El portaaviones USS Theodore Roosevelt con un brote de coronavirus a bordo llega a Guam.

Hace dos días, tres marineros a bordo del portaaviones USS Theodore Roosevelt (CVN-71) dieron positivo por COVID-19. Ayer, cinco marineros más también dieron positivo. Esta es la primera vez que la Marina detecta el virus a bordo de un buque de guerra en el mar. Mientras que los portaaviones tienen departamentos médicos capaces y bien equipados, con quirófanos y unidades de cuidados intensivos, los buques en el mar son un entorno extremadamente difícil para poner en cuarentena a las personas infectadas. En consecuencia, el Roosevelt ha suspendido su despliegue y se encuentra ahora en el puerto de Guam. Todo el barco será puesto en cuarentena, mientras que su tripulación, literalmente todo el personal a bordo, será examinado para detector el COVID-19. 

Cuarentena en Guam

Hasta ayer, el buque estaba operando en el Mar de Filipinas, al noroeste de Guam. Aunque no hay un buen lugar para que un portaaviones entero entre en cuarentena, Guam es la mejor de varias malas opciones. La gran mayoría de los puertos marítimos del mundo están ubicados con poblaciones altamente concentradas. Este no es el caso en Guam. La población se concentra en la llanura central y al norte de la isla, mientras que el puerto de la Marina y los muelles del puerto de Apra se encuentran situados en el extremo sur de la isla, que está escasamente poblado. Como muestra la imagen a continuación, la Base Naval de Guam está rodeada de espacios verdes abiertos sin densidad de población para hablar. 

Más allá de eso, hay un muelle separado para portaaviones que está aún más aislado del resto de la base, situado al final de una península, con una sola carretera de dos carriles que conduce a ella. Si un barco debe ser puesto en cuarentena al lado del muelle, la Base Naval de Guam no solo es el lugar más cercano al Roosevelt, sino que también tiene la configuración óptima. 

Cómo funcionará la cuarentena en la práctica está aún por determinar. El Roosevelt podría incluso no quedarse en el muelle. Para lograr un aislamiento completo, la dirección de la Marina puede decidir anclar el barco en medio del puerto de Apra. En este escenario, el reabastecimiento del Roosevelt probablemente se llevaría a cabo mediante reabastecimiento vertical (VERTREP) desde helicópteros. Utilizando solo cargas externas colgadas en eslingas de carga, no se produciría ningún contacto persona a persona entre los marineros a bordo del Roosevelt y el personal de los helicópteros de la Armada que operan desde la Base Anderson de la Fuerza Aérea, situada a solo 20 millas al norte. 

Los brotes virales en los barcos son extremadamente difíciles de contener

Si bien las implicaciones económicas del brote de COVID-19 son significativas y altamente visibles, un brote del virus a bordo de un portaaviones presenta un desafío fundamentalmente diferente, con implicaciones diferentes, que un brote en tierra. Prácticamente cualquier entorno de a bordo presenta condiciones difíciles para contener un brote viral, pero esto es más cierto en un portaaviones que en cualquier otro tipo de barco. Cuando el portaaviones se despliega con su ala aérea embarcada, hay más de 5.000 personas a bordo. El único otro tipo de barco que embarca a un número similar de personas es un crucero. A diferencia de los cruceros, que ofrecen cierto espacio personal y la posibilidad de la cuarentena como medida de protección contra la infección, los marineros a bordo de los portaaviones viven en espacios muy reducidos y comen en zonas comunitarias. 

En la práctica, es simplemente imposible realizar un distanciamiento social a bordo de un portaaviones. El potencial de que unos pocos casos se extiendan entre todo la tripulación de la nave y del ala aérea es extremadamente alto. Según un estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el brote de COVID-19 a bordo del crucero Diamond Princess experimentó una tasa de reproducción cuatro veces mayor que en tierra en Wuhan, China, donde se originó el brote. El punto es que, aunque la Marina tiene estrictas pautas para prevenir brotes de enfermedades infecciosas, como el norovirus, una vez que cualquier virus encuentra un huésped humano a bordo de un barco, es extremadamente difícil de contener. Esta es una de las razones por las que la Marina está obsesionada con la limpieza a bordo de los barcos. 

Barcos de escolta del portaaviones USS Theodore Roosevelt

Chris Harmer

2 comentarios en “El portaaviones USS Theodore Roosevelt con un brote de coronavirus a bordo llega a Guam.

  • el 28 marzo, 2020 a las 19:45
    Permalink

    Todo mi apoyo a estos marinos y a sus familias

    Respuesta
  • el 3 abril, 2020 a las 01:58
    Permalink

    Mas importante conocer como este portavioens fue infectado estando en mar abierto nadie da una explicacion de como ha llegado el virus

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com