El Pentágono prevé ventas de F-35 a Grecia, Rumanía y Polonia.

Estados Unidos está considerando la posibilidad de aumentar las ventas de los aviones de combate F-35 fabricados por Lockheed Martin Corporation, a cinco nuevos países, entre ellos Rumania, Grecia y Polonia, a medida que los aliados europeos aumentan sus presupuestos de defensa ante el fortalecimiento de Rusia, declaró ayer jueves un alto funcionario del Pentágono ante el Congreso.

En un testimonio escrito presentado ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos y visto por la agencia Reuters, el vicealmirante Mathias Winter,  jefe de la oficina del Pentágono para el F-35, dijo que “los futuros clientes potenciales del programa de Ventas Militares Extranjeras (Foreign Military Sales o FMS) incluyen a Singapur, Grecia, Rumania, España y Polonia.”.

Las noticias de los nuevos clientes coinciden con las tensiones, cada vez más fuertes, entre Estados Unidos con el socio de desarrollo del F-35, Turquía, por los planes de Ankara de comprar el sistema de misiles ruso S-400.

Las ventas de militares extranjeros como las del F-35 se consideran acuerdos de gobierno a gobierno donde el Pentágono actúa como intermediario entre el contratista de defensa y un gobierno extranjero.

Otros aliados de Estados Unidos han estado considerando la posibilidad de comprar el avión, entre ellos Finlandia, Suiza y los Emiratos Árabes Unidos.

El testimonio presentado por Winter, que se hará público hoy viernes, señala que Estados Unidos responderá a todas las solicitudes oficiales de información que le lleguen sobre el avión.

El año pasado, Bélgica se incorporó a los países compradores del F-35, y lo eligió en lugar del Eurofighter Typhoon para reemplazar sus envejecidos F-16 en un acuerdo de 4.000 millones de euros (4.550 millones de dólares).

Bajo la presidencia de Donald Trump, Estados Unidos ha puesto en marcha un plan llamado “Buy América” que relaja las restricciones sobre las ventas y alienta a los funcionarios estadounidenses a desempeñar un papel más importante en el aumento de los negocios en el extranjero para la industria armamentística de Estados Unidos.

Lockheed Martin, el contratista principal del avión, está desarrollando y construyendo tres modelos de aviones de combate para el ejército estadounidense y otros 10 países que se han comprometido a comprar los aviones: Gran Bretaña, Australia, Italia, Turquía, Noruega, los Países Bajos, Israel, Japón. , Corea del Sur y Bélgica.

Las ventas de armas de Estados Unidos a gobiernos extranjeros aumentaron un 13 por ciento hasta alcanzar los 192.300 millones de dólares en el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, indicó el Departamento de Estado en noviembre.

Lockheed Martin entregó un total de 91 aviones de combate F-35 a Estados Unidos y a sus aliados durante el año 2018.

Reuters

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com