El jefe de los bombarderos rusos de largo alcance TU-95 dice sobre el incidente de Alaska “nadie interceptó a nadie”.

El general Kobylash aclara en su informe: “quiero señalar que durante este vuelo los aviones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos acompañaron a nuestras aeronaves en el espacio aéreo sobre aguas neutrales del Ártico. Los pilotos actuaron en el aire correctamente. No se registraron violaciones de ningún tipo”.

La Fuerza Aérea rusa ha publicado un video que muestra imágenes filmadas desde el interior de un bombardero de largo alcance TU-95 “Bear” (Oso) mientras era escoltado por dos aviones sigilosos F-22 Raptor frente a la costa de Alaska durante lo que ha sido una cadena de tensas intercepciones este año.  

El incidente ocurrido hace una semana, llegó a los titulares internacionales. Como informamos el pasado lunes, dos bombarderos rusos fueron interceptados por los cazas furtivos estadounidenses en el espacio aéreo internacional a 200 millas de la costa de Alaska en la mañana del 11 de mayo. El NORAD (Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte) confirmó el incidente en una declaración pública, en la que decía que los bombarderos rusos habían sido escoltados durante 40 minutos fuera de la costa estadounidense mientras estaban en el espacio aéreo internacional todo el tiempo.

El mayor Andrew Hennessy, portavoz del NORAD y del USNORTHCOM describió el encuentro: “Aproximadamente a las 10:00 horas, hora del este, dos cazas F-22 pertenecientes al NORAD basados ​​en Alaska interceptaron e identificaron visualmente a dos bombarderos de largo alcance TU-95 ”Bear” que  volaban en la Zona de Identificación de Defensa Aérea alrededor de la costa occidental de Alaska, al norte de las Islas Aleutianas “. 

Aunque el Ministerio de Defensa ruso reconoció inmediatamente el incidente, añadió que los aviones de vigilancia estadounidenses nunca se acercaron a menos de 100 metros de los bombarderos rusos, ahora ha ido más lejos y ha dado a conocer las imágenes tomadas por la tripulación rusa de lo que ocurrió durante la intersección por el lado de babor del avión.

Sin embargo, a juzgar por las imágenes, parece que los aviones estadounidenses se acercaron a menos de 100 metros o muy cerca de esa distancia.

En opinión de los expertos, esta distancia es algo normal que los aviones se acerquen tanto para confirmar la VID (identificación visual) por parte del avión de combate que los intercepta, aunque Rusia, se mostró en desacuerdo con las primeras declaraciones de que se trataba de una “interceptación” ocurrida dentro de la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Estados Unidos (ADIZ): que se extiende aproximadamente a 200 millas de la costa occidental de Alaska. El propio NORAD confirmó en ese momento que  la aeronave rusa nunca había entrado en el espacio aéreo estadounidense, de acuerdo con la declaración del NORAD.

El jefe de operaciones de la aviación de largo alcance rusa, teniente general Sergei Kobylash, comentó en un artículo correspondiente a la publicación de las imágenes que nadie había interceptado a nadie”.

El general Kobylash explicó en el informe publicado en el periódico ruso Zvezda:

En cuanto al último de esos vuelos, solo un par de aviones de combate F-22 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos han escoltado a nuestros aviones. Por lo general, durante la ejecución de dichos vuelos, nos escoltan de cinco a siete aviones, mientras que estas escoltas son llevadas a cabo por cazas de varios países aliados. Quiero señalar que durante este vuelo nadie interceptó a nadie. Los aviones de la Fuerza Aérea de EE.UU. Acompañaron a nuestras aeronaves en el espacio aéreo sobre aguas neutrales del Ártico. Los pilotos actuaron en el aire correctamente. No se registraron violaciones de ningún tipo. 

Parece que Rusia está tratando de calmar las tensiones y evitar incidentes  sensacionalistas, especialmente después de una serie de ataques e interceptaciones aéreas ruso-estadounidenses durante los últimos meses, no solo en Alaska, sino también en el Mar Negro.

En abril, varios bombarderos rusos fueron avistados y vigilados cuatro veces cerca de la costa de Alaska, mientras que en enero, un Su-27 ruso voló supuestamente a 1,5 metros de un avión de vigilancia de la Marina estadounidense mientras ambos operaban sobre el Mar Negro, en el espacio aéreo internacional. 

Sin embargo, es probable que en los próximos meses se intensifiquen estas situaciones, teniendo en cuenta los nuevos informes de aviones rusos de largo alcance mejorados (Tu-22M3M) cada vez más numerosos y más frecuentes, que operan en el Círculo Polar Ártico y más allá de sus fronteras. 

Como informa Al Masdar News, citando otras declaraciones del General Kobylash, Rusia está ampliando la presencia internacional de sus portadores de misiles supersónicos.

Dos Tu-95 Bear

“Los vuelos que llevan a cabo las tripulaciones de los portadores de misiles estratégicos indican que las tareas está aumentando junto con el alcance donde tenemos la tarea de señalar nuestra presencia”, dijo Kobylash. Rusia está fortaleciendo la protección del Ártico con la ayuda de aviones supersónicos de misiles Tu-160.

Tyler Durden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com