El Pentágono rechaza la petición de Trump de un gran desfile militar de despedida.

La petición del presidente Donald Trump de un desfile de despedida al estilo militar al dejar el cargo ha sido rechazada por el Pentágono.

La semana pasada la CNN informó que el presidente Trump quería que su salida de Washington implicara una “despedida al estilo militar y una multitud de seguidores” el miércoles 20 de enero, el mismo día en que Joe Biden preste juramento durante la toma de posesión cerrada al público.

Sin embargo, la web de defensa y seguridad nacional estadounidense Defence One informó que el Pentágono, en una ruptura con la tradición reciente, no acogerá un homenaje de “Despedida de las Fuerzas Armadas” a Trump.

Dos altos oficiales de defensa confirmaron que no se está planeando una despedida militar para el comandante en jefe saliente.

No estaba claro dónde se habría realizado el desfile de despedida – en la Casa Blanca, en la Base Conjunta Andrews o en su destino final de Palm Beach.

Cuando el mandato de Trump termine oficialmente al mediodía del día de la inauguración de Joe Biden, espera estar en su club Mar-a-Lago en el sur de Florida o jugando en su campo de golf cercano.

Desde la presidencia de Ronald Reagan, el Departamento de Defensa ha organizado un homenaje de “Despedida de las Fuerzas Armadas” al final del mandato de los presidentes.

Las ceremonias incluyen que los miembros de las fuerzas armadas vean al presidente en persona y, por lo general, su comandante en jefe muestra su agradecimiento por su compromiso y sacrificio.

En otra ruptura con la tradición, Trump no participará en ninguno de los eventos tradicionales de fin de mandato.

No participará en ninguno de los rituales de entrega que los titulares suelen hacer para dar la bienvenida a los presidentes recién elegidos, como dejar una carta de consejo al nuevo presidente o mantener una conversación personal.

En 2019, Trump organizó un desfile el 4 de julio, Día de la Independencia, en Washington.

Se desviaron millones de dólares para celebrar el desfile de “Saludo a América”, que incluía tanques por las calles de la capital de la nación y aviones militares que participaban en un sobrevuelo del Capitolio.

Los actos incluyeron un discurso de Trump, una inspección de las tropas y un tradicional espectáculo de fuegos artificiales.

El presidente no ha admitido que perdió la elección frente a Biden, pero ha prometido que habrá una “transición pacífica del poder”.

Mientras tanto, pequeños grupos de manifestantes de derecha -algunos de ellos portando rifles- se han reunido mientras las tropas de la Guardia Nacional y la policía vigilan para evitar que se repita la violencia que estalló en el Capitolio.

La seguridad se ha incrementado en los últimos días después de que el FBI advirtiera de la posibilidad de que se produjeran protestas armadas en Washington antes de la toma de posesión del presidente electo Biden.

Nzherald.co.nz

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.