El jefe de la asociación de la industria de defensa italiana ataca el acuerdo del FCAS franco-alemán.

Los planes de Francia y Alemania de unirse para crear un caza de próxima generación son una ofensa a Italia y debilitarán a la Unión Europea, según ha manifestado el jefe de la asociación de la industria de defensa italiana Guido Crosetto.

En un fuerte ataque al acuerdo del Sistema de Combate Aéreo Futuro (FCAS, por sus siglas en inglés) Guido Crosetto dijo que Italia buscaría estrechar lazos con el Reino Unido como consecuencia de ello, a pesar de que el Reino Unido tiene pendiente su salida de la Unión Europea (UE).

“El acuerdo del FCAS entre Alemania y Francia deja a todos los demás al margen. Y dado que el único otro país con capacidades industriales iguales es Italia, el acuerdo está claramente contra Italia “, afirmó.

“¿Han intentado Francia y Alemania involucrar a Italia? No parece que sea así”, agregó. “Además, si dos partes interesadas europeas llegan a un acuerdo, ¿cómo deberían reaccionar los demás? Esto amenaza con debilitar a la Unión Europea, al tiempo que da más justificación a quienes intentan una UE más frágil”.

Diseño del Sistema de Combate Aéreo Futuro (FCAS).

Crosetto es el jefe de la asociación de la industria de defensa italiana AIAD.

Después de firmar el año pasado un acuerdo para buscar un caza conjunto entre los gobiernos de Francia y Alemania, a primeros de este mes, ambos países han adjudicado a las empresas aeronáuticas Airbus y Dassault un primer contrato para un estudio de diseño por valor de 65 millones de euros (73 millones de dólares), mientras que Motores de Aviones Safran y Motores Aéreos MTU anunciaron una asociación para suministrar la futura propulsión del caza.

El programa FCAS cubre aeronaves tripuladas y no tripuladas, que deben estar en servicio a partir de 2040 para reemplazar a los cazas Rafale franceses y a los Eurofighters que actualmente vuelan en Alemania y España.

Para demostrar que tanto París como Berlín sí quieren socios adicionales, España firmó el pasado jueves 14 de febrero, la Carta de Intenciones para unirse al desarrollo del proyecto que lo convierte en un socio igualitario en el programa.

En el convencimiento de que Alemania y Francia tomarán todas las decisiones, Crosetto dijo que Italia haría bien en firmar con el Reino Unido para trabajar en el futuro caza británico conocido como Tempest.

Crosetto, dolorido, aseguró que “un socio excluido tiene derecho a buscar a otros socios, y el Reino Unido nos ha pedido que nos unamos al Tempest”.

Maqueta a tamaño real del sistema británico Tempest.

El viceministro de defensa de Italia, Angelo Tofalo, señaló en diciembre que el país “necesitaba entrar en el programa inmediatamente”.

Crosetto aseguró que no estaba alarmado por la posible dificultad de hacer negocios con el Reino Unido cuando éste abandone la Unión Aduanera Europea, que se espera que suceda este año. La división será un dolor de cabeza para el líder de la defensa italiana, Leonardo, que posee instalaciones en el Reino Unido y encabezaría el trabajo de Italia en el Tempest.

“El Brexit significaría más burocracia para Leonardo, pero no sería una dificultad, la relación entre Italia y el Reino Unido seguirá siendo muy positiva”, afirmó.

A medida que Alemania y Francia señalan avances en el FCAS, también se están acercando políticamente frente al Brexit y al aumento de gobiernos populistas en Europa, incluso en Italia.

El mes pasado, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, dijo al diario italiano Corriere della Sera que estaba molesto por la oferta de Francia a Alemania de conseguir un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, a pesar de los planes a largo plazo en Europa para dar un nuevo asiento a la UE. y no a un país individual.

Italia ya está involucrada en una disputa con Francia por las cuotas de inmigrantes y el apoyo populista italiano a los manifestantes “Chalecos Amarillos” de Francia, que han atacado al gobierno de Emmanuel Macron.

Crosetto dijo que la actual ruptura con París no era una causa de que Italia fuera dejada de lado en el acuerdo del caza. “Eso es anterior a las disputas recientes”, comentó.

La nueva asociación franco-alemana hace pensar que los dos países ahora buscarán trabajar juntos en programas que puedan utilizar el dinero que pone a disposición el Nuevo Fondo Europeo de Defensa, posiblemente aislando a Italia.

Crosetto señaló que el gobierno italiano ahora está obligado a invertir más en la industria de defensa de Italia para que sea más competitiva y más capaz de obtener parte de los fondos de financiación.

Tom Kington

8 comentarios en “El jefe de la asociación de la industria de defensa italiana ataca el acuerdo del FCAS franco-alemán.

  • el 16 febrero, 2019 a las 18:40
    Permalink

    Estos italianos podían haber comprado más eurofhiter y no el carísimo f35 entonces quien es el traidor a la UE

    Respuesta
    • el 16 febrero, 2019 a las 20:12
      Permalink

      Eurofighter:102 millones de dólares.
      F35:89 millones de dólares y en 2020 costará 80 millones!
      Donde ves lo carisimo??
      Acaso sabes que es el caza más avanzado y letal del mundo?!

      Los Typhoon son buenos pero no son nada en comparación al F35!!

      Respuesta
      • el 16 febrero, 2019 a las 22:19
        Permalink

        Hola..creo que no son modelos que compitan entre sí, cada uno tiene su rol y son complementarios, el typhoon es básicamente un interceptor diseñado para el combate aéreo supersonico, pensado para defender o dominar un espacio aereo y capaz abatir adversarios a larga distancia (100 km) , mientras que el f35 esta diseñado para infiltrarse sigilosamente en entornos hostiles y alcanzar objetivos en tierra con muy alto grado de supervivencia y reuyendo el combate aereo…. osea, el typhoon proporciona la cobertura y proteccion que el f35 necesita.. son un buen tandem y creo que no se pueden comparar entre sí ya que cumplen roles muy distintos y complementarios y no es por casualidad.

        Respuesta
      • el 10 mayo, 2019 a las 17:56
        Permalink

        Si y no, el f-35 aun no vale 80 millones, eso es loq eu quiere Lockheed en el 2020 pero tiene que conseguirlo y del precio que hablas es del modelo A, ademas tendrias que sumar el coste ya pagado por Italia.
        En cualqeuir caso hay mas cifras:
        Hora de vuelo del Eurofighter, 18.000$
        Hora de vuelo del F-35: 42.000$
        A esto añade mantenimiento, recambios, simulacion, entrenamiento, y un largo etcetera que tambein cuesta dinero y que es bastante mas en el f-35 que en el Typhoon.

        Eso sin hablar del retorno industrial del Typhoon y del f-35
        Como ves, todo es muy relativo cuando se habla de precios y un programa de armas empieza ocn al compra del arma en cuestion pero lleva muhcos mas costos añadidos.

        Italia tiene un ataque de cuernos y no le gusta, ella sabra que hace….

        Respuesta
  • el 17 febrero, 2019 a las 13:40
    Permalink

    El tifón está entre 75 y 80 millones y con el nuevo radar ceptor II y los pods EW estará casi a la par en infiltración que el F35. No necesita ser sigiloso, salvo el MIG 35 y el F22, no tiene rival entre otros interceptores que pudieran salirle al paso y lo del sigilo es un cuento chino, cualquier país con rádares decentes lo pueden detectar y cuanto más tengan su firma, más fácil será, incluso ya se están proyectando rádares cuánticos que les cazarán el segundo. Es un avión carisimo de mantener, muchísimo más que el tifón, y su mantenimiento es casi exclusivo en USA. El F35 es un mal negocio para Europa.
    Italia puede adherirse al FCAS como lo ha hecho España, nadie se lo impide, luego miente, y está errando gravemente eligiendo a los felones ingleses, aparte de estar traicionando a Europa. Se arrepentirá si no entra en el programa FCAS.

    Respuesta
  • el 17 febrero, 2019 a las 19:34
    Permalink

    No es comprar solo el avión hay que mantenerlo pero más a lo que me refiero es que poco pensó en Europa cuando se metió en el F35 para llamar a los alemanes y franceses que no cuenten con ellos

    Respuesta
    • el 18 febrero, 2019 a las 16:44
      Permalink

      El avion franco alemán no es para ahora es para el 2040…. Italia compró el F35 pero de aquí al 2040 me imagino que quieran tener un complemento o un sustituto. Posiblemente USA tenga a esas alturas un avion de 6ta generación o quizás 2. El tempest de RU sería un complemento del F35

      Respuesta
  • el 21 febrero, 2019 a las 06:03
    Permalink

    Italia necesita encontrar un puesto importante en el concierto de constructores aeronáuticos militares para los próximos decenios. Posee una industria de defensa sólida y diversificada, pero sus grupos industriales producen pocos productos de diseño autóctono y utilizan gran cantidad de componentes sensibles de origen foráneo. En cuanto a su industria aeroespacial, está fuertemente asociada a la norteamericana y británica. Francia y Alemania, junto con Gran Bretaña constituyen la máxima expresión tecnológica europea, especialmente Francia y Gran Bretaña. Italia no lo es. Eso por un lado. Por otro lado, está la cuestión estratégica. Europa es aliada militar histórica de EE.UU, pero debe mantener su independencia tecnológica y económica del país del norte. Francia se ha constituido desde mediados de los años ’60 en adalid del concepto “producto europeo”. Para ello ha seguido un largo proceso en I+D y ha conseguido competir en términos de cierta paridad tecnológica con EE.UU y ha obtenido productos militares de calidad y eficiencia reconocidos por todo el mundo y utilizados en numerosos conflictos. Puede decirse que la industria de defensa francesa en general, y la aeroespacial en particular es la más “europea” de Europa. Esto es indiscutible. Además Francia es un líder por naturaleza. En numerosas ocasiones ha decidido continuar por cuenta propia desarrollos que nacieron de especificaciones europeas y terminaron apartándose y adaptándolos a sus propias necesidades, y convirtiéndose en un éxito tecnológico, como por ejemplo el Rafale, que nació bajo el auspicio de las mismas especificaciones que dieron origen al Typhoon. Es natural, que haya surgido en Francia la propuesta de construir un avión europeo de combate de próxima generación. Pero Francia no lo puede hacer en solitario. El mismo Rafale ha constituido el más claro ejemplo de que la búsqueda de nuevos horizontes tecnológicos exige de la economía mucho más que lo que un país como Francia podría aportar. Alemania es el país más fuerte económicamente de Europa. Por ello es la elección gala de Alemania para constituir un grupo industrial que se ocupe del desarrollo del proyecto FCAS. España se ha mostrado interesado desde el principio en participar del proyecto y además es socio de ambos países en Airbus (que absorbió EADS) y es país participante de la estructura fabril del Typhoon. A pesar de esta alianza España no fue llamada a participar del proyecto inicial. Tampoco Italia, ni Países Bajos, ni Bélgica, todos países de la UE con industrias aeroespaciales importantes. Gran Bretaña tampoco fue tenida en cuenta por que el Brexit podría distraer mucho tiempo en cuestiones extra industriales para constituir un grupo industrial sólido. La razón de tal conducta de Francia (su motor) es que la experiencia ha demostrado que cuántos más ministerios de defensa hagan aportes para generar el grupo de requerimientos iniciales que darán como resultado las especificaciones técnicas de un probable avión de combate, mayores son las demoras. El tiempo apremia, pues EE.UU ha incorporado muchos países al proyecto F-35, como Países Bajos, Gran Bretaña e Italia. El F-35 es una amenaza significativa a la independencia tecnológica europea, pues obliga a las FA que lo utilizan a depender exclusivamente de los desarrollos actuales y futuros de Lockheed-Martin, o sea EE.UU. No es un problema de costos, por que como sabemos, el Typhoon es casi tan costoso como el F-35 para adquirirlo como para operarlo. Es cierto que tampoco son rivales en el cielo sino complementarios. Pero son rivales tecnológicos mortales, y el F-35 es la expresión clara que EE.UU ha dejado un paso atrás a Europa entera, Francia incluida. Esto constituye un problema que Europa debe afrontar cuanto antes. Italia debería asociarse con alguno de los grandes grupos que están desarrollando aeronaves de combate avanzados, tanto Gran Bretaña como Francia-Alemania. No debería pesar tanto una cuestión de honores ofendidos como de intereses generados. Por el momento en Italia éstos intereses inclinarían la balanza por el lado británico.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com