El nuevo barco expedicionario de la Marina completa los ensayos de aceptación.

El astillero Austal ha anunciado que el nuevo buque de transporte rápido expedicionario (EPF) de la Marina de Estados Unidos, el futuro USNS Puerto Rico (EPF11), ha completado con éxito las pruebas de aceptación.

El astillero informó que las pruebas de aceptación, realizadas en el Golfo de México, han sido únicas en el sentido de que integraron por primera vez las pruebas formales de construcción con los ensayos de aceptación en un buque EPF.

Según Austal, “al combinar las dos pruebas en el mar en un solo evento, se obtienen grandes beneficios, lo que permite reducir los costes y un calendario de finalización más corto”. 

 “El USNS Puerto Rico completó y aprobó con éxito los principales sistemas del barco en un recorrido impecable”. Las pruebas en el mar son el último paso antes de la entrega del barco. El USNS Puerto Rico está programado para ser entregado a la Marina antes de fin de año y es el undécimo buque en la cartera EPF de 14 barcos adjudicados a Austal.

“La flexibilidad y versatilidad del EPF es cada vez más evidente. Desde servir como buque nodriza para probar sistemas aéreos y submarinos no tripulados en el Atlántico hasta actuar como buque de mando en el Pacific Partnership 2019 (un ejercicio que incluye más de 500 militares y personal civil de más de 10 naciones), la flota EPF está demostrando ser un gran activo para la futura Armada de 355 buques de Estados Unidos”.

El programa EPF de Austal está bien desarrollado con diez barcos entregados y tres más en construcción en Mobile, Alabama, además del futuro USS Puerto Rico. El EPF proporciona capacidad de transporte de alta velocidad y carga útil a los comandantes de flota y de combate.

La gran plataforma de misión abierta y los grandes espacios de habitabilidad del EPF ofrecen la oportunidad de llevar a cabo una amplia gama de misiones, desde misiones de compromiso y asistencia humanitaria o de socorro en casos de catástrofe, hasta la posibilidad de prestar apoyar a una serie de misiones futuras, entre las que se incluyen el apoyo a operaciones especiales, el mando y control y las operaciones de apoyo médico. Con su capacidad de acceder a puertos austeros y degradados con una asistencia externa mínima, el EPF ofrece opciones únicas para cumplir sus cometidos.

Según la Armada, los barcos son capaces de operar en puertos de poca profundidad y vías fluviales, interactuando con instalaciones de carga y descarga. El EPF incluye una plataforma de vuelo para operaciones de helicópteros y una rampa de descarga que permite que los vehículos salgan rápidamente del barco. La rampa es adecuada para los tipos de muelles austeros y muros de muelle comunes en los países en desarrollo. El calado superficial del barco (menos de 15 pies) mejora aún más las operaciones litorales y el acceso al puerto. Esto hace que el EPF sea un activo extremadamente flexible para el apoyo de una amplia gama de operaciones.

Además del programa EPF, Austal también ha recibido contratos para 19 buques de combate litoral (LCS) de la clase Independence para la Marina. Se han entregado diez LCS, cinco buques se encuentran en diversas etapas de construcción y cuatro aún no han comenzado a construirse.

Defense Blog

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com