El nuevo submarino nuclear de la India provoca que Pakistán renueve la carrera armamentista.

Islamabad busca la manera de responder, pero la crisis financiera complica la estrategia.

Pakistán ha prometido contrarrestar el exitoso lanzamiento de un nuevo submarino de propulsión nuclear por parte de la India, una medida que ha desbaratado el delicado equilibrio militar entre los vecinos poseedores de armas nucleares.

Islamabad ha dicho que la última acción de Nueva Delhi intensificará una carrera armamentística que podría atraer a China a la contienda. Pakistán está inmerso en una crisis financiera que podría forzarlo a recurrir a Pekín en busca de ayuda militar.

“Nadie debería dudar de la determinación y la capacidad de Pakistán para hacer frente al reto que plantean los últimos acontecimientos”, dijo Mohammad Faisal, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán. El comentario de Faisal se produce tres días después de que el primer ministro indio, Narendra Modi, el 5 de noviembre, anunciara que el Arihant, el primer submarino de propulsión nuclear construido en la India, había completado recientemente su primera patrulla.

India tiene previsto construir tres submarinos nucleares más. Los líderes han afirmado que el programa completará una “tríada” y dará a India la capacidad de lanzar cargas nucleares desde tierra, aire y mar.

Los submarinos mejorarán en gran medida la capacidad de “segundo ataque” de la India. Una flota de submarinos es ampliamente reconocida como la plataforma más fiable que un país golpeado por las armas nucleares puede utilizar para disparar una respuesta.

Las autoridades paquistaníes advierten que la tríada de la India obligará a Islamabad a responder en especie para disuadir a los responsables de la India de considerar la opción nuclear durante un conflicto futuro.

El despliegue de un submarino nuclear constituye un acontecimiento inquietante para los dos países de Asia meridional. “Este hecho solo alimentará la carrera nuclear”, dijo un diplomático occidental en Islamabad, que pidió no ser identificado.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, India y Pakistán poseen cada uno hasta 150 armas nucleares. “La decisión de la India de producir submarinos nucleares es una importante escalada en el campo nuclear”, dijo Talat Masood, teniente general retirado de Islamabad. “Pakistán sin duda intentará igualarse. Una vez que también coloque sus armas nucleares en submarinos, que son extremadamente difíciles de detectar, la toma de decisiones nucleares se vuelve mucho más compleja. Ahora hay un gran interrogante sobre cómo responderá Pakistán y también cómo responderá China”.

Un diplomático occidental señaló la posibilidad de que Pekín arrendara submarinos nucleares a Islamabad. China ha sido un aliado cercano de Pakistán y tiene interés geopolítico en contrarrestar los movimientos militares de India.

Según se informa, la India gastó más de 12.000 millones de dólares en el Arihant. Muchos expertos se muestran escépticos de que Pakistán, que actualmente sufre una crisis de balanza de pagos, tenga miles de millones de dólares que podrían usarse para desarrollar un submarino similar.

El alquiler submarino no es nada nuevo. Rusia en el pasado arrendó un submarino nuclear a la India. “No me sorprendería si un día escucháramos que los chinos simplemente han seguido con Pakistán lo que Rusia hizo con India hace algún tiempo”, dijo el diplomático.

China ya ha comenzado a estrechar sus lazos con la marina de Pakistán. Tiene un contrato para suministrar cuatro nuevos submarinos convencionales a Pakistán para 2022 y otros cuatro para 2028. Esto es además de haber suministrado aviones de combate y armamento terrestre a la fuerza aérea y al ejército de Pakistán.

Pakistán ha representado el 42% de las ventas totales de armas de China desde el 2000 hasta el 2014, según un informe publicado por el grupo de expertos estadounidense Rand.

Pakistán también podría considerar la posibilidad de construir más bombas nucleares y colocar algunas armas a gran profundidad, donde podrían sobrevivir mejor a un primer ataque. “Lo que es seguro es no nos vamos a quedar inactivos mientras que la India obtiene una ventaja nuclear para amenazarnos”, dijo un alto funcionario del gobierno pakistaní. “Pakistán tendrá que contrarrestar el desafío del submarino nuclear de la India, de una forma u otra”.

Siemon Wezeman, investigador principal del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, dijo que Pakistán tiene tiempo para formular una estrategia, ya que India aún no ha desplegado los cuatro submarinos portadores de misiles balísticos. Añadió que otras grandes potencias nucleares como el Reino Unido y Francia han construido al menos cuatro submarinos nucleares para poder “ocultar al menos uno en un momento dado”.

En el fondo, dijo Wezeman, los submarinos “son difíciles de encontrar y destruir”.

Pakistán y la India han librado tres grandes guerras y muchas escaramuzas a lo largo de sus 71 años de historia. Siguen desplegando grandes fuerzas militares en la región montañosa de Cachemira, que ha sido un punto de gran tensión desde 1947, cuando los países se independizaron.

Nikkei Asian Review

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com