El nuevo portaaviones de China podría incluir tecnología EMALS

Las fotos de satélite muestran al portaaviones dispuesto en bloques de casco en el astillero de Jiangnan, en las afueras de Shanghai.

Fuentes de los medios de comunicación señalan que el último superportaviones de China podría muy bien llevar la última tecnología de lanzamiento EMALS (Sistema de Lanzamiento Electromagnético de Aviones), similar al último portaviones de la Marina de EE.UU., el Gerald R. Ford (CVN-78)

China ha estado haciendo progresos constantes en la construcción de su tercer portaaviones, el primero que se espera que iguale a los “superportaaviones” de la flota de EE.UU. en tamaño y capacidad, de acuerdo con las fotos de satélite y el análisis del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, según Richard Sisk de Military.com.

El Global Times de China también informó el 20 de septiembre que el nuevo portaaviones podría ser botado a finales de este año o principios del próximo.

El informe también cita a un experto militar no identificado que dice que el nuevo portaaviones “probablemente” tendrá un sistema de lanzamiento de aviones electromagnético, similar al del más reciente portaaviones Gerald R. Ford.

Los otros 10 portaaviones de la flota estadounidense utilizan catapultas a vapor para lanzar los aviones.

El CSIS (Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales) dijo que aún no es posible confirmar si el nuevo buque tendrá el sistema de lanzamiento electromagnético, “pero fuentes no oficiales sugieren que China ha hecho un avance significativo en el desarrollo de esta tecnología”.

En su informe, el CSIS incluye fotos satelitales de alta resolución que muestran al portaaviones dispuesto en bloques de casco en el astillero de Jiangnan en las afueras de Shanghai.

El CSIS estima que la eslora de los bloques del casco del futuro portaaviones está alrededor de 297 metros, pero añadió, “A medida que la construcción continúa, esperamos que el buque se alargue varios metros con la incorporación de la cubierta de vuelo”.

En comparación, la longitud del Ford es de 337 metros.

China tiene actualmente dos portaaviones: el Liaoning, un buque de guerra de la era soviética convertido, y el Shandong de construcción nacional. Ambos cuentan con cubiertas de vuelo inclinadas de “salto de esquí” para lanzar los aviones.

El EMALS (Electromagnetic Aircraft Launch System) utiliza una oleada de electricidad para generar corrientes eléctricas con fuertes campos magnéticos.

Se supone que es más fácil de operar, más suave en los aviones, y capaz de lanzar más aviones al aire en un período de tiempo más corto que las catapultas de vapor.

Otra ventaja: El sistema de control de lanzamiento de las catapultas electromagnéticas sabe qué velocidad debe tener un avión en cualquier punto de la secuencia de lanzamiento, y puede hacer ajustes durante el proceso para asegurar que un avión esté dentro de las 3 millas por hora (4,83 km/h) de la velocidad de despegue deseada.

Por el contrario, una vez que un lanzamiento ha comenzado en el sistema de vapor, no se pueden hacer ajustes.

Si se utiliza demasiado vapor, el tren de aterrizaje de la rueda delantera, que se fija a la catapulta, puede arrancarse de la aeronave. Si se utiliza muy poco vapor, el avión no alcanzará la velocidad de despegue y caerá al agua.

Una catapulta electromagnética puede lanzarse cada 45 segundos. Cada lanzamiento de tres segundos puede consumir hasta 100 millones de vatios de electricidad, aproximadamente lo que una pequeña ciudad usa en la misma cantidad de tiempo.

En los generadores de a bordo desarrollados para catapultas electromagnéticas, la energía eléctrica se almacena cinéticamente en rotores que giran a 6.400 rpm.

Cuando se da una orden de lanzamiento, la energía se extrae de los generadores en un pulso de dos o tres segundos, como una ráfaga de aire que sale de un globo.

A medida que se extrae la energía, los generadores disminuyen la velocidad y la cantidad de electricidad que producen disminuye constantemente.

Pero en los 42 segundos restantes entre lanzamientos, los rotores giran de nuevo a su capacidad, preparándose para liberar otra ráfaga de energía.

En su informe anual al Congreso sobre la fuerza militar de China, publicado el 1 de septiembre, el Departamento de Defensa estimó que el tercer portaaviones de China podría estar operativo para el año 2023.

En el informe también se indica que el ejército chino ya ha superado a los EE.UU. en el desarrollo de misiles, en el número de buques de guerra y en los sistemas de defensa aérea.

Dave Makichuk

6 thoughts on “El nuevo portaaviones de China podría incluir tecnología EMALS

  • el 23 septiembre, 2020 a las 15:25
    Permalink

    Seguimos con el mantra del los EMAlS en los portaaviones chinos. Pero nadie los ha visto. Y ya estamos acostumbrados a las fanfarronadas chinas.

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2020 a las 20:23
    Permalink

    O una de dos, o si tienen el EMALS, es más que posible que hayan robado PRESUNTAMENTE esa tecnología de USA( china tiene miles de hackers trabajando para el gobierno chino , y no sólo eso, sino que China manda a sus estudiantes más brillantes a todo occidente para analizar, aprender, etc.. todo lo relacionado con los avances en muchos ámbitos, incluído el militar aunque ésto último los hackers chinos suelen llevar la carga pesada de la “investigación”….

    O la segunda opción, es que no tengan EMALS o como mucho un sucedáneo que no llega ni a la mitad del original, pero la propaganda es poderosa…

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2020 a las 22:01
    Permalink

    Les deben faltar algunos planos que robar

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2020 a las 06:06
    Permalink

    Yo sí me lo creo, esto es para que nos demos cuenta de lo profundamente corrupta que ha sido la administración de Hussein Obama y su ejecutora en negocios turbios Hilary Clinton (26 personas estrechamente vinculadas a la fundación Clinton han aparecido suicidadas, asesinadas o muertas en accidentes sin testigos) han vendido a China multitud de secretos tecnológicos y de defensa que costaron décadas de desarrollo por los USA.

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2020 a las 16:24
    Permalink

    El problema de decir que los chinos lo roban todo es que las víctimas del robo, osea EEUU, pecan de ser unos pardillos. Como no me creo esto último, tampoco me creo lo primero.

    Respuesta
  • el 25 septiembre, 2020 a las 01:27
    Permalink

    Coincido con Chang en ese punto. Se puede demostrar que muchos funcionarios de ese gobierno eran venales y se sabe que China accedió a numerosas tecnologías por medio del soborno, además del espionaje. Por ejemplo, es muy probable que el J-20 se haya beneficiado en algunos aspectos de esas prácticas, tales como el recubrimiento RAM o los componentes esenciales para el radar AESA (a pesar de sus esfuerzos en I+D+i China estuvo diez años intentando producir un radar AESA para aviones de combate), además de acceder al proyecto de Mikoyan relativos a la competición PAK-FA (de la que salió vencedora Sukhoi con el que luego se convertiría en el Su-57) que fue tomado como base estructural y aerodinámicas del caza chino. Por ello es muy probable que China haya accedido también a tecnologías relacionadas con los desarrollos estadounidenses del EMALS y por consiguiente crear una catapulta equivalente. Si tiene el suficiente desarrollo o no para resultar operativa, no tardaremos en averiguarlo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com