El portaaviones chino Liaoning regresa a su base después de un mes de entrenamiento.

El primer portaaviones de China, el Liaoning, regresó a su puerto de origen de Qingdao ayer jueves después de casi un mes de entrenamiento en alta mar, según informó el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Según analistas militares, al buque de guerra se le unieron al menos cinco buques de escolta, y durante el tiempo de los ejercicios demostraron que su tripulación no se había visto afectada por la pandemia del coronavirus  y que seguía lista para el combate.

Los simulacros anuales en toda la región incluyeron intensas y complicadas operaciones aéreas y marítimas, dijo el diario oficial PLA Daily en un post en las redes sociales.

“Los ejercicios han mejorado aún más el nivel de entrenamiento de combate real del grupo de ataque del portaaviones Liaoning, poniendo a prueba su capacidad de combate sistemático”, decía el comunicado en WeChat, sin dar otros detalles.

Fue la sesión de entrenamiento más larga de la armada de China desde que el Ejército Popular de Liberación reanudó todos los simulacros a gran escala en marzo,

Después  de que fueron suspendidos debido a las interrupciones en el transporte y los recursos militares en todo el país a medida que el virus mortal se extendió rápidamente.

El experto naval de Pekín Li Jie, dijo que era importante que el portaaviones volviera a las actividades de entrenamiento.

“El reciente entrenamiento del grupo de ataque del portaaviones Liaoning es muy significativo porque es una prueba de que ninguno de los 2.000 marineros y comandantes  del barco han sido afectados por Covid-19, y tampoco lo han sido los otros soldados y personal de los buques de guerra y unidades de apoyo “, dijo Li.

La situación del coronavirus se ha aliviado en China, donde los primeros casos se notificaron a finales del año pasado, pero sigue extendiéndose por todo el mundo y ha infectado a más de 3.2 millones de personas matando a más de 233.000.

El virus también ha afectado a los miembros de la tripulación de al menos 40 buques de guerra de la Marina de EE. UU., y Li dijo que dejaba a China con el único portaaviones operativo en la región.

“Dado que los cuatro portaaviones estadounidenses en la región del Indo-Pacífico han sido afectados por la pandemia, China es el único país que puede operar un portaaviones en la zona”, afirmó.

El ministerio de defensa de Taiwán informó recientemente que la flotilla del Liaoning había navegado por el estrecho de Taiwán dos veces el mes pasado mientras se dirigía hacia el Pacífico occidental, lo que provocó que la isla autónoma alertara sus aviones y enviara buques de guerra para controlar sus movimientos.

El Ministerio de Defensa de Japón dijo que el Liaoning estaba escoltado por dos destructores, dos fragatas y un barco de suministros, y que habían pasado por el Canal Bashi, una vía fluvial hacia el sur de Taiwán, y se dirigían hacia las aguas al este de Taiwán.

A medida que las tensiones continúan a fuego lento entre Taipei y Pekín, el EPL ha intensificado las actividades en torno a la isla, que el continente considera como parte de su territorio en espera de la reunificación.

El comentarista militar con sede en Hong Kong, Song Zhongping, dijo que los últimos simulacros navales también tenían como objetivo aumentar la presión sobre las fuerzas independentistas de Taiwán, así como sobre los países extranjeros que tratan de intervenir en los asuntos del Estrecho.

“Las fuerzas independentistas de Taiwán se han vuelto más activas y están tratando de sacar ventaja en medio de la pandemia”, dijo el comentarista militar de Phoenix Television.

“El Liaoning desempeñaría un papel importante en el plan del EPL para unificar a Taiwán por la fuerza al continente, por lo que es necesario que el grupo de ataque del portaaviones vuelva a las operaciones, intensifique el entrenamiento y envíe una advertencia a Taipei”, agregó.

Lu Li-Shih, ex instructor de la academia naval en Taiwán, señaló que la Marina del EPL había realizado regularmente simulacros en las aguas al este de Taiwán en los últimos años para evitar la vigilancia de los satélites estadounidenses.

Minnie Chan

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com