El portaaviones Cavour de la Marina italiana continúa con sus trabajos de modernización y reestructuración

El portaaviones italiano Cavour (C-550) que ha estado en proceso de modernización y reestructuración desde diciembre de 2018, ayer dejó el dique seco de Edgardo Ferrati en el Arsenal Naval de Taranto después de completar sus trabajos que comenzaron el 20 de julio.

Desde diciembre de 2018 el portaaviones de la Armada italiana ha continuado con los trabajos de modernización y reestructuración, incluyendo el importante mantenimiento periódico, además del refuerzo metálico de la cubierta de vuelo para resistir el impacto termodinámico de los aviones F-35B. Los trabajos en el casco se llevaron a cabo mediante la aplicación de un recubrimiento de pintura de última generación para la  protección del medio ambiente marino.

Los trabajos de modernización finalizarán en la primavera de 2020 y son realizados por personal de las principales industrias nacionales del sector naval, como Fincantieri y Leonardo, pero también gracias a las pequeñas y medianas empresas de Taranto, además de la mano de  obra altamente competente del propio arsenal.

La decisión de la Marina de realizar las obras de transformación del portaaviones Cavour en el Arsenal de Taranto es una expresión del compromiso de las Fuerzas Armadas de apoyar a la ciudad en un momento de recaída de las dificultades económicas en la región.

Además, gracias a la adquisición de nuevos conocimientos, habilidades de ingeniería técnica, tecnológica y logística, el objetivo era mejorar la industria de construcción local y prepararse para las futuras necesidades de la flota en los próximos años, como las nuevas fragatas y los nuevos buques de patrulla multipropósito.

El Arsenal Naval se confirma así como la empresa productora de defensa más importante de la región, fuertemente integrada en el tejido productivo de la ‘ciudad de los dos mares’ y como motor de desarrollo y perspectivas de crecimiento de la industria nacional y local.

Al final de las actividades de mantenimiento, el portaaviones Cavour se someterá a un período de entrenamiento para prepararse para su partida a los Estados Unidos, donde realizará pruebas con el avión F 35B a bordo.

El barco y su componente aerotransportado son capacidades especializadas de la Marina y decisivas para la seguridad del país, tales como herramientas flexibles y remotamente proyectables capaces de garantizar la defensa de los intereses nacionales “en el mar y desde el mar”.

Con la entrada en servicio del nuevo avión, la Marina de Itália, la US Navy y la Royal Navy británica serán las únicas fuerzas navales en el mundo con portaaviones capaces de operar el avión F-35.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com