El Ministerio de Defensa de Japón solicita fondos de defensa contra misiles balísticos tras la amenaza de Corea del Norte.

El Ministerio de Defensa de Japón emitió una petición de presupuesto el pasado jueves por valor de 47.670 millones de dólares para el año fiscal que comienza en abril, lo que representa un aumento del 2,5 por ciento sobre el año anterior.

No es sorprendente que la defensa contra misiles balísticos ocupe un lugar destacado en la solicitud presupuestaria, ya que Corea del Norte ha realizado recientemente pruebas de misiles balísticos que incluyen el sobrevuelo del espacio aéreo japonés. La solicitud confirma informes anteriores de que Japón está estudiando la adquisición del sistema de defensa antimisiles balísticos Aegis Ashore de Lockheed Martin, aunque no mencionó específicamente el radar Raytheon AN / SPY-6 actualmente en desarrollo que la agencia Reuters informó que Japón estaba buscando.

Sistema de defensa antimisiles balísticos Aegis Ashore de Lockheed.

La solicitud incluye dos partidas de 597 y 181 millones de dólares respectivamente para adquirir los misiles Raytheon SM-3 Block IB / IIA y PAC-3 Missile Segment Enhancement para la defensa contra misiles balísticos. Los primeros para ser instalados en los destructores de misiles guiados de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón, preparados para la defensa con misiles balísticos y que Japón planea aumentar de dos a ocho buques en 2021.

Corey Wallace, investigador para Estudios Asiáticos de la Freie Universitat en Berlín, dijo que “este presupuesto que se pide es probablemente para limpiar algunos cabos sueltos en defensa de misiles que no se había atendido en los últimos tiempos pese a las provocaciones de Corea del Norte en los últimos años”.

En el presupuesto también se contempla una asignación significativa para las capacidades convencionales de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón. Esta solicitud de 876 millones de dólares estaría destinada para construir los dos primeros destructores de multimisión de 3.900 toneladas de los ocho solicitados, para los cuales Japón ha seleccionado recientemente Mitsubishi Heavy Industries para construir  junto con un submarino de 3.000 toneladas de clase Sōryū adicional. El presupuesto también requiere 18 millones de  dólares para adquirir el misil Raytheon SM-6 para fines de pruebas y evaluación.

Para la Fuerza de Autodefensa Aérea, el Ministerio de Defensa está buscando 801 millones de dólares para la compra de otros seis Lockheed Martin F-35A Lightning II Strike Fighters;  415 millones de dólares para otros cuatro tiltrotores Osprey Bell-Boeing MV-22;  251 millones de dólares para un avión Boeing KC-46A de reabastecimiento de combustible; y 446 millones de dólares para dos aviones de alerta aérea Northrop Grumman E-2D Hawkeye.

Además, otro aspecto destacable de la solicitud de presupuesto es la suma de 160 millones de dólares pedida para el desarrollo de un “proyectil de deslizamiento de alta velocidad” y un misil antibuque guiado. No está claro lo que es el primero, pero hay especulaciones de que se trata de algún tipo de impulso-deslizamiento o un arma hipersónica. Ambos se enmarcan como sistemas para ser utilizados en la “defensa de la isla” que es generalmente como se llama en Japón las islas Senkaku demandadas por China y que han sido el tema de la tensión entre ambos países en el pasado.

La solicitud de presupuesto se dirigirá ahora al Ministerio de Hacienda de Japón para su aprobación. No se espera ningún recorte significativo en la solicitud de presupuesto dado que el gobierno del primer ministro Shinzo Abe está considerando con prontitud un nuevo plan de defensa a medio plazo.

Lanzamiento de un misil Raytheon SM-3 Block IB / IIA desde el crucero USS Shiloh (CG67)

Japón ha trabajado previamente en la idea de obtener capacidades de ataque como opción para hacer frente a las amenazas de misiles de Corea del Norte. El nuevo ministro de Defensa, Itsunori Onodera, es un miembro clave del panel de seguridad del Partido Liberal Democrático, y considera, llegado el momento, “mejor atacar en lugar de sólo actuar para defenderse de un ataque”.

Sin embargo, estas ideas guerreras representarían una ruptura radical con la política pacifista de Japón, y suscitaría polémica sobre si sería una violación de la constitución pacifista de Japón, que renuncia formalmente a la guerra como un derecho soberano de la nación y la amenaza o el uso de la fuerza como medio de solución de contiendas internacionales.

Despliegue de misiles PAC-3 por las Fuerzas japonesas de Autodefensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com