El portaaviones francés Charles de Gaulle regresa al mar tras las modernizaciones y mejoras recibidas.

El portaaviones de la Armada francesa Charles de Gaulle (R91) propulsado por energía nuclear, regresó al mar el pasado viernes 14 de septiembre para realizar las pruebas correspondientes a las actualizaciones recibidas después de completar un profundo reacondicionamiento de mediana edad tras su botadura en 1994.

El buque ha permanecido durante 15 meses en dique seco en Toulon donde ha recibido una importante remodelación destinada a garantizar su capacidad operativa durante los próximos veinte años.

Las obras de actualización han sido realizadas por el Grupo Naval con un coste aproximado de 1300 millones euros. Este proceso ha representado para el astillero una carga de 4 millones de horas de trabajo en las que se incluyen los procesos de ingeniería y diseño. El programa se centró en la renovación del sistema de combate del portaaviones, la instalación de nuevos sensores (incluido un radar SMART-S) y la adaptación de sus instalaciones para embarcar una flota de cazas navales compuesta exclusivamente por el Rafale M.

Después de la finalización de las pruebas, el buque y el personal embarcado  volverán a calificar con todo el grupo del portaaviones, que deberá estar completamente operativo a finales de año para un futuro despliegue a principios de 2019.

El Charles de Gaulle, el buque insignia de la Armada francesa (Marine Nationale), es el décimo portaaviones francés, el primer buque de superficie de propulsión nuclear francés y el único portaaviones de propulsión nuclear sin contar los portaaviones de la armada estadounidense. Lleva el nombre del estadista y general francés Charles de Gaulle.

El casco se colocó en abril de 1989 en el astillero naval DCNS en Brest. El buque fue botado en mayo de 1994 y, con 42,000 toneladas (a plena carga) fue el mayor buque de guerra botado en Europa Occidental desde HMS Ark Royal en 1950.

El buque entró en servicio el 18 de mayo de 2001, con un retraso de cinco años respecto al plazo previsto. Reemplazó al Foch (R99), un portaaviones de propulsión convencional que fue vendido a la Armada de Brasil que lo rebautizó como Sao Paulo A-12.

El Chales de Gaulle lleva varios tipos de aeronaves como el avión de combate Dassault Rafale M y el avión de alerta temprana E-2C Hawkeye, junto los helicópteros EC725 Caracal y AS532 Cougar de búsqueda y rescate (CSAR), también cuenta con electrónica moderna y misiles Aster. 

El barco es un portaaviones de tipo CATOBAR que utiliza dos catapultas de vapor C13-3 de 75 m de una versión más corta del sistema de catapulta instalado en los portaaviones de clase Nimitz de la Armada de los Estados Unidos, con una catapulta en la proa y otra en la parte delantera de la zona de aterrizaje.

El Charles de Gaulle es el único barco no americano que tiene una catapulta, lo que le permite la capacidad de funcionamiento con aviones estadounidenses como el F/A-18E/F Super Hornet y el C-2 Greyhound.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com