El reemplazo del Tornado alemán por aviones capaces de realizar las mismas misiones es “urgente”

A principios de octubre, el diario alemán Die Süddeutsche Zeitung informó que Boeing mantenía la línea de ensamblaje del F/A-18 Super Hornet a la espera de una decisión del gobierno alemán para comprar el Eurofighter EF-2000 o de los cazas estadounidenses para reemplazar el Panavia Tornado operado por la Luftwaffe desde 1982.

Y esto por una simple razón: Alemania es parte de los planes nucleares de la OTAN y, como tal, debe tener bombarderos capaces de transportar la bomba táctica nuclear estadounidense B-61. Sin embargo, el proceso de certificación para que un avión de combate pueda asumir misiones nucleares es complicado, requiere mucho tiempo y es bastante costoso. Además, desde el punto de vista de Washington, siempre se dará prioridad a los aviones estadounidenses.

Según el diario Die Süddeutsche Zeitung, certificar al Eurofighter para que lleve la bomba B-61 llevaría, en el mejor de los casos, tres años más o cinco en el peor, que para el F/A-18 Super Hornet. Otro aspecto del caso es que, al mismo tiempo, la Luftwaffe podría obtener la versión de “guerra electrónica” del avión Boeing EA-18 Growler, para reforzar sus capacidades llamadas SEAD [Suppression of Enemy Defensas aéreas].

Sin embargo, Airbus, que forma parte del consorcio Eurofighter, continúa defendiendo sus posibilidades. Después de que Dirk Hoke, el jefe de Airbus Defence & Space [ADS], pusiera todo su peso en la balanza para descartar la opción del “F-35A”, favorecida por los pilotos alemanes, el fabricante europeo ha presentado hoy 5 de noviembre, un Typhoon ECR SEAD que podía competir con el estadounidense EA-18 Growler, gracias a la integración del misil aire-tierra MBDA SPEAR, equipado con una ojiva electrónica para bloquear los sistemas de detección enemigos. Si esta versión que ha sido solicitada por la Royal Air Force, también podría satisfacer las necesidades de la Luftwaffe.

De acuerdo con las explicaciones dadas con motivo de su “Trade Media Briefing 2019” e informado por el blog alemán “Augen geradeaus! “, Airbus ofrece a la Luftwaffe 45 Eurofighter EF2000 que probablemente tengan capacidades estratégicas, es decir, para llevar la bomba B61 y otros 40 aviones en versión de guerra electrónica [ECR].

Sea como fuere, la fuerza aérea alemana está esperando principalmente el momento en que tendrá el Eurofighter EF-2000 equipado con antena de radar activa Captor-E [AESA]. Y esto no será hasta el 2022, dijo el general Ingo Gerhartz, su jefe de gabinete, en una entrevista publicada por FlugRevue el 4 de noviembre.

Pero una de las cuestiones más urgentes para la Luftwaffe sigue siendo el reemplazo del Tornado. Para esto, el general Gerhartz ya no tiene tiempo para esperar.

“Es importante reemplazar el Tornado lo antes posible por un sistema de armas moderno, que pueda llevar a cabo las mismas misiones”, dijo a FlugRevue. Esto significa que la Luftwaffe necesita un avión certificado para llevar la bomba B-61 y llevar a cabo misiones de guerra electrónica.

“Para eso, necesitamos una decisión urgente. El tiempo es esencial, porque debemos, por supuesto, tomar medidas para poner en marcha el próximo sistema”, insistió Gerhartz.

Sobre todo porque mantener el Tornado más allá de 2030 sería muy costoso: casi 9.000 millones de euros, incluidos 3.200 millones para repuestos. Esta inflación se explica por el hecho de que, en Europa, solo la Luftwaffe continuaría usando estos dispositivos, ya que británicos e italianos ya han decidido retirar los suyos del servicio.

La preocupación es que, actualmente, ni el Eurofighter EF-2000 ni el F/A-18 Super Hornet están cualificados para misiones nucleares. Y el proceso está en marcha para el F-35A, lo que podría llevar al avión de Lockheed-Martin de vuelta a la carrera, cuando fue eliminado hace unos meses.

“No nos sorprendería la compra de un número reducido de F-35 para la Luftwaffe”. Esto le daría experiencia con aviones de quinta generación y le permitiría cumplir con sus obligaciones con la OTAN”, dijo la revista Scramble.

Además, este cambio no sería el primero: solo basta con mirar el caso canadiense para verlo, ya que el avión de Lockheed-Martin fue ordenado por un gobierno conservador y más tarde desestimado por el nuevo primer ministro Justin Trudeau, antes de volver a ser reinstalado en la convocatoria de licitación para el reemplazo de los CF-18 de la Real Fuerza Aérea Canadiense. Además, el precio unitario del F-35A continúa bajando, a menos de 80 millones de dólares en 2021, lo que puede ser otro argumento si su coste operativo no es todavía demasiado alto.

Otra hipótesis sería un pedido de aviones F-15E [o incluso EX] de Boeing, aviones que tienen la ventaja de estar ya certificados para misiones nucleares. Pero también fue desestimado por Berlín, al mismo tiempo que el F-35A.

El general Gerhartz, por muy ansioso que esté por sustituir a los Tornados, tendrá que ser un poco más paciente: la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha indicado que anunciará una decisión en el primer trimestre de 2020.

Laurent Lagneau

6 comentarios en “El reemplazo del Tornado alemán por aviones capaces de realizar las mismas misiones es “urgente”

  • el 5 noviembre, 2019 a las 20:39
    Permalink

    ¿Que necesita el ef2000 mucho mas nuevo que el tornado y mejor avion para llevar esas armas nucleares de caida libre?…..el soft adaptadopara los codigos de activacion o similar??? Es q no lo entiendo….

    Respuesta
    • el 6 noviembre, 2019 a las 02:29
      Permalink

      Son los gobiernos e industriales americanos que ponen trabas a todo lo europeo, nada más.

      Respuesta
    • el 6 noviembre, 2019 a las 10:24
      Permalink

      Imagino que será además un periodo de pruebas efectivas para demostrar que no fallan, que no hay interferencias internas en el aparato, o externas, etc. No se pueden permitir que se caigan por error del avión en vuelo, como pasó no hace tanto con algún misil. Y mucho menos que se activen accidentalmente. El periodo de toma de datos, comprobación y certificación por eso será mucho mas exigente y largo. Después iran los protocolos de mantenimiento, las normas de operación, la formación del personal , etc…. O eso me dice mi neurona……….

      Respuesta
      • el 6 noviembre, 2019 a las 14:42
        Permalink

        Hola:

        Además, pruebas de aerodinámica (ver como influye cada geometría, ubicación y ángulo en cada aparato, cosa que también se hacen con el resto de armas).
        Gestión del software del aparato con la bomba y evaluación de lanzamiento y precisión, tiene que establecerse correlación y ser predecibles con precisión los impactos, entre otras cosas.
        Es todo bastante complejo, pues tienen que garantizar al máximo que esa bomba no se mueve y se gestiona con total confianza… además de protocolos de uso y mantenimientos.

        un saludo.

        Respuesta
  • el 6 noviembre, 2019 a las 05:53
    Permalink

    Certificacion. Toda una bateria de pruebas meticulosas para tener la seguridad al 99,999% de que todo funcionara como es debido, que llevan tiempo.

    Respuesta
  • el 9 noviembre, 2019 a las 23:35
    Permalink

    Les va salir mas barato pasarle las bombas nucleares a otro mienbro de la alianza ja

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com