipo de misión que abarque todos los dominios de guerra (AAW, ASW, ASuW, Ataque Terrestre, Mando Naval, etc.). Tanto el propósito general como las variantes de guerra antisubmarina ya están en servicio en dos destacadas armadas de la OTAN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *