El portaaviones: el arma que se niega a hundirse.

El portaaviones es el arma cuya muerte se escribe constantemente, pero que también se niega a morir. Hace veinte años, durante el auge de la moda de la “revolución en los asuntos militares”, el portaaviones fue tachado como un dinosaurio.

En un futuro previsible en el que la guerra consistía en ser pequeño, furtivo y rápido, se consideró que un portaaviones de 80.000 toneladas era demasiado grande y pesado, mientras que su función podía ser reemplazada por misiles y armas guiadas por precisión. Por otra parte, los portaaviones eran considerados como “imanes de misiles de crucero”: carne de cañón moderno en el nuevo espacio de batalla del siglo XXI.

Y cada vez más países, especialmente en Asia, están descubriendo el valor potencial de los portaaviones. China y la India son actualmente los únicos países asiáticos que operan grandes portaaviones de ala fija, pero es posible que pronto se sumen a ellos nuevos actores, en particular Japón y Corea del Sur (y quizás otros).

China lanza el primer portaaviones ‘hecho en casa’

China lanzó recientemente su primer portaaviones de fabricación nacional, el Type-001A. Desplazando 70.000 toneladas a plena carga, y capaz de transportar hasta 48 aviones, el Type-001A es una notable mejora con respecto al primer portaaviones chino, el Liaoning (el antiguo Varyag ex soviético reformado).

Portaaviones chino Tipo 001A

India ha operado portaaviones durante más de 50 años, aunque hasta hace poco todos sus portaaviones eran de segunda mano, adquiridos de Gran Bretaña o Rusia. Actualmente, la India opera un portaaviones, el INS Vikramaditya (el ex almirante Gorshkov de la armada rusa, de 45.000 toneladas, vendido a la India en 2004 y altamente reconstruido y reformado).

Y lo que es más importante, la India también ha construido su propio portaaviones de construcción nacional, el INS Vikrant, que actualmente está siendo sometido a pruebas en el mar y que probablemente será entregado para el año 2020.

Tailandia también opera un “portaaviones de bolsillo”, el Chakri Nareubet de 12.000 toneladas; aunque configurado para el uso de los aviones de salto AV-8S Harrier, todos los Harrier de Tailandia están actualmente inoperables, y el Chakri Nareubet solo puede volar helicópteros.

Portaaviones indio INS Vikramaditya.

Los portaaviones asiáticos actuales tienen limitaciones.

Sin duda, los portaaviones actuales de Asia tienen límites. Transportan muchos menos aviones de combate que el buque insignia de la Armada estadounidense Nimitz, un gigante de 100.000 toneladas de potencia nuclear que puede desplegar al menos 90 aviones. En comparaciónel Liaoning solo puede transportar dos docenas de aviones de combate y el Vikramaditya cerca de lo mismo.

Además, los portaaviones indios y chinos actuales, sufren por el uso del diseño de “salto de esquí”: una rampa curva en la cubierta de vuelo que permite despegar a la aeronave sin utilizar una catapulta complicada y costosa. Por desgracia, un diseño de salto de esquí limita enormemente el número de aeronaves que pueden ser operados en cualquier momento. Igual de importante es que los aviones de combate tienen que sacrificar las cargas de armas por combustible para poder despegar. Todos estos factores limitan en gran medida la potencia de fuego y el alcance de las operaciones de estos portaaviones.

A pesar de estas limitaciones, más portaaviones están llegando a Asia, y se están expandiendo en términos de número, capacidades y operadores. Tanto China como la India están planeando más portaaviones. India quiere un mínimo de tres barcos, y China podría construir hasta media docena. China ya está trabajando en su segundo portaaviones nacional, el Type-002, que será más grande (al menos 80.000 toneladas) y probablemente contará con una cubierta totalmente plana utilizando una catapulta (posiblemente un sistema de lanzamiento electromagnético de última generación, que actualmente se encuentra solo en la clase Ford de la Armada de los Estados Unidos). La India también está considerando catapultas para futuros portaaviones.

Portaaviones indio INS Vikran

Los barcos chinos e indios también son cada vez más grandes y, por lo tanto, más capaces de transportar más aviones. Esto podría ampliar en gran medida sus capacidades operativas. Incluso se especula que estos países podrían eventualmente incorporar la energía nuclear en sus sistemas de propulsión de portaaviones, aunque esto probablemente se encuentre a décadas de distancia.

Igualmente importante, al menos otros dos países de Asia y el Pacífico, Japón y Corea del Sur, están considerando la posibilidad de unirse al club de operadores de portaaviones asiáticos. Ambos países poseen en la actualidad  grandes barcos de asalto de cubierta abierta (la clase Izumo en Japón, el Dokdo en Corea); aunque estas cubiertas planas se usan actualmente solo para helicópteros, podrían convertirse en la base para pequeños portaaviones de ala fija.

En un artículo reciente de Defense News sugiere que ambos países están estudiando la posibilidad de comprar varios aviones de combate F-35B, la variante de despegue corto / aterrizaje vertical del Joint Strike Fighter. Tanto el Izumo como el Dokdo tienen plataformas de vuelo lo suficientemente largas como para acomodar el F-35B, aunque también se especula que se podrían agregar saltos de esquí a estos barcos (o construir nuevos barcos) para expandir su uso.

Portaaeronaves japonés Clase Izumo.

Otros países pronto podrían unirse en breve. Australia ha adquirido dos barcos de asalto de clase Canberra, básicamente copias del portaaviones de construcción española, el Juan Carlos I. El Canberra incluso conserva el diseño de salto de esquí del Juan Carlos y, por lo tanto, se podría equipar  rápidamente para aviones de ala fija.

Se dice que Singapur también está estudiando la posibilidad de comprar F-35B, que podría desplegarse en un nuevo barco de asalto anfibio de cubierta abierta que está construyendo.

Portaaeronaves de Corea del Sur clase Dokdo.

El simbolismo del portaaviones no debe ser subestimado.

Lejos de ser anulado, el portaaviones sigue experimentando un renacimiento. Incluso un puñado de aviones de ala fija basados ​​en portaaviones -especialmente sistemas altamente capaces como el F-35B de los EE.UU. o el Su-33 ruso- podrían desempeñar un papel decisivo en la batalla y probablemente también cambiar los equilibrios regionales de poder, especialmente en lugares como el Estrecho de Taiwán y el Mar del Sur de China. Además, los portaaviones pueden tener un considerable efecto simbólico y de señalización (las “50.000 toneladas de diplomacia”) que no deben subestimarse.

Portaaeronaves australiano HMS Canberra (Lo2)

Finalmente, poseer un número considerable de portaaviones podría tener enormes repercusiones en el funcionamiento futuro de las armadas regionales. En el caso de China, probablemente podría significar la reorganización fundamental de la Armada del PLA (PLAN) en torno a los Grupos de ataque de portaaviones (CSG), con el portaaviones en el centro de una constelación de submarinos, destructores y fragatas de apoyo -una amalgama de proyección de poder en su punto más alto. Dichos CSG se encuentran entre los instrumentos más impresionantes del poder militar, en términos de fuerza ofensiva sostenida, de largo alcance y expedicionaria. Un PLAN orientado a CSG podría cambiar las reglas del juego en Asia-Pacífico.

Por lo tanto, durante la próxima década aproximadamente, se espera que el número de portaaviones y el número de países que operan portaaviones aumente, no disminuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com