El nuevo objetivo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, deshacerse de los aviones que no asustan a China.

El secretario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Frank Kendall, ha manifestado que el servicio necesita urgentemente retirar los aparatos aéreos obsoletos para poder centrarse en el desarrollo de aviones modernos para contrarrestar la rápida modernización del ejército chino.

Durante un panel celebrado el sábado en el Foro de Defensa Nacional Reagan, Kendall mencionó los MQ-9 Reapers, algunos C-130, los aviones cisterna más antiguos y el A-10 Warthog como ejemplos de aeronaves anticuadas que -si bien fueron útiles durante las misiones de contrainsurgencia en Oriente Medio durante las últimas dos décadas- tendrían dificultades en un conflicto con China.

“Si no es una amenaza para China, ¿por qué lo hacemos?” preguntó Kendall al describir su mentalidad.

China ha centrado sus propios esfuerzos de modernización en formas de derrotar a los activos estadounidenses de alto valor, explicó Kendall – “de los cuales el número es bastante bajo”.

Ahora, Estados Unidos tiene que responder a eso, añadió. Pero la avanzada edad de la flota aérea, que tiene una media de 30 años, es un “ancla que frena a la Fuerza Aérea”.

Lamentó que el servicio haya intentado durante mucho tiempo jubilar el “hierro viejo”, como el A-10, sólo para encontrar la resistencia de los legisladores que no quieren que los programas de sus estados pierdan puestos de trabajo.

La opinión de Kendall fue secundada por el máximo responsable de las Fuerzas Aéreas. En una entrevista el sábado, el jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general Charles Q. Brown, subrayó la importancia de dejar de lado algunas estructuras aéreas antiguas para permitir que el servicio incorpore más F-35 y otras aeronaves más nuevas.

“Es realmente una decisión difícil la de las cosas que tenemos que dejar de lado, y cómo hacemos la transición de las capacidades actuales que tenemos, para llegar a las capacidades del futuro”, dijo Brown cuando se le preguntó acerca de las opciones que tendrán que hacerse en la propuesta de presupuesto del Pentágono para 2023.

Añadió que la Fuerza Aérea tendrá que equilibrar el riesgo. Esto significa garantizar que los mandos de combate puedan seguir cumpliendo sus misiones y, al mismo tiempo, preservar suficientes recursos para modernizar la próxima generación de plataformas.

Durante 20 años, las Fuerzas Aéreas han operado principalmente en el entorno permisivo de Oriente Medio, sin preocuparse de adversarios con sistemas antiaéreos avanzados.

Eso cambiaría en un conflicto con un adversario par o casi par como China, que cuenta con importantes armas para negar el acceso de EE.UU. a su espacio aéreo.

Brown dijo que las aeronaves -incluidos ciertos cazas, aviones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y aviones de mando y control- que pueden no estar bien adaptadas a un entorno más disputado, o aquellas que son más antiguas o con mayores costes de mantenimiento, podrían estar entre las que se consideren para su retirada.

Brown se negó a nombrar aviones concretos, pero el proyecto de presupuesto de la Fuerza Aérea para el año fiscal 2022, publicado a principios de este año, pedía retirar docenas de A-10, F-15C y D y F-16, KC-135 y KC-10, C-130 y RQ-4 Global Hawks.

La Fuerza Aérea está esperando la aprobación final de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional para ver qué es lo que el Congreso finalmente permitirá al servicio retirar, dijo Brown.

Dijo que el futuro de las aeronaves ISR de la Fuerza Aérea debe ser “sobreviviente, conectado y persistente”. Citó el derribo en 2019 de una variante del Global Hawk por parte de Irán como ejemplo de que los aviones ISR deberán ser capaces de sobrevivir en un entorno disputado.

Si el Congreso no permite tales retiros, señaló Brown, aumentará el riesgo que enfrenta el servicio en un conflicto de alto nivel.

“No tendremos las capacidades para cualquier crisis y contingencias futuras”. “Eso me preocupa. Si no [cambiamos], vamos a perder aspectos de nuestra seguridad nacional porque nos aferramos al pasado.”

Poco después de convertirse en jefe de Estado Mayor, Brown publicó un documento titulado “Acelerar el cambio o perder”, en el que exponía sus puntos de vista sobre cómo las Fuerzas Aéreas tienen que adaptarse a un mundo en el que el dominio militar de Estados Unidos no está asegurado, y China y Rusia están envalentonadas.

Cuando se le preguntó si el Congreso permite a las Fuerzas Aéreas acelerar el cambio, respondió: “en algunos casos”.

Dijo que, aunque el proyecto de ley anual de política de defensa aún no ha sido aprobado por el Congreso, tiene indicios de que permitirá a la Fuerza Aérea dar algunos de los pasos que ha estado tratando de lograr.

El senador retirado Jim Talent, republicano de Missouri, dijo en el panel que la financiación del ejército no ha sido suficiente para desplegar las fuerzas necesarias para disuadir a posibles adversarios, y no tiene el resto de la década para esperar hasta que pueda hacerlo.

Como resultado, indicó Talent, el ejército está teniendo que elegir contra qué amenazas se protege, porque no ha podido construir la capacidad necesaria.

Stephen Losey

5 thoughts on “El nuevo objetivo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, deshacerse de los aviones que no asustan a China.

  • el 6 diciembre, 2021 a las 17:22
    Permalink

    Precioso avion, esta claro, de que si hay follon en Europa, nos vamos a tener que defender solitos.

    Respuesta
  • el 7 diciembre, 2021 a las 05:38
    Permalink

    Este avión ha matado a muchos soldados americanos en “fuego amigo”

    Respuesta
    • el 7 diciembre, 2021 a las 09:07
      Permalink

      Hay mucha gente que no duerme bien porque hay que estar a la par del otro…..seguimos siendo los mismos de hace 10000 años atrás peleando por lo mismo pero en vez de un palo o una piedra ahora con juguetes de alta tecnología. Cambiaremos algún día ?

      Respuesta
  • el 7 diciembre, 2021 a las 11:23
    Permalink

    Que pregunten a los soldados del Army que opinan sobre la idea de retirar el A10. Os cuento algo personal yo he tenido encima de mi cabeza volando “bajo” F16 que chulo oye, pero nuestro bizcochos mas…. pero cuando tienes el A10, y le ves el morro, que es un cañón con una alas y unos motores pegados….. lo primero que piensas (y pensamiento compartido) es que estos siempre vayan contigo… Y fue en España.
    Solución que les pasen los aviones y el presupuesto al Army, a ver que cara se le pone al Sr. Gral de la USAF, y el A35 (no es una errata) no puede hacer lo que hace el A10.

    Respuesta
    • el 7 diciembre, 2021 a las 12:09
      Permalink

      Las pruebas de capacitación del F-35 comparado con el A-10 fueron de risa tongo del bueno no podia bajar el A-10 a menos de 3000 metros e iba limitado dos bombas guiadas dos maverick y solo 400 proyectiles.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.