El Pentágono necesita 380 aviones para 2020, pero una de las compras causa recelo.

El Presupuesto de la Administración de Trump para 2020 ha sido dado a conocer, y en él, se destacan algunas compras que a ojos de expertos en defensa, son cuanto menos extrañas. El Pentágono está pidiendo un pequeño aumento respecto a los aviones que recibió en 2019. En un rápido recuento de las aeronaves muestra que el número de aviones de combate y de vehículos aéreos no tripulados que piden los servicios ha disminuido, mientras que el número de helicópteros ha aumentado. Además, la Fuerza Aérea está comprando ocho nuevos F-15 en un acuerdo extraño, dada la carrera laboral del actual Secretario de Defensa en funciones.

El recuento, compartido en Twitter por el editor de la revista de defensa Aviation Week & Space Technology Stephen Trimble, muestra un ligero aumento de 17 aviones de un año a otro, pasando de 362 autorizados en 2019 a 379 propuestos para 2020. Los aviones se dividen en las siguientes categorías:

Avión F-15EX

Cazas: El Departamento de Defensa quiere 110 cazas más en el año 2020, frente a 117 en 2019. La Fuerza Aérea pide 48 F-35A, ocho menos que en 2019. Los Marines sólo quieren 10 F-35B, menos de la mitad de los que compraron en 2019. Sólo la Armada está comprando más F-35, pidiendo 20 del modelo F-35C con capacidad para portaaviones, además de 24 Super Hornets F/A-18E/F.

Lo extraño aquí es que la Fuerza Aérea está pidiendo ocho cazas F-15EX, como parte de una meta para comprar 80 aviones hasta 2024. Al mismo tiempo, la misma Fuerza Aérea está pidiendo ocho F-35 menos y siempre ha manifestado que no gastaría dinero en nuevos aviones F-15 a expensas del programa F-35, sin embargo, a ojos de los expertos, eso parece ser exactamente lo que ha sucedido.

Según la secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson, que dejará su cargo en el mes de mayo, el presupuesto de la USAF para 2020 originalmente no incluía los F-15. El grupo de vigilancia Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética ha presentado una queja ante el Pentágono alegando que el Secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, que ha sido empleado de la empresa Boeing durante 30 años, ha intervenido para forzar a la Fuerza Aérea a comprar los F-15 de Boeing por encima del F-35.

Vehículo aéreo no tripulado Reaper MQ-9.

Otras aeronaves: la Fuerza Aérea está solicitando para el año fiscal 2020, 12 aviones cisterna Pegasus KC-46A, tres menos que en 2019. De este avión se cree que la Fuerza Aérea pedirá al menos 179 aeronaves, y a este ritmo, se necesitarán unos quince años para comprarlos todos. También está pidiendo otro escuadrón de 24 Reaper MQ-9A y una docena de helicópteros de búsqueda y rescate de combate HH-60W.

La Armada y los Marines, por otro lado, están pidiendo tres cisternas KC-130J, seis aviones de patrulla marítima P-8A Poseidón y dos vehículos aéreos no tripulados de largo alcance MQ-4C Tritón. La USAF también quiere comprar 22 F-5 Tiger II, recientemente retirados de la Fuerza Aérea Suiza, para que actúen como aviones agresores contra los que entrenar a los pilotos de caza de la Armada y del Cuerpo de Marines.

Helicópteros de ataque AH-64E Apache Guardian de la 1ª División de Caballería, 2019.

Helicópteros: más de la mitad de la solicitud de aviones del Pentágono para 2020 consiste en helicópteros, y el Ejército se lleva la mayor parte. El Ejército solicitará 48 helicópteros AH-64 Apache remanufacturados al nuevo estándar AH-64E Apache Guardian, suficiente para dos batallones de helicópteros de ataque. También está pidiendo 73 helicópteros de transporte UH-60M Blackhawk, unos 15 más de los que recibió en 2019. Y nueve helicópteros de carga pesada CH-47 Chinook completan la solicitud del Ejército.

Con algunas excepciones, el resto de los helicópteros van a la Infantería de Marina. Los Marines están pidiendo seis de los enormes y costosos helicópteros CH-53K King Stallion, diez MV-22 Ospreys y seis helicópteros VH-92A, también conocidos como el nuevo Marine One del presidente de Estados Unidos.

Concepción artística del helicóptero VH-92A, también conocido como “Marine One”.

¿Los servicios obtendrán lo que piden? Es probable, aunque la división del control del Congreso en una Cámara de Representantes Demócrata por un lado y un Senado republicano por otro, podría complicar los planes de los servicios. La Cámara de Representantes, en particular, seguramente analizará con detenimiento la controversia del F-15EX e incluso podría negarse a financiarla, para alivio de la Fuerza Aérea. Los servicios pueden incluso obtener más aviones de los que solicitan, ya que se sabe que el Congreso ha añadido algunos aviones adicionales.

Kyle Mizokami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com