El incendio del submarino Perle un gran problema para la armada francesa.

Si el submarino Perle (Perla) finalmente es irrecuperable, sólo dos tercios de la clase Rubis de Francia podrían seguir navegando, un escenario potencialmente peligroso para la marina.

La clase Rubis comprende seis buques nucleares de ataque y todos ellos a excepción del Casablanca llevan nombre de piedras preciosas.

El Perle se incendió mientras estaba en un dique seco del arsenal para una gran carena. Aunque la clase es nuclear, los oficiales franceses sostienen que no había armas ni combustible a bordo del Perle en el momento del incendio.

Según los que presenciaron el incendio, el fuego probablemente comenzó como resultado de la soldadura o de la metalurgia relacionada. Las chispas perdidas pueden haber causado que los residuos de madera o de aceite se enganchen primero, con el fuego extendiéndose desde las chispas iniciales hasta el propio submarino. El intenso fuego duró más de 14 horas antes de que los bomberos franceses pudieran apagar las llamas.

La clase de submarinos Rubis fue lanzada originalmente en 1983, lo que hace que la clase tenga casi 40 años, y necesite pronto ser retirada. Sin embargo, en conjunto la clase se considera capaz a pesar de su avanzada edad.

El más nuevo de la clase, el Saphir (Zafiro), logró durante un juego de guerra con la Armada de Estados Unidos, maniobrar en una posición de tiro favorable con el Grupo de ataque 12 del portaaviones USS Theodore Roosevelt pasando sin ser detectado por las defensas del Grupo, el Saphir habría sido capaz de hundir al Roosevelt si el portaaviones hubiera sido un barco hostil.

Un total de seis cascos fueron construidos cerca del final de la Guerra Fría, entre 1983 y 1993. Lo ideal sería que dos o tres submarinos de la clase estuvieran constantemente en el mar en cualquier momento, realizando patrullas. Pese a los buenos deseos, sólo tres submarinos de clase están disponibles para un momento dado.

El primero de esta clase, el Rubis, está actualmente en mantenimiento rutinario. Otro, el Saphir, fue retirado del servicio el año pasado. Y, ahora con el Perle fuera de combate, Francia se verá en apuros para mantener dos buques de la clase en el mar en un momento dado, por no hablar de tres.

Aunque el casco del Perle permanece intacto, los oficiales navales franceses han declarado que queda por ver si el submarino es recuperable, o una pérdida total. Debido a la duración e intensidad del fuego, el acero del submarino puede haber sido estructuralmente comprometido más allá de la reparación.

El acero utilizado en la construcción de los cascos de los submarinos debe ser lo suficientemente rígido para soportar la presión del agua de aplastamiento en la profundidad y lo suficientemente elástico para resistir las grandes fluctuaciones de presión en el mar. Como resultado, el casco puede tener que ser eliminado por completo. Si es así, la clase Rubis se reduciría a unos míseros cuatro cascos.

Reemplazo

La clase está lista para ser reemplazada eventualmente por la nueva y más técnicamente sofisticada clase Barracuda. De hecho, el incendio puede acelerar la introducción de la clase Barracuda.

Caleb Larson

One thought on “El incendio del submarino Perle un gran problema para la armada francesa.

  • el 21 junio, 2020 a las 23:06
    Permalink

    “Míseros 4 cascos”. Los mismos que con suerte tendremos en España dentro de unos años.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com