El Pentágono dejará de entrenar a los pilotos turcos en los F-35 por la compra del S-400.

El Pentágono anunció ayer que dejará de entrenar a los pilotos turcos para volar aviones F-35 porque Turquía sigue persistiendo en sus planes de adquirir un sofisticado sistema de defensa aérea de Rusia.

Los 42 pilotos turcos han estado entrenando en Arizona y Florida desde el año pasado, anticipándose al envío del primero de los 100 F-35 que Ankara se comprometió a comprar. Los pilotos deberán abandonar Estados Unidos antes del 31 de julio, fecha límite que el gobierno de Washington le ha dado a Turquía para renunciar a la compra de los sistemas rusos S-400.

En una carta enviada el jueves a su homólogo turco, el secretario de defensa en funciones Patrick Shanahan, le informa que el personal turco tampoco puede participar en actividades de gestión relacionadas con el programa F-35 , un consorcio de varios países aliados, cada uno de los cuales es responsable de la construcción de partes de la aeronave

Las empresas turcas producen actualmente casi 1.000 piezas para el F-35, incluidos los componentes del tren de aterrizaje y del fuselaje. El Pentágono está trabajando con Lockheed Martin, el constructor del avión, para encontrar nuevos fabricantes de piezas que se hacen en Turquía.

El anuncio ha sido la última salva en las disputas entre los dos aliados de la OTAN sobre una serie de temas, incluyendo el apoyo de Estados Unidos a los combatientes kurdos sirios que han sido la principal fuerza de tierra en la campaña contra el Estado Islámico en Siria. Las negociaciones sobre la retirada del grupo de combate kurdo, que Turquía considera una organización terrorista, están en curso.

Los funcionarios estadounidenses han dicho que tienen esperanzas de que la situación kurda pueda resolverse. Pero el optimismo sobre las compras de defensa se está desvaneciendo rápidamente.

En su carta al ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, Shanahan insiste que todavía hay tiempo para que Turquía “cambie de rumbo en los sistemas S-400”.

Pero “mientras buscamos mantener nuestra valiosa relación”, señala la carta, “Turquía no recibirá el F-35 si Turquía acepta la entrega del sistema ruso”.

La administración Trump y la OTAN han manifestado que tener el sistema S-400 cerca del F-35, el caza más avanzado de Estados Unidos, le permitiría a Moscú aprender mucho sobre el perfil del radar del avión y sus posibles vulnerabilidades.

Turquía ha rechazado ese argumento y ha dicho que podría mantenerlos separados de manera segura. Por otro lado, también sostiene que la contraoferta de 3.500 millones de dólares hecha por Estados Unidos para venderle su sistema de defensa antimisiles Patriot ha llegado demasiado tarde, es demasiado costosa y carece de las estipulaciones de coproducción necesarias.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha llamado en repetidas ocasiones a la compra en 2017 del sistema ruso, una decisión soberana del gobierno turco y un “acuerdo ya hecho”. Sergey Chemezov, jefe del conglomerado de desarrollo de defensa estatal de Rusia, Rostec, dijo en una entrevista en la televisión de Moscú el viernes que el personal turco ya había completado su entrenamiento en Rusia sobre el S-400 y espera comenzar las entregas en dos meses.

Además de amenazar la seguridad del F-35, dijo Shanahan, la compra rusa “obstaculizará la capacidad de su país para mejorar o mantener la cooperación con Estados Unidos y dentro de la OTAN, conducirá a la excesiva dependencia estratégica y económica de Turquía de Rusia, y socavará la propia industria de defensa de Turquía y sus ambiciosos objetivos de desarrollo económico”.

Representantes de ambos gobiernos, han entablado intensas negociaciones durante los últimos meses, con Estados Unidos tratando de endulzar su oferta de misiles Patriot. Los funcionarios turcos han señalado que estarían encantados de comprar ambos sistemas. Pero Ankara ha cuestionado la etiqueta de precio del Patriot y la capacidad de Estados Unidos para garantizar la entrega a tiempo para cumplir con lo que ambas partes acuerdan que son las urgentes necesidades de defensa de Turquía.

El Congreso también ha amenazado con imponer sanciones contra Turquía, en virtud de una ley de 2017 firmada por el Presidente Trump, si continúa con la compra rusa.

The Washington Post

2 comentarios en “El Pentágono dejará de entrenar a los pilotos turcos en los F-35 por la compra del S-400.

  • el 9 junio, 2019 a las 10:38
    Permalink

    Oportunidad única para que nuestro ejército de aire y especialmente la armada entren a formar parte del programa F35. Además, la industria aeronáutica española podría salir muy beneficiada.

    Respuesta
    • el 9 junio, 2019 a las 14:02
      Permalink

      Eso díselo a nuestro gobierno el más inútil que hay!!!

      Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com